"Las tecnologías de la información nos han permitido realizar una gestión inteligente del agua"

326
1
  • " tecnologías información nos han permitido realizar gestión inteligente agua"
    Pere Lloveras, director de calidad y medio ambiente de Damm

Un contenido de:

Sobre la Entidad

DAMM
Tradición cervecera desde 1876.
Web
326

El Mercado de Alimentación y Bebidas es un sector relevante en la gestión del agua. El recurso, presente en las cadenas de producción y valor de las compañías, sirve como reflejo de la preocupación por su cuidado y su correcta gestión, así como un paso más hacia el camino de la sostenibilidad.

iAgua entrevista a Pere Lloveras, director de calidad y medio ambiente de Damm.

Pregunta: En primer lugar, Sr. Lloveras, nos gustaría conocer en detalle su trayectoria profesional hasta el puesto que ocupa actualmente.

Respuesta: Soy Ingeniero Químico IQS, Ingeniero industrial y Master en Cervecería por la Universidad de Lovaina (Bélgica) y llevo ya 33 años en Damm.

Me incorporé a Damm en 1984 como adjunto al Jefe de Producción de la fábrica de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y también trabajé en las fábricas de Rosselló, el Prat de Llobregat y Madrid en diferentes posiciones dentro del departamento de fabricación. Desde el año 1995 al 2003 fui el cervecero de la fábrica de Santa Coloma y entre 2003 y 2007 fui coordinador de producción de cerveza de las distintas fábricas de la compañía y, a partir de 2007, pasé al departamento de Calidad, primero como jefe de calidad del negocio de cerveza y malta y, desde 2015, como Director de Calidad y Medio Ambiente de Damm, puesto en el que estoy ahora.

P.- ¿Qué medidas adopta Damm para reducir su impacto en el medio ambiente?

R.- Damm ha consolidado un sistema de gestión medioambiental gracias al firme compromiso de la compañía con el respeto por el medioambiente. Contamos desde hace tiempo con la certificación ISO 14001 en todas las plantas de producción de cerveza, agua y refrescos. Además, el resto de empresas del grupo, aunque no estén certificadas disponen de una política de gestión medioambiental y de eficiencia energética aprobada y respaldada por la Dirección, cuyos ejes principales son el impulso de la sostenibilidad en todas nuestras actividades, favorecer el uso de recursos de proximidad, prevenir la contaminación contemplada desde todo el ciclo de vida de nuestros productos y servicios e impulsar las actuaciones destinadas a reducir, reutilizar y reciclar.

El uso de la tecnología, la concienciación, implicación y la participación activa de toda la organización y la cooperación con los proveedores y clientes es, sin duda, la mejor manera de conseguir eficiencias y minimizar el impacto generado. En este sentido, estamos pasando de un modelo de economía lineal a un modelo circular basado en producir, utilizar, regenerar/reciclar.

En Damm hemos creado ya hace algunos años el Departamento de Optimización Energética para garantizar la mejora continua en el desempeño energético. Contamos también con la firme apuesta de la Dirección aportando los recursos necesarios para implantar las mejores técnicas disponibles, ya sea del sector cervecero o de otros sectores. Estas medidas nos han permitido obtener importantes reducciones de consumo tanto en energía eléctrica como térmica.

Cabe destacar que actualmente el 100% de la electricidad consumida por Damm ha recibido la certificación de garantía de origen verde, lo cual implica que proviene de fuentes renovables.

"Cada vez está adquiriendo más importancia el disponer de indicadores que midan la sostenibilidad en la gestión del agua"

P.- Y más concretamente, ¿qué hace Damm para reducir su huella hídrica?

R.- El agua es una de las materias primas más importantes para las empresas de cerveza, agua y refrescos y es un recurso escaso en muchas partes del mundo, y España es una de ellas. Como consecuencia del cambio climático, las previsiones en nuestro país apuntan a una disminución de las precipitaciones y una tendencia generalizada a la disminución de los recursos disponibles en todas las cuencas.

Por este motivo cada vez está adquiriendo más importancia el disponer de indicadores que midan la sostenibilidad en la gestión del agua. El cálculo de la huella hídrica permite analizar en detalle los consumos de agua y permite trabajar para mejorar su uso y ser más eficientes. La reducción del consumo de agua permite ahorros económicos importantes para las empresas, pero al mismo tiempo cada vez hay más consumidores que valoran los compromisos y logros de las empresas en materia de reducciones de consumo. Éste es un factor que tienen en cuenta a la hora de tomar decisiones de compra y puede, por tanto, convertirse también en una ventaja competitiva.

Nosotros ya estamos realizando este cálculo en algunas de nuestras factorías. De hecho, Estrella de Levante fue la primera empresa de España en obtener la certificación del cálculo de la huella hídrica por producto. Nuestra previsión es tenerlo para todas las empresas durante el año 2018.

Fruto de la colaboración con nuestros proveedores, estamos estudiando, mediante la instalación de sensores de humedad en los campos, la posibilidad de reducir los riegos, aportando solamente el agua cuando se necesite y ello sin perjudicar las características y la calidad de la cebada obtenida. Hay que tener en cuenta que el cultivo de la cebada representa el mayor consumo de agua en todo el proceso de producción de la cerveza.

P.- ¿Por qué la gestión del agua es clave en una empresa cervecera?

R.- El agua es una de las materias primas más importantes en la elaboración de una cerveza, y afecta a toda la cadena de valor. Aparte del agua que se incorpora al producto, debemos considerar toda el agua que se utiliza en las operaciones de limpieza de instalaciones y equipos y, como hemos comentado en el punto anterior, el cultivo de la cebada requiere gran cantidad de agua. Optimizar su uso es clave para evitar desperdicios y un consumo excesivo de este recurso.

P.- ¿Qué innovaciones ha implantado Damm en sus procesos para mejorar la eficiencia y gestión del agua?

R.- Entre las innovaciones que hemos llevado a cabo para mejorar la gestión del agua, me gustaría destacar el nuevo pasteurizador con tecnología eficiente que hemos instalado en nuestras plantas. La pasteurización es un proceso que forma parte del envasado y que consume mucha energía térmica y agua. Este innovador pasteurizador dispone de un circuito cerrado de agua muy rápido de calentar, que permite ahorrar una cantidad muy significativa de energía y agua. De hecho, supone la reducción de un 75% en el consumo de agua durante este proceso.

Otros ejemplos pueden ser:

  • La instalación de medidores de conductividad para reducir el consumo de agua en las limpiezas. Se mejora la detección de las interfaces, reduciendo la duración de los enjuagues, pero siempre asegurando una completa eliminación de los restos de detergentes.
  • Reutilización del agua sobrante en los pasteurizadores o lavadoras de botellas para la limpieza de las cajas de plástico en los trenes de formatos retornables.
  • La instalación de contadores y un software específico de análisis y gestión nos permite conocer el consumo en cada área de la fábrica y en cada operación y es básico para la reducción. Lo que no se mide no se controla y lo que no se controla no se puede mejorar.

También hemos incorporado aspectos medioambientales en las especificaciones de compra de nuevos equipos.

Con todas las medidas adoptadas hemos conseguido reducir en los últimos años más de un 60% el agua utilizada en nuestras fábricas. Ahora mismo continuamos trabajando en la mejora de nuestras instalaciones y procesos, pero somos conscientes de que las reducciones ya no podrán ser tan espectaculares como en el pasado y estamos convencidos que hay que trasladar la batalla para la reducción del consumo de agua fuera de las paredes de nuestras fábricas. Así, y fruto de la colaboración con los agricultores locales, estamos apostando, como ya he dicho anteriormente, por la agricultura de precisión.

P.- ¿Cómo gestiona Damm el tratamiento de las aguas residuales generadas durante los procesos de elaboración de la cerveza?

R.- Todos los centros de producción de Damm disponen de un sistema de tratamiento de aguas residuales previo a su vertido. Trabajamos constantemente, porque creemos que es la mejor manera de contribuir a preservar este recurso, en la mejora de los sistemas de captación y registro de datos que nos ayudan a reducir la carga orgánica del influente que llega a nuestras depuradoras y también en la automatización y control del funcionamiento de los sistemas de depuración. Todo esto, junto con el empleo de la mejor tecnología disponible, nos ayuda en nuestro empeño por devolver a la naturaleza el agua en las mejores condiciones posibles.

P.- El trinomio agua-energía-alimentación es uno de los principales retos a resolver este milenio. ¿Qué puede aportar el sector de las bebidas en este aspecto?

R.- Es cierto que se trata de uno de los principales retos a resolver, y como somos conscientes de ello, la gestión medioambiental es unos de los pilares estratégicos de la compañía. Las empresas del sector de las bebidas tenemos mucho que aportar en esta mejora, por el consumo que realizamos tanto de agua, energía como de productos alimentarios. Pero si todos ponemos nuestro grano de arena mejorando eficiencias y, sobre todo, virando hacia un modelo basado en la economía circular, en lugar de los sistemas lineales, podremos contribuir a una notable mejora de este trinomio. Nosotros ya hemos apostado por ello y estoy convencido de que, cada vez más, veremos cómo empresas de diferentes sectores se suman a ello.

P.- Últimamente se habla mucho de Smart Water. En este sentido, ¿qué aspectos destacaría de Damm relativos al uso eficiente del agua y a la sostenibilidad?

R.- Todos los logros en la reducción del consumo de agua y otros recursos energéticos no son fruto de la casualidad sino del trabajo, del esfuerzo de toda la organización, del compromiso de la compañía con el medio ambiente y se han logrado con el apoyo de las tecnologías de la información que nos han permitido realizar una gestión inteligente del agua mediante la captación de datos de operación, convertir estos datos en conocimiento y apoyar la toma de decisiones. Está claro que ahora disponemos de una herramienta muy importante que nos ayuda en nuestros propósitos de eficiencia y reducción de consumos y sostenibilidad y esta herramienta cada vez será más potente y útil.

P.- De cara al futuro, ¿qué objetivos se plantea Damm en cuanto a la gestión eficiente del agua?

R.- Nuestro objetivo principal es seguir trabajando en la línea de utilizar este modelo de economía circular que nos permita reutilizar los recursos y, además, seguir aplicando mejoras en el sistema de captación y recogida de datos de consumo y su análisis. Así conseguiremos detectar aquellos puntos de mejora y afinar al máximo el consumo de agua. Y esto, como ya he señalado antes, teniendo en cuenta el análisis de todo el ciclo de vida del producto, es decir, desde el campo hasta la reutilización de los residuos generados una vez consumido el producto.

En definitiva, queremos continuar produciendo una cerveza y unos productos de gran calidad, pero hacerlo de la manera más sostenible posible, siendo cada vez más respetuosos con el planeta, con las personas que integran nuestra plantilla y con nuestros consumidores.

Comentarios