Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Catalan Water Partnership
Baseform
MOLEAER
Prefabricados Delta
Fundación Botín
ADASA
HRS Heat Exchangers
KISTERS
Sacyr Agua
Hach
AECID
Asociación de Ciencias Ambientales
Kamstrup
Fundación CONAMA
Cajamar Innova
Minsait
Agencia Vasca del Agua
TRANSWATER
MonoM by Grupo Álava
Barmatec
Aganova
FENACORE
Grupo Mejoras
Saint Gobain PAM
Filtralite
Confederación Hidrográfica del Segura
Ingeteam
EPG Salinas
RENOLIT ALKORPLAN
ICEX España Exportación e Inversiones
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Likitech
FLOVAC
Terranova
Xylem Water Solutions España
ESAMUR
Schneider Electric
Esri
TecnoConverting
EMALSA
TEDAGUA
Hidroconta
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
SCRATS
Almar Water Solutions
Lama Sistemas de Filtrado
Global Omnium
DATAKORUM
Consorcio de Aguas de Asturias
s::can Iberia Sistemas de Medición
Rädlinger primus line GmbH
ADECAGUA
Arup
AGENDA 21500
J. Huesa Water Technology
ACCIONA
ISMedioambiente
AGS Water Solutions
CAF
IAPsolutions
Fundación Biodiversidad
Siemens
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Gestagua
Smagua
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Aqualia
LACROIX
ONGAWA
Molecor
Sivortex Sistemes Integrals
LABFERRER
Red Control
SDG Group
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
IRTA
Idrica
TFS Grupo Amper
Hidroglobal
Vector Energy
Autodesk Water
AMPHOS 21
GS Inima Environment
NTT DATA
Amiblu

Se encuentra usted aquí

Las aguas termales podrían servir como alerta ante nuevos terremotos

  • aguas termales podrían servir como alerta nuevos terremotos
    Falla de Sierra Elvira, a la que está ligada unos baños termales. / Rosa María Mateos (IGME-CSIC)
  • Un estudio realizado en Granada por investigadores del Instituto Geológico y Minero (IGME-CSIC) destaca la relación de los cambios hidroquímicos de las aguas termales con la frecuencia de terremotos.

Sobre la Entidad

CSIC
La agencia estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa.

Uno de los grandes retos de la ciencia es identificar precursores sísmicos que permitan alertar con tiempo de la ocurrencia de un terremoto. Los esfuerzos de la comunidad investigadora no han dado grandes frutos hasta el momento. A día de hoy, es imposible predecir cuándo sucederá un sismo. Ahora, investigadores del Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC) publican en la revista Journal of Hydrology un estudio que muestra la relación entre las variaciones de parámetros químicos de las aguas termales y la ocurrencia de terremotos. En especial, destaca la presencia de altos niveles de ión sulfato en los momentos previos a los sismos de mayor magnitud. 

La cuenca de Granada representa la zona de mayor peligrosidad sísmica de España al encontrarse muy cerca del límite de las placas tectónicas europea y africana. Los terremotos están asociados a las fallas activas que delimitan la cuenca de Granada, así como a un conjunto de fallas que atraviesan la Vega, entre las que destacan la falla de Santa Fe, la de Sierra Elvira y la de Escúzar, entre otras. El terremoto de Albolote de 1956 (de magnitud 5.0 Mw), que causó 7 víctimas mortales y grandes destrozos, estuvo asociado a una de estas fallas de la Vega de Granada. 

Estas fallas que seccionan la corteza terrestre son también las responsables de la presencia de manantiales termales en el entorno de Granada, como los históricos baños de Sierra Elvira, ya que las fallas permiten el ascenso a la superficie de aguas procedentes de acuíferos profundos, y, por lo tanto, calientes.

Estas fallas que seccionan la corteza terrestre son también las responsables de la presencia de manantiales termales en el entorno de Granada

Esta dualidad de las fallas de Granada —generadoras de terremotos y caminos de ascenso para las aguas termales— impulsó a dos investigadores del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), un centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), a muestrear un par de sondeos termales durante la crisis sísmica que se vivió en Granada durante algo más de ocho meses (2020 y 2021), en plena pandemia de covid-19. De igual manera que otras experiencias previas de investigadores italianos e islandeses, Juan Antonio Luque y Rosa María Mateos supieron aprovechar la oportunidad única que les ofrecía la secuencia de terremotos para buscar ese indicio precursor que abriera una nueva línea de investigación.

La secuencia sísmica estuvo relacionada principalmente con el movimiento de la falla de Santa Fe y contabilizó 3.110 terremotos, 6 de ellos de magnitud superior a 4.1 Mw (Magnitud momento). El de mayor magnitud (4.5 Mw) tuvo lugar el 12 de agosto de 2021 y dio por finalizada la serie. Los hipocentros de los terremotos fueron muy superficiales, de ahí que gran parte de ellos (353 terremotos) se sintieran por la población, generando una gran alarma social.

Los dos sondeos termales, muy cercanos a la falla de Santa Fe, se muestrearon en 19 ocasiones, cubriendo muy bien el periodo de mayor concentración de terremotos y de mayor magnitud, que tuvo lugar en enero y febrero de 2021. En cada ocasión, se analizaron más de 45 parámetros químicos, así como la temperatura, la conductividad y el pH del agua termal in situ.

Un posible precursor sísmico: el ión de sulfato

Los resultados de este estudio pionero son esperanzadores, ya que ponen de manifiesto variaciones hidroquímicas relevantes según la frecuencia y la magnitud de los terremotos, especialmente de parámetros como la sílice (SiO2), el ión cloruro (Cl), el hierro (Fe) y el calcio (Ca). Destaca claramente el ión sulfato (SO4), cuyos picos preceden a los terremotos de mayor magnitud. “Este hecho indica que, previamente a la ocurrencia del terremoto, hay una rápida entrada de agua del acuífero profundo, muy rico en sulfatos, ligado a la dilatación de la falla. En un argot menos científico podría decirse que se produce una inyección de sulfatos antes del terremoto de gran magnitud”, afirma Rosa María Mateos, del IGME-CSIC.

La investigación representa un gran paso en la búsqueda de precursores sísmicos. En el caso de Granada, el ión sulfato puede ser el delator de terremotos inminentes. “Este estudio abre, pues un nuevo panorama que requiere de una monitorización continua de la composición química del agua procedente de acuíferos termales que aprovechan las fallas sismogénicas para aflorar”, concluye el investigador del IGME-CSIC Juan Antonio Luque.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda