Connecting Waterpeople
Consorcio de Aguas de Asturias

"La participación en proyectos de investigación sitúa a CADASA en la vanguardia de la tecnología"

  • " participación proyectos investigación sitúa CADASA vanguardia tecnología"
    Julio Antonio Pérez Álvarez, gerente de CADASA.

Sobre la Entidad

Consorcio de Aguas de Asturias
El Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento de Asturias se encarga del suministro de agua potable y del saneamiento de aguas residuales.

El Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento de Asturias (CADASA) se encarga del suministro de agua potable y del saneamiento de aguas residuales en el Principado de Asturias. Esta labor, asumida hace ya más de 50 años como entidad pública participada por el Principado, ayuntamientos de la región y la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, resulta esencial para el bienestar, el progreso de la sociedad y la conservación de nuestro medio ambiente.

Para conocer un poco más sobre CADASA y cómo han afrontado la situación derivada de coronavirus, hablamos con Julio Antonio Pérez Álvarez, actual gerente del Consorcio desde 2018, y Doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Oviedo. Pérez cuenta además con 21 años de experiencia laboral en el sector del agua en proyectos nacionales e internacionales. 

Pregunta: ¿Qué medidas se adoptaron desde el Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento en el Principado de Asturias (CADASA) para asegurar la prestación de los servicios?

Respuesta: A la hora de afrontar una situación como la que estamos viviendo es fundamental la coordinación entre todos los agentes implicados en la gestión operativa de los contratos del ciclo del agua. Para ello se elaboró un plan de actuación en coordinación con la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno del Principado de Asturias en cada uno de los sistemas de abastecimiento y saneamiento gestionados por el Consorcio, con el objetivo de elaborar los protocolos necesarios que recogieran; por una parte las medias de organización del trabajo y por otra que tuvieran en cuenta la protección y salud de los trabajadores, de manera que en todo momento se mantuviera la actividad tanto en abastecimiento como en saneamiento.

En todos los sistemas de abastecimiento y saneamiento se establecieron equipos de profesionales con presencia en planta y equipos en teletrabajo, evitando contactos entre los mismos, para que en el caso de que se produjeran contagios se pudiera disponer en todo momento de personal en las plantas.

Se estableció un protocolo de comunicación entre el Consorcio, los diferentes sistemas y la Consejería de Medio Ambiente, para seguir la incidencia del coronavirus.

Por otra parte se adoptaron medidas de difusión y divulgación a través de nuestra página web. Se creó una homepage con el mensaje “El agua del grifo es esencial para combatir el COVID-19 porque lo usamos para:…” Y editamos un video al respecto.

Asimismo, se está en contacto permanente con las dos asociaciones de operadores de servicios de agua a las que pertenecemos, desde donde valoramos medidas y actuaciones en conjunto con el resto de administraciones y empresas del sector en España.

P.- En relación a la COVID-19, junto a la Universidad de Oviedo y la ingeniería Magna Dea, CADASA lidera un proyecto para mejorar la capacidad preventiva, ¿podría detallarnos en qué consiste y qué líneas de trabajo se están desarrollando?

R.- En la actualidad estamos inmersos en dos proyectos. El primer proyecto que está en marcha es el Proyecto COVID WATER que se está llevando a cabo en los sistemas de Saneamiento de Depuración de Avilés,Llanes, Baiña, Luarca y Tineo. Este proyecto permitirá evaluar el estado actual y su evolución durante los próximos 6 meses de la dispersión de SARS-CoV-2 en distintos sistemas de saneamiento, mediante la elaboración de un mapa epidemiológico, en el que se combinarán los resultados experimentales obtenidos por análisis en el agua residual, junto a los que resultan del diagnóstico clínico, permitiendo el cruce masivo de datos con otros indicadores de interés como los socioeconómicos y ambientales.

En una segunda fase de proyecto COVID WATER, los datos se materializarán en formato digital mediante la creación de una herramienta accesible que proporcione la información recopilada sobre detección de SARS-CoV-2 en los distintos asentamientos urbanos. La implantación de este tipo de herramientas en estas circunstancias en un escenario como el actual, pone de manifiesto la utilidad de los recursos de inteligencia artificial y análisis masivo de datos para mejorar la respuesta de la sociedad ante una crisis sanitaria como la que se está atravesando a nivel mundial.

Por otra parte estamos trabajando en el proyecto COV-RED. El Consorcio de Aguas de Asturias, la Empresa Municipal de Aguas de Gijón, la Universidad de Oviedo y la ingeniería Magna Dea lideran un proyecto pionero a nivel mundial para detectar la presencia del SARS-Cov-2 en aguas residuales.

Se está desarrollando el prototipo de un sistema totalmente automatizado que permitirá tomar muestras en cualquier red de saneamiento y analizarlas sin necesidad de enviarlas a laboratorio.

El proyecto se ha presentado recientemente a una convocatoria del IDEPA para la concesión de subvenciones dirigidas a la ejecución de proyectos de I+D en el Principado de Asturias para el ejercicio 2020 (Programa RIS3-Empresa).

La principal innovación de este proyecto de investigación es que, por primera vez a nivel mundial, se está desarrollando un prototipo de un sistema totalmente automatizado (con robots y brazos robóticos encargados de realizar todas las etapas) para muestrear aguas residuales desde cualquier red de saneamiento, proceder a la concentración de las posibles partículas virales de SARS-Cov-2 existentes en ellas, extraer el genoma RNA viral con alta pureza (sin la presencia de los inhibidores de PCR normalmente presentes en muestras ambientales), preparar las diferentes reacciones de cuantificación del virus por qRT-PCR, poner en marcha las mismas en el equipo termociclador (sin asistencia humana) y elaborar los datos de forma que ante posibles detecciones positivas del virus en una o varias muestras, éstas se puedan comparar con las cuantificaciones previas, determinando si se está produciendo un nuevo brote local de COVID-19 y adscribirlo a una zona geográfica concreta, según la estación de muestreo de aguas residuales de donde haya procedido esa muestra.

P.- CADASA lleva prestando servicios de abastecimiento y saneamiento en Asturias desde hace más de cincuenta años. ¿Cómo ha cambiado la gestión del agua los últimos cincuenta años y cómo cree que cambiará los próximos cincuenta?

R.- Para gestionar las aguas de gran parte de la región, hace 53 años que nació el Consorcio para el Abastecimiento de Agua y Saneamiento en el Principado de Asturias (CADASA), hoy denominado “Consorcio de Aguas de Asturias”. Era el 29 de marzo de 1967 y surgía porque la región, a pesar de ser privilegiada en recursos hídricos, presentaba en esos años una problemática angustiosa en cuanto al suministro de agua a una parte de su población e industrias.

Por otro lado, los vertidos directos a los ríos de las aguas usadas en actividades mineras e industriales y de las residuales de la población habían convertido a los principales ríos del centro en zonas con calidad de las aguas no adecuadas.

Con el firme propósito de resolver la situación descrita, y de afrontar en común los problemas de abastecimiento y saneamiento, nació el Consorcio de Aguas de Asturias.

Los primeros esfuerzos de éste se dirigieron a la creación de una ambiciosa infraestructura de abastecimiento en el centro de la región, que posteriormente se ampliaron al occidente asturiano.

Desde el punto de vista operativo, en la actualidad Cadasa presta servicio a más del 80% de la población asturiana y a muchas de las grandes industrias de la región. Gestiona dos sistemas de suministro, en el centro y el occidente, con tres embalses (Tanes, Rioseco y Arbón). Asimismo, gestiona los principales sistemas de saneamiento y depuración de aguas residuales encomendados por el Gobierno del Principado de Asturias, en la actualidad 35 sistemas.

En un horizonte a corto y medio plazo el Consorcio debe hacer las inversiones necesarias para la mejora de las infraestructuras existentes y el desarrollo de otras nuevas para incrementar la garantía del suministro a los entes consorciados. Incorporación de nuevos ayuntamientos al Consorcio. Nuevas atribuciones de Cadasa como son la gestión del abastecimiento en baja y la gestión de las depuradoras municipales que actualmente se están gestionando directamente por los ayuntamientos que mediante convenios específicos se incorporen a los sistemas gestionados por el Consorcio, aprovechando así una economía de escala y una gestión más eficiente y sostenible.

Desde el punto de vista operativo, en la actualidad Cadasa presta servicio a más del 80% de la población asturiana

Con el objetivo de promover un enfoque integral (CIA). Hay que tener en cuenta que los servicios de abastecimiento y saneamiento forman parte de un ciclo urbano integrado cuya gestión es indisoluble y debe realizarse de manera conjunta para servir de instrumento al servicio del Consorcio y de los entes Consorciados, así como de cooperación con las diferentes administraciones y usuarios, reforzando el compromiso con estos últimos.

Por otra parte, el Consorcio de Aguas de Asturias debe sumar esfuerzos en busca de una mayor eficiencia energética y mejora de la calidad de vertido de sus plantas, fomentando programas de investigación, desarrollo e innovación en sus plantas, aportando una visión general de distintos aspectos que afectan a la Gestión del Agua, desde su conocimiento científico-técnico, hasta las aplicaciones y tecnologías actualmente disponibles para su óptima gestión.

La Junta de Gobierno del Consorcio de Aguas de Asturias (Cadasa), aprobó el presupuesto para el ejercicio 2020 por importe de 36,6 millones de euros, lo que supone un aumento del 8,6% respecto al año pasado. Lo que nos permitirá ir avanzando en los objetivos específicos del Consorcio.

De los ingresos totales, las aportaciones de las tarifas del abastecimiento en alta alcanzan los 13,3 millones. Además, en función del acuerdo existente entre el Consorcio y el Principado de Asturias para la encomienda y gestión de los sistemas de saneamiento y depuración de interés regional, en el presente ejercicio se aportarán desde la Junta de Saneamiento 23,2 millones de euros.

P.- ¿Por qué el Consorcio apuesta por la I+D?

R.- Los cambios demográficos (el 80% de la población de Asturias se ubican en la zona central) y el cambio climático están haciendo crecer la demanda en todos los usos del agua, de los residuos y de la energía.

Como consecuencia, existe una necesidad urgente de llevar a cabo una planificación integrada de estos recursos y su uso, para de este modo evitar escenarios no deseados en los próximos años. De alguna manera debemos trasladar el concepto de economía circular al agua.

En las plantas de tratamiento se sigue un proceso de líneas de producción basado en el consumo de recursos y generación de residuos, para la producción de un agua tratada que es devuelta al medio. Bajo el criterio de que los recursos no son inagotables, debemos apostar por la aplicación de los principios de la economía circular bajo un uso racional de los recursos, siendo estos consumidos y gestionados de tal manera que se alargue el ciclo de vida incorporándolos nuevamente al ciclo de producción.

Por todo ello se hace indispensable la mejora del conocimiento científico-técnico.

Los cambios demográficos y el cambio climático están haciendo crecer la demanda en todos los usos del agua, de los residuos y de la energía

La innovación e investigación en el sector del agua abarca un amplio abanico de materias. Para llevar a cabo una gestión eficiente y sostenible con el medio ambiente la I+D+i es una herramienta necesaria.

La participación en proyectos de investigación, tanto nacionales como internacionales, permiten al Consorcio de Aguas de Asturias la colaboración con empresas tecnológicas del sector del ciclo del agua, universidades y centros públicos de investigación, que posicionan a Cadasa en la vanguardia de la tecnología.

Entendemos, además, que la innovación tiene que ser un elemento dinamizador. De manera particular, la innovación y la mejora de la competitividad pueden y deben servir a la creación de empleo de calidad, impulsando el desarrollo del sector empresarial en Asturias y su competitividad, lo que a su vez facilitará su crecimiento y la generación de nuevos puestos de trabajo.

Los programas de innovación se perfilan como un eje fundamental en el desarrollo tecnológico dentro de las actividades de saneamiento y abastecimiento que tiene encomendadas el Consorcio.

P.- Uno de los aspectos en los que CADASA hace mucho hincapié es la concienciación ciudadana. ¿Qué campañas han puesto en marcha en este sentido en los últimos años? ¿Por qué son importantes estas iniciativas?

R.- Destacaría la labor en educación y concienciación ambiental que desde el Consorcio y los entes consorciados se están haciendo para fomentar un uso responsable del agua, concienciando a los ciudadanos sobre tres cuestiones principales: la conveniencia de consumir agua del grifo (sana, saludable, siempre disponible y barata, además de respetuosa con el medio ambiente); el uso eficiente del agua, implantando hábitos de ahorro y no malgastando y el uso adecuado de las redes de saneamiento y depuración que empieza por los vertidos incontrolados al WC.

Las autoridades con competencia en la gestión del agua, los organismos operadores, los agentes sociales así como la sociedad deben de orientar los esfuerzos en acciones que promuevan el uso responsable del agua.

Por todo lo anterior, el Consorcio de Aguas de Asturias, ha iniciado una campaña de educación ambiental, destinada a alumnos de 4º de la ESO, que se irá desarrollando para otros grupos estudiantiles en próximos cursos académicos. El propósito del programa es múltiple:

  • Sensibilizar y concienciar sobre el uso responsable de un recurso tan necesario y limitado como es el agua, con el fin último de promover hábitos que permitan un crecimiento sostenible sin pérdida de calidad de vida, preservando tanto el recurso agua como el medio ambiente para las generaciones futuras.
  • Dar a conocer, a lo largo de toda la trayectoria educativa y adaptándose al nivel y capacidades de cada grupo de edad, el ciclo del agua tanto “natural” como “de uso” a fin de enmarcar debidamente el resto de objetivos y actuaciones.
  • Informar de las infraestructuras principales que han sido creadas en la región (y que gestiona el Consorcio) para disponer de agua potable y tratar debidamente el agua residual, evidenciando el esfuerzo realizado por instituciones públicas y privadas así como por la propia ciudadanía para crear unas redes que, en la mayoría de los casos, resultan desconocidas, probablemente por no ser visibles al encontrarse en su mayor parte soterradas.
  • Dar difusión al funcionamiento general de las redes de abastecimiento y de saneamiento, así como de las instalaciones principales, su objeto y operación. Ello con una clara intención formativa que abra los ojos a la población sobre las necesidades humanas, técnicas y económicas que se derivan del mantenimiento y explotación de estas infra-estructuras, así como la obligada financiación de las mismas.
  • Ofrecer recursos que permitan integrar hábitos de reducción del consumo de agua potable, con un adecuado uso de los recursos hídricos, disminuir el grado de contaminación de la aguas enviadas a la red de saneamiento, lo que implica una relación directa con la disminución de grado de residuos vertidos, reciclaje o depuración de estas aguas y reutilización de las mismas, una vez tratadas.

A medio plazo nos planteamos incrementar, el número de centros en la Red de Escuelas Ahorradoras de Agua, mejorando la difusión del proyecto a todos los centros escolares de Asturias, diseñando un programa atractivo en la línea de consumo y uso eficiente del agua. Crear sinergias y colaboraciones que logren la trascendencia del centro al resto de la sociedad, en concreto que se traduzca en implantación de buenas prácticas en las familias.

El proyecto se plantea con un horizonte a corto, medio y largo plazo y con ánimo de continuidad y mejora permanente.

La redacción recomienda