Aqualia
Connecting Waterpeople
Redexia network
Hidroconta
Elmasa Tecnología del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
Red Control
Rädlinger primus line GmbH
Gestagua
Global Omnium
TEDAGUA
UNOPS
BELGICAST by TALIS
Fundación CONAMA
ISMedioambiente
Insituform
Aqualia
Fundación We Are Water
Cajamar Innova
AECID
AGENDA 21500
AZUD
Cibernos
Prefabricados Delta
Saleplas
Filtralite
Bentley Systems
ACCIONA
Fundación Botín
FENACORE
VisualNAcert
Sacyr Agua
s::can Iberia Sistemas de Medición
Schneider Electric
Smagua
STF
Xylem Water Solutions España
Consorcio de Aguas de Asturias
biv Innova
NaanDanJain Ibérica
LACROIX
Terranova
Minsait
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Aganova
ICEX España Exportación e Inversiones
UPM Water
Grundfos
IIAMA
J. Huesa Water Technology
Miya Water
Control Techniques
Ingeteam
Hach
FLOVAC
Barmatec
Blue Gold
NOVAGRIC
Fundación Biodiversidad
Catalan Water Partnership
SCRATS
CAF
EMALSA
HANNA instruments
Kamstrup
GS Inima Environment
Asociación de Ciencias Ambientales
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
TecnoConverting
Almar Water Solutions
DuPont Water Solutions
ITC Dosing Pumps
Lama Sistemas de Filtrado
Baseform
Idrica
ADECAGUA
IAPsolutions
Vector Motor Control
BACCARA
DAM-Aguas
ABB
Innovyze, an Autodesk company
Aigües Segarra Garrigues
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Ulbios
ESAMUR
Likitech
Molecor
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
EPG Salinas
Elliot Cloud
Regaber
Grupo Mejoras
Isle Utilities
Laboratorios Tecnológicos de Levante

La CHD tramita la creación de 39 comunidades de usuarios de aguas subterráneas

  • CHD tramita creación 39 comunidades usuarios aguas subterráneas
  • Dieciséis de ellas han presentado ya los estatutos para su constitución y han definido la superficie regable, que alcanza las 20.000 hectáreas en rotación.
  • El objetivo de la Confederación es disponer, al menos, de una comunidad de usuario por cada masa de agua.

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Duero
La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) es un organismo de cuenca intercomunitaria, que gestiona las aguas de su demarcación hidrográfica, la parte española de la cuenca del Duero.
Molecor

La Confederación Hidrográfica del Duero, organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, tramita en estos momentos la constitución de treinta y nueve Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS), pertenecientes a las provincias de Ávila, Segovia y Valladolid. Son comunidades de regantes que agrupan a uno a varios términos municipales, con más de veinte miembros, y que se sumarán a la ya creada de Cantalpino, en Salamanca.

De las 39 comunidades actualmente en formación, 16 han presentado ya en la Confederación los estatutos para su aprobación, así como la definición de la superficie regable en rotación que alcanza las 20.000 hectáreas. El resto, un total de 23 comunidades de regantes, han registrado la solicitud de constitución y están completando la documentación requerida por el Organismo para seguir avanzando en este proceso.

Según los datos de la CHD, las 39 comunidades en proceso de constitución se localizan en las masas de agua en mal estado de Tordesillas (1), Tierra del Vino (15, de ellas nueve compartidas con Medina del Campo), Medina del Campo (5) y Los Arenales (18), las más explotadas de la cuenca, con superficies de regadío que oscilan entre las 400 y las 5.000 hectáreas. 

La Confederación Hidrográfica del Duero sigue apostando por la constitución de las comunidades de usuarios de aguas subterráneas como el instrumento adecuado para ordenar, controlar y planificar una explotación racional de los acuíferos, tal y como exige la nueva política del agua. Una línea de trabajo que va a seguir fomentando en 2019 con el reto de disponer, al menos, de una comunidad de usuarios por cada masa de agua.

Para ello, la CHD considera que lo más eficaz es la creación de comunidades de base de uno o varios términos municipales (entre 2.000 y 4.000 hectáreas de regadío), que posteriormente se agrupen en una Junta central o agrupación de comunidades de usuarios, garantizando así un coste por usuario menor y un aumento de las posibilidades de uso del agua, con la rotación de parcelas.

Las comunidades de usuarios son corporaciones de derecho público en las que los usuarios gestionan colectivamente los derechos de uso del agua que tienen reconocidos. Entre las ventajas figura la mayor capacidad de decisión de sus integrantes en los órganos de participación de las Confederaciones, el ahorro de costes al estar en mejor situación que los usuarios individuales para negociar, por ejemplo, las tarifas eléctricas o la reducción del papeleo y la mayor flexibilidad en el uso del agua.

En este último caso, cuando existe una comunidad de usuarios el volumen máximo asignado a los diversos derechos individuales, bajo la gestión de los propios usuarios, se reparte entre los integrantes en cada campaña en función de las demandas y disponibilidades.

Los datos oficiales confirman, junto a los procesos en formación actualmente en marcha, la constitución en 2018 de un total de 71 comunidades, en este caso de menos de veinte miembros. Un buen paso como experiencia de gestión.

Redacción iAgua

La redacción recomienda