Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Idrica
LABFERRER
EPG Salinas
RENOLIT ALKORPLAN
Minsait
Sacyr Agua
Almar Water Solutions
Amiblu
FENACORE
EMALSA
SDG Group
ESAMUR
TFS Grupo Amper
Molecor
Hach
Hidroconta
Fundación Botín
Smagua
Arup
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Catalan Water Partnership
Consorcio de Aguas de Asturias
ACCIONA
Confederación Hidrográfica del Segura
HRS Heat Exchangers
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
IRTA
J. Huesa Water Technology
Aqualia
Prefabricados Delta
IAPsolutions
Red Control
Sivortex Sistemes Integrals
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ANFAGUA
Ingeteam
Terranova
Saint Gobain PAM
Fundación CONAMA
Global Omnium
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Agencia Vasca del Agua
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
MOLEAER
Asociación de Ciencias Ambientales
DATAKORUM
Filtralite
Grupo Mejoras
GS Inima Environment
ISMedioambiente
LACROIX
Gestagua
AMPHOS 21
ADECAGUA
AGS Water Solutions
MonoM by Grupo Álava
ONGAWA
TEDAGUA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Fundación Biodiversidad
AGENDA 21500
AECID
Autodesk Water
SCRATS
NTT DATA
CAF
Esri
TRANSWATER
Likitech
Lama Sistemas de Filtrado
Xylem Water Solutions España
FLOVAC
Kamstrup
Cajamar Innova
TecnoConverting
Vector Energy
Rädlinger primus line GmbH
Barmatec
Aganova
Baseform
KISTERS
ADASA
Hidroglobal
ICEX España Exportación e Inversiones
Siemens
Schneider Electric

Se encuentra usted aquí

Samuel Moraleda: "El estado general de las masas de agua del Guadiana no es bueno"

  • Samuel Moraleda: " estado general masas agua Guadiana no es bueno"
    Samuel Moraleda Ludeña, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Guadiana
Organismo que regula la acciones cometidas en las redes hidrológicas de una demarcación del Guadiana.

Los planes hidrológicos de tercer ciclo (2022-2027) aprobados a primeros de año incorporan los ajustes que resulten necesarios para su aplicación, hasta que sean nuevamente actualizados dentro de seis años. En este contexto, iAgua ha puesto en marcha un ciclo de entrevistas sobre el Tercer Ciclo de Planificación Hidrológica 2022-2027, con el fin de conocer las próximas líneas de trabajo y objetivos de las Confederaciones Hidrográficas, así como sus objetivos en esta nueva etapa de la planificación hidrológica española.

En esta ocasión hablamos con Samuel Moraleda Ludeña, presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

Pregunta: En primer lugar, ¿podría comentarnos cuáles son las características principales de las masas de agua gestionadas por su Confederación Hidrográfica y en qué estado se encuentran?

Respuesta: La cuenca del Guadiana se puede dividir en dos grandes zonas con características muy diferentes. La zona oriental tiene como rasgo principal el protagonismo de las aguas subterráneas y su interrelación con las aguas superficiales. En su estado natural, tanto ríos como lagos y lagunas deben gran parte de su aportación a afloramientos subterráneos que forman un paisaje extraordinariamente húmedo en un entorno seco, con espacios de gran valor ambiental tan emblemáticos como el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel o Las Lagunas de Ruidera, así como toda la Mancha Húmeda.

Frente a ello, la zona occidental de la cuenca destaca por contar con un gran número de masas de carácter temporal y por la irregularidad en sus aportaciones, motivo por el cual, solo es posible atender a los usos mediante una capacidad de regulación artificial muy alta, que, aun tomando medidas de mitigación adecuadas, afecta de forma importante a los regímenes hidrológicos de los ríos.

Otro factor relevante de la cuenca es su carácter internacional, con masas de agua compartidas con Portugal.

El estado general de las masas de agua del Guadiana no es bueno. En la zona manchega, el problema principal es la situación de sobreexplotación de las aguas subterráneas. En la zona occidental, hay un alto grado de alteración hidromorfológica, tanto por la presencia de presas y azudes, como por la alteración de las márgenes de los ríos, ocupación de cauces, eliminación de vegetación de ribera y ocupación por especies invasoras.

A todo esto, hay que sumar la contaminación de las aguas tanto de tipo puntual, vertidos urbanos y, en menor medida, industriales, como de tipo difuso, provocada principalmente por la actividad agrícola y ganadera.

Río Guadarranque.

P.- ¿Cuáles son los objetivos principales de su gestión?

R.- La gestión de la cuenca busca evitar el deterioro y conseguir la recuperación del estado de las masas de agua, compatibilizando estos objetivos ambientales con la adecuada atención a los usos, que debe hacerse de forma sostenible. Todo ello, en un contexto de adaptación al cambio climático en el que se ha de contemplar la posibilidad de contar con una menor disponibilidad de recurso en el futuro.

P.- ¿Cómo afrontan desde la Confederación el Tercer Ciclo de Planificación Hidrológica de España?

R.- El Tercer Ciclo de Planificación se afronta con la confianza que da el contar con un Programa de Medidas ambicioso, en el que todas las medidas cuentan con un compromiso de ejecución real de las distintas administraciones que son competentes en cada caso, y una línea de meta muy clara, que es la consecución del buen estado de casi la totalidad de las masas de agua en el año 2027, límite temporal establecido por la DMA para alcanzar los objetivos.

