Connecting Waterpeople
Contenido premium

El iPhone del agua es español

Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Datakorum Solutions, una startup valenciana especializada en la optimización de infraestructuras, ha desarrollado una plataforma de comunicaciones que abre un nuevo escenario para la gestión inteligente del agua que revolucionará la forma en la que medimos, controlamos, y optimizamos la gestión de tan escaso recurso. Actualmente Datakorum ya está operando en Dubai y otras ciudades punteras del Middle East con gran éxito, y se está posicionando como uno de los grandes jugadores dentro de los grandes contratos tipo “AMI” (Advanced Metering System).

Publicado en iAgua Magazine 35 - Julio 2021
iAgua Magazine 35

Cuando cualquier sector empresarial se enfrenta al rodillo de la transformación digital, lo hace, en primer lugar, con el objetivo de aumentar la eficiencia de su modelo de negocio incorporando la tecnología en los diferentes eslabones de su cadena de valor para optimizar parte de sus procesos. En segundo lugar, busca incorporar nuevas herramientas y servicios que generen más valor a la compañía y a todas las partes interesadas.

El gran reto del agua, que se encuentra recogido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU (concretamente en el objetivo número 6) y que a su vez se desglosa en doce puntos, tienen un denominador común: la monitorización de los datos de toda su cadena de valor, ya que tan solo a través del conocimiento y el dato se puede empezar a optimizar.

El reto ODS 6, como cualquiera de los otros retos, parece aparentemente inalcanzable, por ejemplo, como si ahora nos propusieran escalar cualquier cima de la cordillera del Karakórum.

El sueño y la ambición de construir un mundo más sostenible requieren sobre todo liderazgo, visión y voluntad. Hacer realidad esa ambición no es imposible, pero sí necesita un plan, un proceso y una metodología de transformación digital, pero sobre todo necesita incorporar la mejor tecnología capaz de garantizar la sostenibilidad de su infraestructura futura, que resuelva los problemas del pasado y anticipe los retos del futuro.

Uno de los principales problemas de la monitorización del agua es que, en general, las diferentes organizaciones gestionan sus datos en silos de información, lo que dificulta enormemente compartir y seguir el dato de principio a fin. Esta colaboración ya la estamos viendo por ejemplo en la logística de los e-commerce donde ahora somos capaces de saber en tiempo real donde está nuestro paquete o nuestra comida a domicilio y, sin embargo, puede haber tres o cuatro empresas que participan en el proceso.

Datakorum se está posicionando como uno de los grandes jugadores dentro de los grandes contratos tipo “AMI” en el Middle East

En la gestión del agua, esa quimera, es hoy más alcanzable gracias a la implantación de la tecnología 5G. Esta consigue unificar con un único sistema la recolección del dato, desde la fuente de generación, que se encuentran generalmente en lugares remotos y complejos de conectar, con todos los puntos intermedios de la distribución, hasta el punto final de comercialización y facturación a un coste muy reducido, lo que hace incuestionable su inmediata implantación. Hasta ahora las soluciones que había en el mercado no ofrecían esa estandarización y estabilidad del dato, pues en cada uno de los puntos se realiza con una frecuencia y precisión distinta.

Teniendo en cuenta esta realidad que se muestra el cuadro de IWA, son muchos los puntos de fuga donde una buena medición y sensorización pueden mejorar la eficiencia de nuestras infraestructuras, y de esta manera reducir el volumen de agua no registrada (ANR) y la no facturada.

Actualmente las empresas de agua de todo el mundo se enfrentan a desafíos que no existían hace un par de décadas. Desde el crecimiento de la población urbana y el cambio climático hasta el envejecimiento de las infraestructuras, la presión regulatoria y las limitaciones presupuestarias, por lo que las empresas de servicios públicos tienen que lidiar con problemas que requieren innovación e incluso un replanteamiento de su modelo de negocio.

En esta nueva realidad, por tanto, ha surgido una nueva capa de servicios dirigidos a la transformación y la digitalización de toda la infraestructura de gestión, que se le ha venido a denominar “AMI” (Advanced Metering System).

Se trata, como muestra este gráfico de una capa intermedia entre las capas de instrumentación y sensorización y la capa de gestión y visualización del dato.

 Esta nueva capa tecnológica de recolección del dato y de comunicación del mismo, se tiende a minimizar o a relativizar su importancia con una simple flecha de subida de datos a la plataforma de gestión del dato. Sin embargo, no ha sido hasta la implantación de la tecnología 5G cuando el sector ha constatado que se inicia un cambio de paradigma en el sector del agua, que se abren nuevas perspectivas para todos los actores y que es esta la tecnología que incorpora las nuevas capacidades necesarias para dotar de eficiencia necesaria al ecosistema tecnológico del agua, que dará paso a nuevos modelos de negocio.

