Aqualia
Connecting Waterpeople

M. Gómez: "El planeamiento urbanístico es la herramienta fundamental frente a las inundaciones"

  • M. Gómez: " planeamiento urbanístico es herramienta fundamental frente inundaciones"

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Guadiana
Confederación Hidrográfica del Guadiana. Es el organismo que regula la acciones cometidas en las redes hidrológicas de una demarcación en la que el Guadiana es el río principal. Los espacios que administra esta confederación son la cuenca del...
Web
Grupo INCLAM
Global Omnium

Una inundación es una ocupación de agua en zonas que normalmente están libres de esta, ya sea por lluvias torrenciales, subidas de mareas, desbordamiento de ríos o fenómenos meteorológicos como huracanes o maremotos. En España, las inundaciones son la catástrofe natural que más daños genera. 

El cambio climático agrava sus consecuencias, provocando cambios notables en los flujos de lluvia, y derivando en unas inundaciones mucho más frecuentes y torrenciales. Con el objetivo de analizar la situación global en materia de inundaciones, desde iAgua hemos contactado con distintos perfiles, expertos en la materia, para que nos den su visión al respecto

Hoy hablamos con Manuel Gómez Criado, Jefe de Área de Gestión Medioambiental e Hidrología de Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Guadiana​.

Pregunta: ¿Cómo describiría la situación global que enfrentamos en el ámbito de las inundaciones?

Respuesta: La mayor parte de la superficie de España posee un clima Mediterráneo o Continental, en cualquier caso históricamente sacudido por las inundaciones, por lo que no se trata de una situación nueva para los gestores del agua. La gestión de las crecidas de los ríos, que producen las inundaciones,es un asunto ampliamente estudiado por la ingeniería civil desde hace muchas décadas, y normalmente resuelto mediante la construcción de presas para laminación de avenidas. Desde 2007, cuando se publica la Directiva Europea de Inundaciones, se promueve en toda Europa un enfoque global frente a las inundaciones, que pasa por valorar el riesgo de inundación, en primer lugar, para intentar prevenirlo (disminuirlo), protegernos de él, prepararnos ante él y, por último, saber recuperarnos y aprender de los eventos ya producidos. Eventos que, por otra parte, se van a seguir produciendo, inevitablemente.

P.- ¿Qué desafíos considera que enfrentan actualmente las grandes ciudades en relación a las inundaciones?

R.- El planeamiento urbanístico es la herramienta fundamental de las ciudades frente a las inundaciones. La planificación y gestión del riesgo de inundación, ahora imbricada en este planeamiento urbanístico, permitirá reducir la exposición al riesgo de inundación de las futuras áreas urbanas. Para las ya consolidadas en zona inundable, existen formas de reducir su vulnerabilidad y peligrosidad.

El desarrollo urbanístico, en sí, no tiene por qué influir en el incremento de inundaciones, si se planifica correctamente

P.- La magnitud y la potencia de las inundaciones parece estar aumentando en los últimos años, ¿cuál es el papel del cambio climático en este fenómeno?

R.- Los últimos estudios y experiencias a nivel europeo en relación con la variación de los valores de precipitación diaria, como causante de las inundaciones, según cada hipótesis de cambio climático, no concluyen nada al respecto. Vistos los resultados, no es posible ofrecer ninguna previsión del cambio en el régimen de precipitaciones como consecuencia del cambio climático, ya que sería el resultado de integrar múltiples factores, donde se prevén tanto aumentos, como descensos, en los futuros horizontes. En cualquier caso, además, el resultado de cada cuenca de estudio no sería extrapolable al conjunto de la Demarcación ya que las condiciones varían incluso entre zonas próximas, y sería necesario analizar cada cuenca en concreto, con sus condicionantes particulares.

En relación con la variación del porcentaje de días con lluvia, se observa una disminución para los dos escenarios del análisis, y en todas las cuencas de estudio. Es decir, aunque no sea posible aproximar el cambio en la precipitación diaria, sí parece observarse una tendencia a la reducción de los días con lluvia, es decir, a llover menos.

P.- La intervención humana en la naturaleza también tiene sus consecuencias negativas, ¿existe una relación entre la evolución urbanística y el incremento de las inundaciones?

R.- El desarrollo urbanístico, en sí, no tiene por qué influir en el incremento de inundaciones, si se planifica correctamente. Precisamente esto es lo que se pretende al introducir la gestión del riesgo de inundación dentro de la planificación urbanística. La ubicación adecuada de los nuevos desarrollos urbanos, junto con la adopción de elementos como los Sistemas urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS), que hagan menos impermeable las zonas urbanas, posibilitarán un desarrollo mucho menos expuesto a los efectos de las inundaciones.


Río Jabalón, crecida en el Campo de Calatrava.

P.- A menudo la prevención suele ser clave para evitar daños humanos y estructurales, ¿cómo puede prepararse España para una respuesta correcta ante una catástrofe natural de inundaciones?

