Un proyecto de investigación busca un material polimérico para depurar los metales pesados del agua

246
0
246
  • Las resinas muestran buenos resultados para eliminación de cromo (wikipedia)

(DICyT) Desarrollar nuevos materiales poliméricos para la separación de metales pesados desde el agua de consumo así como de residuos industriales, es el objetivo del Proyecto de Cooperación Innovative materials and methods for water treatment, Chilturpol, del Programa Marie Curie Actions, en el que trabajan investigadores de Turquía, Polonia y de la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad de Concepción (UEDC), a través del grupo de trabajo del Dr. Bernabé Rivas.

En el marco de este proyecto, que ya está en su tercer año, visitaron la Facultad los investigadores polacos Dra. Dorota Jermakowicz-Bartkowiak, el Dr. Zygmunt Sadowski y la estudiante de doctorado Eliza Nazar de la Universidad Tecnológica de Wroclaw, Polonia. Además se encuentran trabajando en los laboratorios de Ciencias Químicas los estudiantes de maestría Eren Yorukoglu y Gulsah Ozkula, de la Universidad de Ege, Izmir, Turquía.

La iniciativa de remoción de metales del agua, mediante la combinación de diferentes materiales como membranas, resinas y polímeros solubles, ya ha tenido importantes avances en el desarrollo de tecnologías para el tratamiento de agua.

A juicio de la Dra. Jermakowicz-Bartkowiak, sus resinas muestran buenos resultados para el tratamiento de aguas industriales, principalmente para la remoción de metales tóxicos como cromo. En el caso de la estudiante de doctorado Eliza Nazar, ella avanzó el año pasado en la remoción de boro con polímeros solubles en membranas y ahora está trabajando en resinas impregnadas para la remoción de arsénico.

En tanto el Dr. Sadowski está investigando cómo interactúan las bacterias y los minerales, además de la migración de los iones metálicos hacia el agua y cómo éstos pudieran remediar ciertos problemas. Recordó que es ampliamente conocido que metales como el arsénico son altamente tóxicos para el cuerpo y que “se ha reportado que el consumo de agua con altas concentraciones produce enfermedades como cáncer, problemas estomacales y en la piel. Por eso es importante desarrollar tecnologías para remover estos contaminantes, antes de que sean consumidos por la población” añadió.

Respecto a los estudiantes de Turquía, ellos están trabajando en la síntesis de nuevos materiales para la separación de especies tóxicas, principalmente arsénico y boro.

El proyecto Chilturpol contempla el intercambio de investigadores, profesores y estudiantes desde Turquía y Polonia, así como desde Chile hacia ambos países.

Comentarios