WWF denuncia en Doha un acuerdo débil e irreal para frenar el cambio climático

25
0
25

(WWF) En un año en que los impactos del cambio climático han golpeado a las personas tanto en los países ricos como en los pobres, los negociadores de Doha no han cumplido ni siquiera las expectativas mínimas en la Cumbre de Cambio Climático de las Naciones Unidas (COP18). Sin embargo, las organizaciones sociales no se rinden y van a seguir luchando por un acuerdo climático global en el año 2015, que responda a la ambición y justicia que el mundo necesita.

 

 

La COP 18 acaba sin un aumento de ambición en la reducción de emisiones, sin compromisos financieros concretos en la magnitud necesaria ni un plan claro de cómo se van a movilizar para llegar al menos a 100.000 millones anuales de dólares en 2020, y apenas hay avances en las bases para acordar un nuevo acuerdo global en 2015 que sea suficientemente ambicioso, justo y vinculante. Por el contrario, la Cumbre se cierra con un acuerdo tan débil y alejado de la ciencia que debería plantear problemas éticos a los responsables.

"Algunos países desarrollados se han burlado de las negociaciones alejándose de sus compromisos anteriores y negándose a asumir otros nuevos. Y para empeorar las cosas, un grupo de países - Polonia, Rusia, Canadá, EE.UU. y Japón - pusieron las negociaciones entre la espada y la pared", afirma Samantha Smith, líder de la iniciativa global de Cambio Climático de WWF Internacional

"Lo que la ciencia nos dice y lo que millones de personas han experimentado este año es que combatir el cambio climático es muy urgente. Cada año cuenta, y cada año que los gobiernos no actúan aumenta el riesgo para todos nosotros”, añade Smith.

WWF considera que aún hay esperanza, ya que los movimientos sociales cobran más fuerza cada día. Las comunidades y las personas están reclamando energía limpia, rechazando proyectos contaminantes e insostenibles por todo el mundo, y exigiendo que se hagan cambios.

“La crisis climática que afrontamos nos está estallando en la cara y cuanto más tardemos en actuar más costoso nos resultará a nivel económico, ecológico y social. No queremos seguir contemplando la falta de voluntad política y de responsabilidad de los gobiernos que hacen oídos sordos a los dictados de la ciencia e ignoran el clamor de la sociedad”, afirma Mar Asunción, responsable del Programa de cambio climático de WWF España.

El clima no entiende de retóricas y las personas que sufren sus impactos, tampoco. Como decía el delegado del gobierno Filipino: si no es ahora ¿cuándo?, si no es aquí ¿Dónde? si no lo hacemos nosotros ¿Quién?

“En España y en todo el mundo la sociedad civil se está movilizando para exigir cambios en el modelo energético y un verdadero liderazgo para hacer frente al cambio climático”, concluye Asunción. 

Comentarios