R.- Son muchas las medidas contempladas en los vigentes Planes de Gestión del Riesgo de Inundación de los diferentes Organismos de cuenca en el Estado Español para prevenir el riesgo de inundación. Sin ánimo de ser exhaustivo tenemos:

Sobre ordenación territorial y urbanismo:

  • Coordinación de la normativa existente y mejora de la eficiencia en la emisión de los informes del art. 25.4 TRLA.
  • Adaptación, cuando proceda, de la normativa autonómica de ordenación del territorio y urbanismo a los riesgos de inundación.
  • Suscripción de protocolos y/convenios entre Administraciones competentes.
  • Coordinación de la información de inundabilidad en los visores cartográficos de información territorial de las administraciones competentes.
  • Adaptación del planeamiento urbanístico.
  • Reordenación de actividades vulnerables.
  • Elaboración de guías técnicas y, en su caso, elaboración de normativa sobre criterios constructivos para la disminución vulnerabilidad de elementos expuestos en las zonas inundables.
  • Realización de actividades formativas y campañas informativas.

Sobre mejora del conocimiento de la gestión del riesgo de inundación:

  • Creación de grupos de interés y de contenidos web sobre I+D+i e inundaciones.
  • Mejora de los estudios disponibles para la estimación de las frecuencias y magnitudes de las avenidas: Revisión de la aplicación CAUMAX en la Cuenca Alta del Guadiana.
  • Revisión y actualización de los Mapas de Peligrosidad (MMPP) y Riesgo de inundación, en particular.
  • Revisión y actualización de la Evaluación Preliminar del Riesgo de Inundación (EPRI).
  • Revisión y actualización de los Planes de Gestión del Riesgo de Inundación (PGRI).
  • Mejora de las evaluaciones de los efectos del cambio climático sobre las inundaciones.

Sobre mantenimiento y conservación:

  • Desarrollo del programa de conservación y mejora del dominio público hidráulico (DPH).
  • Control y eliminación de especies acuáticas exóticas invasoras.
  • Desarrollo e implantación de manuales de buenas prácticas.
  • Desarrollo del programa de mantenimiento y conservación del litoral (en las demarcaciones hidrográficas con zonas costeras).

La Directiva de Inundaciones nos obliga a estar permanentemente actualizados

P.- Los planes de gestión del riesgo de inundación (PGRIs) son una herramienta básica para la disminución de los daños que producen las inundaciones. ¿En qué sentido pueden las confederaciones hidrográficas prevenir o reducir el impacto ante las inundaciones?

R.- Las Confederaciones Hidrográficas tienen su ámbito de intervención en el DPH, zona de servidumbre, zona de policía y zona de flujo preferente. Dentro de este ámbito, las medidas contempladas para proteger y/o prepararse ante el riesgo de inundación, encomendadas a las confederaciones hidrográficas, pueden ser de la siguiente tipología:

Medidas de protección

Redacción y/o ejecución de proyectos de restauración fluvial que incluyan:

  • Sistemas de retención natural del agua.
  • Reforestación de riberas.
  • Deslindes del DPH.
  • Sustitución de especies alóctonas.
  • Ordenación de pasos sobre los ríos.
  • Retirada de arrastres y vegetación muerta.
  • Eliminación de azudes.

Gestión de las infraestructuras con impacto significativo en el régimen hidrológico.

  • Aprobación de las normas de explotación de las presas de titularidad estatal pendientes.
  • Medidas estructurales para regular los caudales, tales como la construcción y/o modificación de presas exclusivamente para defensa de avenidas.
  • Elaboración de guías técnicas para la realización de los estudios coste-beneficio de las infraestructuras.
  • Mejora del drenaje de las infraestructuras lineales (carreteras, ferrocarriles, …) al atravesar cauces naturales.
  • Identificación, revisión y estudio de detalle de los tramos con insuficiente drenaje transversal, así como de otras infraestructuras que supongan un grave obstáculo al flujo.

Medidas estructurales (encauzamientos, motas, diques, etc.) que implican intervenciones físicas en los cauces, aguas costeras y áreas propensas a inundaciones, previo análisis coste-beneficio.

Medidas de preparación

Mejora de la difusión y divulgación sobre inundaciones.

Establecer o mejorar los sistemas de medida y alerta hidrológica.

  • Implantación de la red integrada (SAI).
  • Mejora coordinación con AEMET.
  • Mejora coordinación con Protección Civil (estatal y autonómica)
  • Desarrollo del Protocolo de Alerta Hidrológica

Apoyo y asesoramiento a los entes locales para la elaboración de los planes de actuación local en las ARPSI.

Establecer o mejorar la conciencia pública en la preparación para las inundaciones,  incrementando la percepción del riesgo de inundación y de las estrategias de autoprotección en la población, y en los agentes sociales y económicos.

P.- Para acabar, ¿considera que se investiga lo suficiente en materia de inundaciones?

R.- La Directiva de Inundaciones nos obliga a estar permanentemente actualizados. Existen grupos de trabajo específicos sobre inundaciones, que se reúnen periódicamente, tanto a nivel europeo, como estatal. En estos grupos, que los constituyen fundamentalmente técnicos de las distintas materias, se trabaja todo lo relacionado con el conocimiento de las inundaciones, que debe ser revisado y actualizado cada 6 años, incluyendo:

  • La revisión y mejora de los Mapas de Peligrosidad y Riesgo de inundación, en particular, y la elaboración de cartografía de las zonas inundables en general.
  • La revisión y actualización de los PGRI.
  • La mejora de los estudios disponibles para la estimación de las frecuencias y magnitudes de las precipitaciones y de las avenidas.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda