Proyecto DESAFIO: ¿Cómo erradicar la desigualdad estructural en el acceso al agua y saneamiento?

148
0

Sobre la Entidad

CORDIS
CORDIS constituye el principal portal y repositorio público de la Comisión Europea para difundir información sobre todos los proyectos de investigación financiados por la Unión Europea.
148
  • Proyecto DESAFIO: ¿Cómo erradicar desigualdad estructural acceso al agua y saneamiento?

Se han publicado recomendaciones clave para erradicar la desigualdad estructural en el acceso al agua y al saneamiento en un nuevo folleto de la Comisión Europea, en el que se describen los principales progresos de la investigación en ciencias sociales financiada por la Unión Europea.

Estas recomendaciones proceden del proyecto financiado con fondos europeos DESAFIO (Democratisation of Water and Sanitation Governance by Means of Socio-Technical Innovation), un proyecto que se puso en marcha en 2013 con la misión de dar con métodos nuevos para garantizar el acceso al agua y a servicios de saneamiento, posiblemente uno de los retos de mayor calado en Brasil y otros países de América Latina y el Caribe. DESAFIO es un título más que idóneo para la iniciativa.

Muchos son los que viven sin un acceso adecuado a servicios de saneamiento y suministro de agua, una situación que supone un riesgo para la salud y que repercute en la calidad de vida de la población. Los obstáculos que se interponen a la prestación de servicios adecuados, suelen originarse, más que en problemas técnicos, en procesos económicos y políticos que deben abordarse urgentemente.

Para lograr los objetivos del desarrollo contra la pobreza, deben identificarse e implementarse opciones sociotecnológicas innovadoras que ofrezcan agua potable y saneamiento

El proyecto comenzó su labor mediante un estudio de las innovaciones sociotecnológicas que podrían contribuir a la erradicación de la desigualdad estructural en cuanto al agua y el saneamiento. Socios de Europa y América Latina estudiaron el modo en el que este tipo de innovaciones son capaces de introducir cambios en las políticas públicas y obtener resultados sostenibles así como las condiciones y los procesos que obstaculizan un acceso igualitario al agua y el saneamiento.

Los responsables del proyecto hicieron partícipes de la iniciativa desde un primer momento a las comunidades beneficiarias, los profesionales y las autoridades locales pertinentes para diseñar y poner en marcha las innovaciones. En total se hizo un seguimiento de diez casos prácticos que abarcaron innovaciones en el suministro de agua potable en poblaciones rurales pequeñas de Colombia y Brasil y la instalación de alcantarillado en favelas situadas en el interior de grandes áreas metropolitanas brasileñas. Algunos de los estudios contaron con una intervención sólida de la administración, mientras que otras dependieron de comunidades locales para su gestión y operación.

Los resultados de estos casos prácticos, publicados en el folleto de la Comisión, apuntan a que sería muy beneficioso olvidarse de propuestas descendentes y con un componente tecnológico fuerte. En todo caso deben evitarse las políticas que priman el lucro privado ante el beneficio público, como es el caso de la privatización del agua y el saneamiento. El objetivo pasa por lograr innovaciones que refuercen la capacidad de las autoridades públicas para ofrecer y regular suministros seguros, mientras que la inversión deberá tener en cuenta el mantenimiento y la gestión a largo plazo de las infraestructuras.

Esto implica, según los investigadores al cargo del proyecto, dar prioridad a los beneficios sociales a largo plazo en cuanto a salud pública y calidad de vida frente a los beneficios económicos cortoplacistas. Se debe apoyar la cooperación intersectorial y plantear como objetivo innovaciones que fomenten la implicación activa y significativa de las poblaciones locales y otras partes interesadas, en especial las que incluyen a aquellos con menos recursos y a los más vulnerables. Este tipo de políticas contribuyen a la democratización de la administración y fomentan la gestión del agua y el saneamiento y el acceso a estos servicios a través de la participación social.

La conclusión principal de DESAFIO, que concluyó de manera oficial a finales de julio de 2015, es que para lograr los objetivos del desarrollo contra la pobreza establecidos por la comunidad internacional, deben identificarse e implementarse opciones sociotecnológicas innovadoras que ofrezcan agua potable y saneamiento. 

Comentarios