Aqualia
Connecting Waterpeople
Asociación de Ciencias Ambientales
Minsait
Rädlinger primus line GmbH
Filtralite
ICEX España Exportación e Inversiones
Sacyr Agua
Grundfos
ITC Dosing Pumps
AGENDA 21500
Fundación We Are Water
Innovyze, an Autodesk company
Insituform
Likitech
TEDAGUA
GS Inima Environment
CAF
Control Techniques
AECID
Baseform
Red Control
FENACORE
AZUD
EPG Salinas
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Regaber
Saint Gobain PAM
ESAMUR
ISMedioambiente
SCRATS
Hach
Agencia Vasca del Agua
Fundación CONAMA
Elliot Cloud
CALAF GRUP
Schneider Electric
Miya Water
Aganova
Global Omnium
UPM Water
Fundación Botín
Ulbios
ACCIONA
Hidroconta
ADECAGUA
IIAMA
Xylem Water Solutions España
Aqualia
Cajamar Innova
Bentley Systems
STF
Catalan Water Partnership
Blue Gold
Saleplas
Gestagua
Vector Motor Control
Barmatec
Kurita - Fracta
Cibernos
Lama Sistemas de Filtrado
VisualNAcert
Kamstrup
Molecor
Ingeteam
UNOPS
NaanDanJain Ibérica
TecnoConverting
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
NOVAGRIC
biv Innova
LACROIX
Aigües Segarra Garrigues
Idrica
s::can Iberia Sistemas de Medición
Fundación Biodiversidad
Prefabricados Delta
BELGICAST by TALIS
EMALSA
Isle Utilities
Grupo Mejoras
Smagua
Elmasa Tecnología del Agua
Redexia network
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
DAM-Aguas
FLOVAC
Terranova
Danfoss
J. Huesa Water Technology
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Almar Water Solutions
BACCARA
ABB
HANNA instruments
IAPsolutions
Confederación Hidrográfica del Segura
DuPont Water Solutions
Consorcio de Aguas de Asturias

Un estudio indica que la humedad del suelo disminuirá un 74% en zonas clasificadas como no áridas

  • estudio indica que humedad suelo disminuirá 74% zonas clasificadas como no áridas

Sobre la Entidad

CSIC
La agencia estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa.
Molecor

Un equipo internacional en el que participa la investigadora del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid (MNCN-CSIC), Ana Rey, sugiere que el cambio climático está causando que mecanismos considerados hasta ahora exclusivos de zonas áridas sean cada vez más frecuentes en zonas más húmedas y templadas del planeta. El estudio, publicado en la revista Nature Ecology and Evolution, ha compilado una lista de mecanismos que actualmente operan en los ecosistemas áridos y modelizado sus dinámicas a nivel global. Los resultados apuntan a que las zonas áridas aumentarán en unos 17 millones de km2, aproximadamente el área de USA y Brasil juntos, a finales de este siglo y que la humedad del suelo disminuirá un 74% en zonas clasificadas como no áridas en la actualidad.

Los ecosistemas áridos funcionan con mecanismos adaptados a la falta de agua, estrategias que cada son más frecuentes en sistemas templados

“Los eventos climáticos extremos son cada vez más frecuentes: El deshielo en zonas de alta de montaña es cada vez más temprano y los incendios severos, las lluvias torrenciales o los periodos de sequía son cada vez más recurrentes e intensos. Nos preguntamos cuál sería el futuro de los bosques templados y regiones de cultivos del planeta si estas tendencias continúan”, apunta Ana Rey. 

El equipo, liderado por el investigador de la Universidad de Jerusalén José Grünzweig, ha analizado cómo se adaptan las especies y ecosistemas a la vida en zonas áridas y desiertos. “Hemos compilado una lista de procesos que actualmente operan en los ecosistemas áridos. Mecanismos que afectan a la distribución de la vegetación, al crecimiento vegetal, al flujo de agua, al balance de energía, al ciclo de carbono y nutrientes o a la descomposición del material vegetal y se consideran exclusivos y relevantes para el funcionamiento de estas zonas”, explica Grünzweig. Estos mecanismos ‘áridos’ están controlados por factores ambientales como la radiación solar, las altas temperaturas, o la disponibilidad intermitente de agua. Factores que el calentamiento global está cambiando en grandes zonas del planeta. 

Los modelos apuntan a que las zonas húmedas de la Tierra podrían descender un 74% para finales de este siglo

“Para entender cómo estos procesos afectan a la distribución de la vegetación o la descomposición del material vegetal, hemos modelizado su dinámica a nivel global incluyendo zonas templadas para demostrar que en el futuro también actuarán en zonas más húmedas del planeta”, explica Rey. “Los resultados muestran un enorme aumento de las zonas áridas y una disminución el 74% de la humedad del suelo en zonas templadas y húmedas que actualmente están densamente pobladas y se dedican al cultivo de alimentos”, continúa. 

Históricamente los ecosistemas áridos y desérticos se han estudiado menos porque en los países con esas condiciones climáticas suelen tener una infraestructura científica menor. Este estudio demuestra que el cambio climático está provocando que procesos que se consideraban exclusivos de ecosistemas áridos y secos empiecen a operar en zonas templadas y húmedas. “Este análisis de la evolución de áreas templadas, que tiene en el funcionamiento de los mecanismos que operan en zonas áridas, puede contribuir a avanzar en el conocimiento sobre la capacidad adaptativa de los ecosistemas a los eventos climáticos extremos y paliar su impacto sobre la naturaleza y sus habitantes. En definitiva nos puede ayudar a mejorar los procesos de adaptación que debemos acometer ante la crisis climática”, termina Rey. 

Redacción iAgua

La redacción recomienda