Aqualia
Connecting Waterpeople
Kurita - Fracta
CALAF GRUP
Fundación Biodiversidad
ACCIONA
Vector Motor Control
Smagua
Red Control
STF
Filtralite
Kamstrup
Saleplas
Cajamar Innova
Almar Water Solutions
Sacyr Agua
Schneider Electric
CAF
AZUD
BELGICAST by TALIS
Aqualia
UPM Water
ADECAGUA
FLOVAC
Ingeteam
biv Innova
Minsait
Global Omnium
GS Inima Environment
TEDAGUA
Xylem Water Solutions España
Catalan Water Partnership
Laboratorios Tecnológicos de Levante
NaanDanJain Ibérica
ISMedioambiente
Molecor
Hach
Prefabricados Delta
Asociación de Ciencias Ambientales
Blue Gold
Fundación Botín
Fundación We Are Water
ITC Dosing Pumps
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Saint Gobain PAM
s::can Iberia Sistemas de Medición
Cibernos
NOVAGRIC
DuPont Water Solutions
Aigües Segarra Garrigues
Lama Sistemas de Filtrado
HANNA instruments
IIAMA
Barmatec
Ulbios
AGENDA 21500
IAPsolutions
AECID
ICEX España Exportación e Inversiones
Baseform
J. Huesa Water Technology
Control Techniques
Grupo Mejoras
Elmasa Tecnología del Agua
Hidroconta
Idrica
Terranova
FENACORE
UNOPS
Likitech
Fundación CONAMA
Regaber
DAM-Aguas
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Grundfos
Rädlinger primus line GmbH
LACROIX
EPG Salinas
SCRATS
Consorcio de Aguas de Asturias
Agencia Vasca del Agua
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Bentley Systems
ABB
Confederación Hidrográfica del Segura
Redexia network
EMALSA
Innovyze, an Autodesk company
Miya Water
ESAMUR
Isle Utilities
Insituform
TecnoConverting
Elliot Cloud
VisualNAcert
BACCARA
Gestagua
Aganova

La temperatura del océano, crucial para la extensión y la estabilidad del hielo de la Antártida

  • temperatura océano, crucial extensión y estabilidad hielo Antártida
    El Buque Oceanográfico Hespérides frente a la Isla Livingston, cerca de la Península Antártica.

Sobre la Entidad

CSIC
La agencia estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) es la mayor institución pública dedicada a la investigación en España y la tercera de Europa.
Molecor

Un equipo de investigadores liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha profundizado en el pasado, presente y futuro de la variabilidad de la temperatura del océano en la Península Antártica. Los resultados, que aparecen publicados en la revista Nature Communications, demuestran que el calentamiento de la superficie tiene efectos cruciales en la estabilidad y extensión de las plataformas heladas de esta región, una de las más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Las plataformas de hielo actúan como barreras naturales que protegen a los glaciares del deshielo producido por las aguas oceánicas, un proceso que tiene implicaciones sobre el nivel del mar. Los científicos han centrado su estudio en los últimos 9.000 años, en el presente (entre los años 1960 y 2000) y han analizado también las previsiones para el futuro (hasta el año 2100). Para esto último, han empleado 26 simulaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC).

Para investigar el pasado, los científicos han comparado los registros de sedimento marino (y sus biomarcadores orgánicos) con los datos meteorológicos y los procedentes de los testigos de hielo. En concreto, han observado que cada periodo de desestabilización, derrumbe o retroceso en las plataformas de hielo estuvieron vinculados a etapas de calentamiento (de entre 0,3°C y 1,5°C) de la superficie del océano, independientemente de que la atmósfera registrase cambios de temperatura.

Los resultados demuestran que el calentamiento de la superficie tiene efectos cruciales en la estabilidad y extensión de las plataformas heladas

En base a estos datos, los investigadores sugieren que, si continúa el calentamiento del océano, factor principal en la destrucción y retroceso de las plataformas de hielo, tal y como establecen las proyecciones de esta investigación, la recesión de las capas de hielo será imposible de frenar.

“Basándonos en esta evidencia, hemos simulado la temperatura que tendrá el océano a lo largo del próximo siglo y hemos descubierto que, si continuamos con la tendencia marcada por las previsiones del IPCC, la temperatura seguirá incrementándose y, en última instancia, provocará la desintegración de las plataformas heladas de la Antártida. Para ello basta que la temperatura de la superficie aumente 0,3°C”, asegura el investigador del CSIC Johan Etourneau, del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (un centro mixto del CSIC y la Universidad de Granada).

Esta desaparición del hielo derivará en que los glaciares se precipitarán al océano provocando un aumento del nivel del mar. “Además de afectar gravemente a los ecosistemas locales y desequilibrar la cadena alimenticia, los riesgos asociados a la subida del nivel del mar son bien conocidos: regiones costeras enteras, como Nueva York, Shanghai, los Países Bajos o la Costa Mediterránea, podrían llegar a sumergirse a un ritmo sin precedentes en la historia de la Tierra”, sentencia Etourneau.  

Redacción iAgua

La redacción recomienda