"El Tercer Ciclo de Planificación se afronta con la confianza que da el contar con un Programa de Medidas ambicioso"

Con ello, se prevé conseguir la disminución de la contaminación puntual mediante el tratamiento adecuado de los vertidos de aguas residuales, la reversión de la contaminación por nutrientes procedentes de la actividad agraria y ganadera, la mejora de la hidromorfología de los ríos mediante actuaciones de restauración fluvial, el mantenimiento de la lucha contra las especies invasoras, revertir la situación de sobreexplotación de las aguas subterráneas y garantizar la atención sostenible de las demandas, mejorando la eficiencia en el uso del recurso y limitando la extracción a los recursos realmente disponibles.

P.- ¿Qué objetivos específicos a nivel de cuenca se han marcado para este Tercer Ciclo de Planificación Hidrológica?

R.- Como objetivo específico a nivel de cuenca está la búsqueda de una solución a la situación de sobreexplotación de los acuíferos en el Alto Guadiana y la recuperación del buen estado de las masas de agua subterránea (MASb) y de las superficiales relacionadas, que redundará en la mejora de los ecosistemas dependientes y zonas protegidas (Tablas de Daimiel, Lagunas de Ruidera y toda la Mancha Húmeda).

Solo podremos conseguir este objetivo mediante la gestión sostenible de las MASb a través de las declaraciones de riesgo y la aplicación rigurosa de sus programas de actuación, con la limitación de las extracciones, de modo que no superen los recursos disponibles estudiados y acreditados en el Plan, y su estricto control, con la dotación de medios para su vigilancia.

En la Normativa del Plan están reflejadas las declaraciones de riesgo aprobadas, los recursos disponibles de las masas de agua subterránea para alcanzar el buen estado de estas y de las masas superficiales y los ecosistemas dependientes, las condiciones de aprovechamiento y medidas de limitación de uso de los derechos de aguas de las masas de agua subterránea. A su vez, el Programa de Medidas incluye todo el elenco de medidas precisas para ello

"Como objetivo específico a nivel de cuenca está la búsqueda de una solución a la situación de sobreexplotación de los acuíferos en el Alto Guadiana y la recuperación del buen estado de las masas de agua subterránea (MASb)"

Adicionalmente, se ha definido una zona de protección del entorno del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (PNTD), con el objetivo de reducción de las extracciones, y con ello de la afección al Parque, donde no se permitirá ninguna actuación que implique un aumento de las extracciones o incremento de la superficie de riego. Esta zona será prioritaria en la aplicación de las medidas para reducir la presión por extracciones en las masas de agua subterránea mediante compra de derechos, también incluida en el Programa de Medidas del Plan.

P.- ¿Cómo se interrelacionan los distintos planes sectoriales y territoriales que afectan al ámbito de actuación de la Confederación con el nuevo Plan Hidrológico de Cuenca?

R.- La planificación hidrológica y la planificación sectorial y territorial deben estar coordinadas e interrelacionadas. Las comunidades autónomas intervienen en el proceso de la planificación hidrológica, orientando y estableciendo criterios en aquellas materias en las que son competentes. Temas como la prioridad entre los distintos usos del agua, que debe ser coherente con las políticas de desarrollo regional y sectorial de competencia autonómica, se acuerdan en el marco del Comité de Autoridades Competentes, También está entre sus competencias el establecimiento de criterios ambientales especialmente en zonas protegidas, que afectan y condicionan la planificación hidrológica. Por otro lado, los distintos planes sectoriales y territoriales que se desarrollen en el territorio de la cuenca hidrográfica deben tener en cuenta los objetivos y medidas que establece la planificación hidrológica si afectan de alguna manera al recurso hídrico y al estado de las masas. Así, los planes de regadío, planes de ordenación urbana o de desarrollo industrial, deben tener en cuenta las posibilidades de disponibilidad de recurso en la cuenca y el principio de no deterioro de las masas de agua, que se articula a través de las determinaciones del PH.

Embalse de Peñarroya.

P.- Para finalizar, ¿qué papel desempeña la participación de la sociedad en la planificación y gestión de los recursos hídricos en España?

R.- Desde su implantación, la Directiva Marco del Agua ha hecho de la Participación uno de los pilares de la Planificación Hidrológica al incorporarla al proceso como una parte importante del mismo, y entender por interesados a toda la sociedad: Usuarios, Administraciones, Instituciones, Centros de Investigación y Universidades, Asociaciones Ambientales, Asociaciones Profesionales y Particulares.

La participación en el proceso de planificación permite consensuar las acciones, y ayuda a que, a través de las distintas fases del proceso, se puedan tener en cuenta aspectos que la administración planificadora pueda no haber contemplado. Es un mecanismo que ayuda a consolidar el proceso y permite a la administración obtener un cierto aval por parte de la sociedad, de modo que el Plan pueda avanzar hacia su objetivo, que es ser considerado como un Plan de todos.

Aun así, la participación genera opiniones contrarias y muchas veces se considera insuficiente desde el punto de vista de los interesados, por lo que hay un camino por avanzar y margen de mejora. En todo caso, consideramos que su papel en los planes hidrológicos que hasta ahora se han elaborado ha sido muy positivo y ha ayudado a identificar las cuestiones a mejorar en ciclos sucesivos.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda