Comienzan las obras de la nueva depuradora de aguas residuales de Dantxarinea

70
0
70

El vicepresidente primero y consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior del Gobierno de Navarra, Roberto Jiménez Alli, y el presidente de la Communauté de Communes Sud Pays Basque (CCSPB), Michel Hiriart, han asistido esta mañana al inicio efectivo de las obras de la nueva depuradora de aguas residuales en la que se tratarán las aguas residuales de la localidad francesa de Ainhoa y las procedentes de las actividades comerciales de las ventas del barrio de Dantxarinea en Urdax.

La promoción de este proyecto se inscribe en el marco del convenio de cooperación transfronterizo suscrito en junio de 2010 por el Gobierno de Navarra y la Communauté de Communes citada.

Durante su intervención, Jiménez ha destacado que a día de hoy, tras la construcción de más de 100 depuradoras y la inversión de más de 200 millones de euros, “el 97% de la población de Navarra cuenta con servicio de depuración biológica de sus aguas residuales”. En 1988, año en el que se aprobó el Plan Director de Saneamiento, “solamente el 6% de las aguas residuales de los navarros se depuraban antes de su vertido a los ríos”, ha añadido.

Al acto también han asistido el director general de Administración Local, José Luis Izco Biarge; el director-gerente de la sociedad pública NILSA, Andrés Sola Ollo; la secretaria de la Comunidad de Trabajo de los Pirineos, Cristina Arcaya; el alcalde de Urdax, Santiago Villares Otheguy; y representantes de los ayuntamientos de la zona, del Consejo General de Pirineos Atlánticos y de la Región de Aquitania.

Un presupuesto de 1,3 millones de euros

El presupuesto de mejora de esta depuradora es de 1,3 millones de euros y es una actuación integrada en el programa europeo POCTEFA (“Programa de Cooperación Transfronterizo España-Francia-Andorra”). La inversión y el gasto de mantenimiento posterior serán imputados en un 90% al territorio de Navarra y en un 10% a la parte francesa, en función del origen de las cargas contaminantes admitidas en la instalación. El costo de la inversión imputable a Navarra se asume a través de la sociedad pública NILSA, adscrita a la Dirección General de Administración Local del Gobierno de Navarra, dentro de sus programas de actuación de los años 2011 y 2012.

Al ser un proyecto inscrito en un programa de cooperación transfronteriza, la Unión Europea aprobó, en febrero del año 2010, una aportación del 65% del presupuesto de la inversión, cifrada en 1.300.000 euros, es decir 845.000 euros. Por ello, el importe no subvencionado por los fondos europeos (455.000 euros) será financiado en un 90% por Navarra (409.500 euros) y un 10% por la administración francesa (45.000 euros), tal como establece el convenio citado.

Origen del proyecto

La CCSPB (Communaute de Communes Sud Pays Basque) asumió en 2006 las competencias en el tratamiento de aguas de Urdax y Ainhoa en el barrio de Dantxarinea que hasta entonces ejercía el organismo SIVOM de la Nivelle en Francia. Desde 1993, y durante años sucesivos, la empresa pública NILSA y el SIVOM de la Nivelle ya habían suscrito convenios para financiar inversiones en las instalaciones. Sin embargo, en los últimos años se ha detectado la progresiva insuficiencia de la depuradora, producida por el incremento de la actividad comercial y de hostelería de las Ventas de Dantxarinea y la intrusión ocasional de aguas pluviales.

Tras los contactos mantenidos en su día entre el Ayuntamiento de Urdax y el Gobierno de Navarra, a través de NILSA, con la Communauté francesa, se decidió realizar una reconstrucción total de la estación depuradora con el aumento de su capacidad, como para una población de 2.500 habitantes, y la aplicación de un tratamiento previo de grasas cerca de la frontera. Las obras que se inician en el día de hoy serán ejecutadas por la administración francesa y cuentan con un plazo de ejecución de diez meses, más otros dos de ajustes y pruebas, previéndose la puesta en servicio de la depuradora para el mes de diciembre del próximo año 2012.

El adjudicatario de las obras, seleccionado por la Communauté, es la empresa multinacional DEGREMONT-SUEZ, con amplia experiencia en gestión de proyectos hidráulicos, que ofreció para la realización de la obra una tecnología de carácter compacta, denominada CYCLOR, para el tratamiento secundario de los efluentes. Se trata de un proceso en funcionamiento discontinuo que permite realizar el tratamiento biológico y la clarificación de las aguas en un único depósito, mediante el funcionamiento por ciclos. Con esta tecnología se depuran en Francia, en la actualidad, las aguas residuales de más de un millón de habitantes.

Comentarios