Garrafe de Torío acoge un encuentro formativo sobre gestión del agua con usuarios del río

10
0
(0)
  • Garrafe Torío acoge encuentro formativo gestión agua usuarios río
    Salón de actos del Ayuntamiento de Garrafe de Torío durante una de las sesiones formativas
  • La iniciativa forma parte de las acciones divulgativas para facilitar información a los usuarios sobre diversas cuestiones relacionadas con el dominio público hidráulico.
  • Pretende optimizar la gestión de los recursos desde un planteamiento eficaz en el escenario de sequía que padece la cuenca del Duero.

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Duero
La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) es un organismo de cuenca intercomunitaria, que gestiona las aguas de su demarcación hidrográfica, la parte española de la cuenca del Duero.
Web

El Ayuntamiento de la localidad leonesa de Garrafe de Torío ha acogido una jornada formativa dirigida a usuarios, fundamentalmente municipios y regantes de la ribera del río Torío, con el fin de lograr una gestión más eficaz y responsable del agua en una situación de sequía como la que registran en la actualidad la cuenca del Duero y varias demarcaciones españolas, así como explicar otros aspectos relacionados con el dominio público hidráulico.

Programada por la Confederación Hidrográfica del Duero, organismo adscrito al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), las sesiones han comenzado con una ponencia expuesta por el comisario de aguas, Ángel González Santos, sobre los caudales ecológicos mínimos y los derechos del agua establecidos dentro del Plan Hidrológico.

González Santos ha señalado cuáles son las exigencias de caudales mínimos derivadas de la planificación hidrológica actual que afecta a los usuarios, y ha indicado que, en situaciones de escasez, “resulta más eficaz la coordinación entre regantes a través de los sindicatos centrales y comunidades para el reparto de agua que otras medidas punitivas que pueda tomar la Administración”.

Además, ha precisado que con un menor volumen de agua disponible, la suma de medidas como la modernización del regadío, la planificación anual de cultivos, el establecimiento de turnos de riego y la puesta en marcha de contadores “contribuyen a armonizar los usos con los caudales ambientales”.

Importancia de las comunidades

"Resulta más eficaz la coordinación entre regantes a través de los sindicatos centrales y comunidades para el reparto de agua que otras medidas punitivas que pueda tomar la Administración"

El programa ha continuado con una ponencia sobre la importancia de las comunidades de regantes como fórmula útil y válida para la gestión del regadío, algo que ya ocurre de manera generalizada en otras cuencas del sur de España donde poseen mayor tradición, impartida por Concha Valcárcel, jefa de Área de Régimen de Usuarios de la CHD.

Por su parte, José María Rubio Polo, del Área de Gestión del Dominio Público Hidráulico, y Alberto Cabrero, técnico de la oficina destacada en León, han centrado su intervención en los elementos de control, como son la red de aforos que permite conocer en tiempo real la circulación de caudales por un río, y los contadores individuales como dispositivo que facilita datos veraces sobre el consumo de agua para riego en una determinada parcela, cuya utilización es cada vez más frecuente.

También han intervenido el guarda mayor, Felipe Carbajo, y el agente medioambiental Julio Aller, quienes han relatado cómo las principales incidencias de la pasada campaña de riego han estado relacionadas con el cumplimiento de los turnos de riego establecidos por el organismo, la medición de los volúmenes derivados desde las presas y la vigilancia de los caudales mínimos por el río, y han calificado su desarrollo de “relativamente normal”.

Superficie regable de unas 1.600 hectáreas

Por último, en el debate final entre los alcaldes, concejales y regantes del río Torío, se han suscitado temas como la constitución de sindicatos de riego, la fijación de turnos o la carga que supone la instalación de contadores en comunidades poco organizadas.

El río Torío, con una longitud de 66 kilómetros y una aportación media anual de 275 hectómetros cúbicos, nace en el puerto de Piedrafita, en el término de Cármenes, y desemboca en el Bernesga, por su margen izquierda, aguas abajo de la ciudad de León. En su ribera permite irrigar –mayoritariamente por gravedad- una superficie aproximada de 1.600 hectáreas, en pequeñas fincas de cultivo de pastos, cereales de invierno y algunas hortalizas como la patata.

La jornada técnica se suma a las organizadas por la CHD con el mismo carácter divulgativo en Castrillo de la Valduerna, Castrocalbón y Santa Colomba de Curueño –ríos Duerna, Eria y Curueño, respectivamente-, y continuará en las próximas semanas con usuarios del Porma y el Esla.

Comentarios