Aqualia
Connecting Waterpeople

¿Es posible transformar los subproductos de las aguas residuales en combustibles ecológicos?

1
200
  • ¿Es posible transformar subproductos aguas residuales combustibles ecológicos?
  • Un equipo de científicos financiado con fondos europeos ha desarrollado y puesto a prueba una nueva tecnología para convertir lodos de aguas residuales en bioaceite.

Sobre la Entidad

CORDIS
CORDIS constituye el principal portal y repositorio público de la Comisión Europea para difundir información sobre todos los proyectos de investigación financiados por la Unión Europea.
Global Omnium
· 200
1

Una enorme cantidad de residuos orgánicos de diferentes sectores acaba en vertederos o incinerada, lo que aumenta todavía más las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) y la contaminación tanto del agua como del suelo. Para abordar este problema, resulta esencial desarrollar y poner en práctica un plan de gestión de residuos adecuado.

El proyecto financiado con fondos europeos TO-SYN-FUEL está avanzando considerablemente en la transformación de diversos tipos de residuos de biomasa en combustible líquido neutro en CO2. «Para la conversión de residuos biogénicos en biocarburantes avanzados sostenibles, el Instituto Fraunhofer UMSICHT desarrolló y puso en práctica una nueva tecnología llamada reformado termocatalítico (Thermo-Catalytic Reforming, TCR®)», tal como se explica en un artículo publicado en el sitio web del proyecto.

«Primero pasamos de las pruebas con un equipo a escala de laboratorio a la producción de combustible con demostración a escala piloto, para después adaptar la tecnología TCR® a una planta con una producción de 300 kg por hora para la conversión de volúmenes industriales de lodos de aguas residuales», se añade en el mismo artículo. Además, se explica lo siguiente: «El paso actual de desarrollar un demostrador técnico forma parte de TO-SYN-FUEL. La capacidad operativa está diseñada para 500 kg por hora de lodos de aguas residuales secos. (…) El proceso de desarrollo de esta innovadora tecnología ha demostrado un gran potencial para el aprovechamiento de biomasa y residuos».

En palabras del doctor en Ingeniería Robert Daschner del Instituto Fraunhofer de Tecnología del Medio Ambiente, la Seguridad y la Energía (UMSICHT, por sus siglas en alemán): «En este proyecto queremos producir biocarburantes avanzados a partir de residuos, en concreto lodos de aguas residuales. Estamos construyendo la planta y utilizaremos la tecnología para realizar la demostración en funcionamiento». Y añade: «Antes de que finalice el proyecto, queremos tener un plan de negocio de carburantes ecológicos sostenibles que respalden los objetivos de la Comisión Europea». La planta producirá más de 200 000 litros de aceite biocrudo, según se señala en el artículo. Los lodos de aguas residuales son el componente sólido que queda tras el tratamiento de las aguas residuales.

Un proceso integrado

TO-SYN-FUEL implica el desarrollo de un proceso integrado que combina la tecnología TCR® con la separación de hidrógeno mediante la adsorción por cambio de presión y la hidrodesoxigenación. En el sitio web del proyecto se explica el proceso: «La tecnología TCR® convierte una amplia variedad de biomasa residual en tres productos principales: gas de síntesis rico en H2, biocarbón y bioaceite líquido, que puede mejorarse. Mediante la hidrodesoxigenación a alta presión y un proceso de refinado convencional, se crea un equivalente de gasóleo o gasolina en la destilación que se puede utilizar directamente en motores de combustión interna».

TO-SYN-FUEL (The Demonstration of Waste Biomass to Synthetic Fuels and Green Hydrogen) concluirá a finales de abril de 2021. En CORDIS se indica lo siguiente: «Este proyecto marcará el primer despliegue a escala precomercial de la tecnología con la transformación de hasta 2.100 toneladas al año de lodos de aguas residuales secos en 210.000 litros al año de biocarburantes líquidos y hasta 30.000 kg de hidrógeno ecológico. Su ampliación mediante cien plantas de este tipo en Europa sería suficiente para convertir hasta 32 millones de toneladas anuales de residuos orgánicos en biocarburantes sostenibles, lo cual permitiría ahorrar 35 millones de toneladas de GEI y evitar que abundantes residuos orgánicos acaben en vertederos».

Redacción iAgua

La redacción recomienda