El gran reto del agua y los ODS de la ONU tienen un denominador común: la monitorización de los datos de toda su cadena de valor

La primera de las ventajas de la tecnología 5G, y más evidente, es que no es necesario sustituir la infraestructura de instrumentación y sensorización para obtener los datos unificados en una única plataforma. Esto es precisamente lo que ha ideado Datakorum Solutions, un Gateway o “Smartphone de las cosas” con tecnología 5G que, conectado a cualquiera de los diferentes contadores o sensores a través de cualquiera de sus puertos de comunicaciones (Modbus, Pulses, M-Bus, etc.), el sistema será es capaz de traducir el lenguaje específico a uno común y compatible con el software de gestión.

La segunda es que esta tecnología, ya ampliamente extendida, posee un gran alcance y penetración, es decir, es capaz de conectarse y, por tanto, de trasmitir datos en las condiciones más extremas de comunicación, así como desde los lugares más remotos, como por ejemplo en medio de un desierto, en una arqueta rodeada de hormigón y cerrada con 6mm de acero bajo tierra.

La tercera ventaja es que su estándar en las comunicaciones lo es a nivel global, es decir, lo puede suministrar cualquier compañía en el mundo de las telecomunicaciones en cualquier parte del mundo y utilizando la misma arquitectura tecnológica.

La cuarta es que la garantía de una comunicación, estable, robusta y segura, reside contractualmente en un tercero y que debe cumplir por contrato con los requerimientos específicos. Esa delegación elimina barreras de entrada y facilita un rápido despliegue por lo que reduce el periodo de rentabilidad del proyecto (PayBack).

Las empresas de servicios públicos tienen que lidiar con problemas que requieren innovación y un replanteamiento de su modelo de negocio

La quinta es el bajo mantenimiento que necesitan, tanto en energía como en el coste anual de cada uno de los dispositivos. Esto hace que obtener el dato sea muy asequible, y la mejora de la medición de Agua No Registrada y del agua facturada, justifica un payback relativamente rápido sin necesidad de costosos estudios de rentabilidad.

La sexta y más relevante es que la tecnología 5G es un sistema de comunicaciones bidireccional, es decir, permite tanto subir grandes volúmenes la información, generar alertas y crear modelos para el llamado gemelo digital en la nube, generar patrones de comportamiento y poder predecir requerimientos en el sistema. Una vez tratada la información hace además el camino de retorno y ejecuta ordenes a válvulas y bombas en remoto, para reducir esfuerzo de la infraestructura, alargar su vida útil y prevenir incidencias.

Además, en una segunda fase, esas decisiones en la mayoría de los casos se podrán ejecutar sobre el terreno, es lo que viene a denominarse edge-computing, toma de decisiones en tiempo real sobre la propia capacidad de procesamiento del dispositivo, aumentando la capacidad de ejecutar acciones a gran escala y reducir de una forma significativa el número de actuaciones presenciales.

Todas estas ventajas van a cambiar el paradigma en la gestión de las concesiones y contratas que tendrán que reducir sus costes de mantenimiento y desplazamientos, aplicar la mejora en la prevención de incidencias, la reducción del Agua No Registrada y sobre todo la mejora en la proporción de agua facturada, para así cumplir con los objetivos requeridos en los contratos que cada vez exigirán un nivel de optimización más exigente.

No ha sido hasta la implantación de la tecnología 5G cuando el sector del agua ha constatado que se inicia un cambio de paradigma

Con la misión de poder proveer al sector del agua de una plataforma capaz de hacer este viaje de ida y vuelta, la startup Datakorum ha estado desarrollando durante los últimos tres años todos los elementos que conforman la transformación digital de las infraestructuras, poniendo especial foco en los tres elementos necesarios.

  • Una familia de gateways (dispositivos electrónicos de desarrollo propio) capaz de convertir señales analógicas en digitales.
  • Un sistema de comunicación basado en 5G NbIoT.
  •  Y el middleware: aplicativo para garantizar, ordenar y enriquecer la salida de datos.

En este momento nos encontramos en lo que los expertos denominan el Sweet Spot, el momento de crecimiento vertical y de aceleración en la implantación de la nueva tecnología habilitadora. Hasta el momento, los cambios tecnológicos que se han ido produciendo no se han visto reflejados en cambios estructurales ni de evolución en la transformación digital del sector del agua.

El Sweet Spot llega cuando la tecnología, tras pasar todos los protocolos necesarios para su homologación, es implementada por los que incorporan los avances tecnológicos más rápidos. Los Early Adopters empiezan a desplegar e implementar de forma masiva y ágil la tecnología con unos periodos de ejecución muy exigentes, y es a partir de ese momento cuando se incorporan los seguidores y, por último, los resistentes al cambio. Durante este periodo son muchos los que van desapareciendo, pues los más digitales van aprovechando su ventaja competitiva para ir ganando cuota de mercado.

En este momento ciudades como Dubai, Abu Dhabi y Singapur ya están en la fase del despliegue generalizado, y sus modelos seguramente serán el referente para el ecosistema de la smart water.