Aqualia
Connecting Waterpeople

La CHE realiza actuaciones en cauce y prepara un estudio en detalle de la cuenca del Zidacos

57
  • CHE realiza actuaciones cauce y prepara estudio detalle cuenca Zidacos
  • Se va a desarrollar un estudio hidrológico e hidráulicos sobre la cuenca del Zidacos que complementará a las herramientas ya existentes como los mapas de peligrosidad y riesgo de la cuenca del Ebro.
  • Se ha adjudicado la actuación de permeabilización de masas de sedimentos (curage) en el río Ebro en Viana.
  • Entre 2018 y 2019, previamente al episodio extraordinario del pasado 8 de julio en la zona media de Navarra, la Confederación había intervenido en 71 puntos en esta subcuenca.

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Ebro
La Confederación Hidrográcica del Ebro es el Organismo de gestión del agua en la Cuenca del Ebro. Adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO). La CHE se creó como el primer organismo de cuenca del mundo
Minsait
· 57

La Confederación Hidrográfica del Ebro (Ministerio para la Transición Ecológica -MITECO), está ejecutando actuaciones urgentes en la cuenca del río Zidacos (Navarra), que responden a intervenciones definidas en los cauces afectados por el episodio de precipitaciones extraordinarias registrado en la zona media de Navarra el pasado 8 de julio, en las que se prioriza la recuperación de la sección de desagüe. Además, el Organismo está redactando un proyecto específico de recuperación y restauración del Dominio Público Hidráulico para actuaciones consideradas no urgentes.

A esto se suma el estudio hidrológico e hidráulico de detalle que va a desarrollar el Organismo sobre la subcuenca del Zidacos que complementará a las herramientas ya disponibles para las Administraciones, como los mapas de peligrosidad y riesgo desarrollados en las fases de planificación ante el riesgo de inundación y desarrollo del Plan de Gestión del Riesgo de Inundación de la cuenca del Ebro.

Tras las precipitaciones del día 8 y una vez pasó la punta de la avenida los técnicos del Organismo han estado presentes en la evaluación in situ y contactos con los Ayuntamientos.

De hecho, los trabajos arrancaron ya el 11 de julio y se han concluido 23 acciones urgentes de retirada de taponamiento y mejora de la capacidad de desagüe en Lerga, Tafalla, Pueyo y Olite. Además, se prevé la ejecución en breve plazo de 13 intervenciones más en Leoz, Pueyo, Olite, Beire, Tafalla, Murillo el Cuende, San Martín de Unx.

El Organismo había llevado a cabo una serie de acciones en los cauces de la subcuenca del Zidacos entre mediados de 2018 y la primavera de 2019, un total de 71 intervenciones directas. Antes del episodio estaba previsto llevar a cabo otras cuatro que se pospusieron para adaptarse a los periodos de cosecha en los terrenos para el acceso a las zonas de actuación.

El episodio de fuertes tormentas en la zona media de Navarra provocó acumulados en poco más de 3 horas de hasta 180 l/m2 en algunos puntos. Esta precipitación extraordinaria conllevó un aumento en el caudal de varios ríos de la zona, destacando el que alcanzó el río Zidacos junto a sus afluentes. Este caudal produjo daños en zonas urbanas, infraestructuras y campos, en varios términos municipales de Navarra, incluso supuso la pérdida de una vida humana en Ezprodi. La zona fue declarada como catastrófica por el Gobierno de Navarra.

Otras actuaciones en Navarra

La Confederación Hidrográfica del Ebro va a iniciar también en Navarra otra actuación destinada a la reducción de afecciones ante el riesgo de inundación en el río Ebro en Viana, en concreto una acción de curage que ha sido adjudicada este mes de octubre por 45.055 euros y que tiene un plazo de ejecución de un mes.

Tal como se ha realizado en otros puntos del tramo medio del Ebro, en Aragón y La Rioja, se va a ejecutar una intervención que aplica la técnica del curage para permeabilizar masas de sedimentos consolidados por la vegetación.

El curage es novedoso en España, pero se ha demostrado efectivo en otros países, como Francia. Consiste en un conjunto de actuaciones de pequeña magnitud sostenibles económica y ambientalmente cuyo objetivo es facilitar de manera natural la movilización y evacuación de un excedente de sedimentos en una zona determinada.

En este caso habilita pequeños ramales de libre circulación para el paso de las aguas abriendo pasillos de poca anchura mediante clareo de vegetación en una zona muy concreta y planteada con el menor impacto posible. La vegetación se tritura y se extiende en la zona y se complementa con un labrado o roturación superficial de los sedimentos para facilitar que se muevan de forma natural arrastrados por las avenidas. Gracias a ello se reduce la obstrucción al paso de la corriente y se dificulta que se consoliden los sedimentos.

La redacción recomienda