La depuradora de La Cartuja mejorará su eficiencia energética tras una inversión de 5 millones de euros

127
0

Sobre la Entidad

Ayuntamiento de Zaragoza
El Ayuntamiento de Zaragoza es la entidad encargada del gobierno de la ciudad y el municipio de Zaragoza
  • Depuradora de La Cartuja

La depuradora de La Cartuja recibirá este año una inversión de casi 5 millones de euros, que servirán para mejorar la eficiencia energética de la planta, --reduciendo de forma sensible (más de 5 millones de kwh al año) el consumo de energía eléctrica--, a la vez que para favorecer la calidad del agua que se vierte al río en momentos de lluvia sin haber sido tratada.

Estas aportaciones permitirán poner en marcha un programa de obras, algunas de gran envergadura, en siete campos de actuación de esta infraestructura, que UTEDEZA ejecutará en un plazo de 18 meses.

Al final de la concesión, la planta de La Cartuja será más eficiente y habrá reducido los costes de explotación y mantenimiento

Las obras que se van a realizar forman parte de los acuerdos alcanzados entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la empresa concesionaria de la depuradora, UTEDEZA, hace tres años, que supusieron además el aplazamiento de los pagos de explotación y mantenimiento correspondientes a 2011 y 2012 (que ya se han ejecutado) y la prórroga de la concesión hasta 2024.

El ahorro económico que se conseguirá una vez que se ejecute la actualización energética de la planta y se reduzca el consumo de kilovatios rondara los 560.000 euros/ año, que servirán para sufragar los 4.885.375 euros de inversión que va a adelantar UTEDEZA. Al final de la concesión, la planta de La Cartuja será más eficiente y habrá reducido los costes de explotación y mantenimiento.

Programa de obras

La depuradora de la Cartuja se puso en funcionamiento en 1993, tras tres años de proceso constructivo, que permitió dotar a Zaragoza de una planta con tecnología puntera. Esa vanguardia en los procesos y en la maquinaria sigue vigente, aunque, sin embargo, en los más de 20 años transcurridos desde su puesta en funcionamiento, ha aumentado la concienciación por la sostenibilidad y la preocupación por reducir los consumos energéticos.

La obras previstas son:

  • Instalación de una turbina hidráulica en salida de la planta
  • Mejoras en el funcionamiento del circuito de vapor de la turbina existente
  • Medidas de eficiencia energética general
  • Instalación de nuevos equipos de iluminación
  • Instalación de nuevo sistema de ventilación
  • Nueva aireación para el reactor biológico
  • Modificación de la salida efluente, y mejora de integración medioambiental de la planta.
  • La mini central hidráulica es uno de los trabajos más onerosos del programa de mejoras. La idea es aprovechar el salto de 8,50 metros que se produce entre la salida del agua depurada y la lámina del río Ebro. Hay que recordar que la planta se construyó a una cota más alta que el río para protegerla de las crecidas. La producción de energía prevista con esta actuación será aproximadamente de 685.000 kwh al año.

La intervención en el circuito de vapor de la turbina permite optimizar su funcionamiento al incrementar la cantidad de vapor que recibe. Esta mayor aportación se logra haciendo pasar la totalidad del vapor producido por la primera etapa de la turbina. Desde ahí se extraerán las cantidades necesarias para el desgasificador y se conseguirán otros ahorros de energía, derivados de la utilización del calor que se produce en la refrigeración de los turbocompresores para calentar una parte del edificio de aguas, o una parte del calor residual de los humos para otros procesos. Estas mejoras permiten incrementar la producción eléctrica de la turbina de vapor en unos 400.000 Kwh/año.

Las medidas de eficiencia energética se centran en dotar de variadores de frecuencia a diferentes elementos, tales como las bombas de entrada, el bombeo de las aguas residuales de la margen izquierda del Ebro, las torres de refrigeración, el ventilador de fluidificación del horno de incineración y las bombas del circuito de refrigeración. Los variadores de frecuencia permiten ajustar la potencia, y por lo tanto el consumo eléctrico, a los caudales reales del proceso.

La instalación de nuevos equipos de iluminación pretende conseguir que, en cada momento, sólo cuenten con iluminación las zonas de la planta que lo precisen. Así se colocarán temporizadores y se sectorizará la planta, de manera que se pueda ahorrar el 50% de la energía que se gasta en la iluminación, lo que representa 465.000 Kwh/año.

También se trabajará en el sistema de ventilación y desodorización de la planta instalando unos sensores de partículas malolientes que permitan modular el tratamiento, activándose al máximo si hay mucha contaminación o graduándose si hay poca presencia, con lo que se logra un ahorro de 1.200.000 Kwh/año.

La nueva aireación para el reactor biológico es una de las actuaciones más ambiciosas que se van a desarrollar en La Cartuja. De hecho, es la más importante en ahorro energético (1,4 millones de kwh/año). La intervención consiste en la modificación de los elementos de introducción del oxígeno, que está en relación directa con el consumo energético.

La última de las actuaciones previstas permitirá una sensible mejora de la calidad del agua que en la actualidad se vierte al río en momentos de lluvia sin pasar por la depuradora. Para ello se prevé la instalación de un tamiz con un paso de 6 mm que permite retener los elementos de mayor tamaño contenidos en el agua y un sistema de tratamiento de filtración terciaria acelerada, que retendrá la mayor parte de la materia en suspensión contenida en estas aguas. En los momentos en que no existan aguas de lluvia en el colector, este sistema de filtración podrá emplearse para mejorar la calidad del agua de retornos de espesamiento y deshidratación e incluso para mejorar la calidad del efluente de la planta. La mejora de la calidad del agua de retornos se traducirá en un ahorro de unos 394.000 Kwh/año.

Ahorros y puesta al día

Este programa de puesta al día de la planta de La Cartuja supondrá globalmente la inversión de 4,8 millones de euros, el ahorro de 5,4 millones de kwh/año y la reducción de la factura de la energía eléctrica de algo mas de 500.000 euros al año. Asimismo, la planta tendrá una mayor eficiencia energética y un menor coste de mantenimiento, pese a la incorporación de nuevas piezas y equipos que llevan implícitas algunas de las mejoras y que suponen un coste de mantenimiento al año de 100.000 euros.

La depuradora de La Cartuja lleva a cabo todos los procesos de depuración de las aguas residuales de Zaragoza en el interior de un edificio de planta rectangular, de 173x 153 metros, que además es capaz de eliminar las sustancias malolientes antes de expulsar el aire al exterior, que está completamente aislada acústicamente para no perturbar el entorno y que realiza un mínimo traslado de residuos al vertedero, tras completar el tratamiento de los fangos. Por eso, la planta zaragozana representa un complejo pionero de la segunda generación de depuradoras que combina el tratamiento de las residuales con una elevada calidad ambiental. 

Comentarios