Connecting Waterpeople

Maija Awi, la serpiente de la sabiduría #LeyendaDelAgua

  • Una deidad-reptil que vivió en el #mar y otorgó conocimiento a los antiguos pobladores de la Península de Baja California. Esta es una #LeyendaDelAgua.
65
0
(0)

Sobre la Entidad

Conagua
Comisión Nacional del Agua de México. Creada el 16 de enero de 1989 con la misión de administrar y preservar las aguas nacionales para lograr su uso sustentable.
Sofrel
Bentley Systems
65

Temas

  • Maija Awi, serpiente sabiduría #LeyendaDelAgua

Hace muchos años, en el mar que rodea la península de Baja California, vivía una serpiente que era llamada Maija Awi (Serpiente del Agua) por los Tipai-Ipai, antiguos pobladores indígenas que habitaban el suroeste de Estados Unidos, así como el noroeste de México. También son conocidos como kumiai diegueños.

La leyenda cuenta que la enorme y magnífica Maija Awi nadaba a su antojo por las prístinas aguas peninsulares de Baja California y era ella quien poseía todo el conocimiento del mundo. En su espíritu se encontraba la danza, los cantos, la música, la pintura, la medicina, la cacería… todo aquello que necesitaban conocer los Tipai-Ipai para su supervivencia.

Cada cierto tiempo, Maija Awi se acercaba a la costa para alimentarse. Ahí la esperaba con ansiedad los kumiai para que la gran serpiente les compartiera su sabiduría. Ellos deleitaron a la deidad-reptil con los manjares más deliciosos y le dieron de beber todo lo que quiso. A cambio, los indígenas esperaban recibir el conocimiento del canto y de la danza.

Tras el festín, la Serpiente del Agua engordó y duplicó su enorme tamaño. Sin embargo, su hambre y sed eran insaciables. Exigió más y más alimento. Los kumiai, temerosos de terminar como un bocado más para su huésped, le llevaron todos los platillos disponibles.

Maija Awi degustó con frenesí todo lo que estaba a su alcance. Tal era su trance que no se percató que su estómago se hinchaba más y más, hasta que su cuerpo no resistió y murió empachada. Así, los indígenas realizaron una fogata a su alrededor y decidieron quemarla junto a unas ramas de salvia.

Y mientras el fuego consumía a la serpiente, sus cenizas se esparcieron entre la comunidad de los kumiai, quienes adquirieron todos los conocimientos de Maija Awi. Desde entonces se le conoce como La Gran Serpiente del Agua y fue venerada y adorada como corresponde a un dios.