Connecting Waterpeople

Galasa servirá agua desalada de Carboneras a 11 municipios a partir de este miércoles

150
0
(0)
150

(EuropaPress) El presidente de la Diputación Provincial de Almería, Gabriel Amat, ha anunciado que la institución provincial, a través de la empresa pública de Gestión de Aguas del Levante Almeriense (Galasa) servirá a partir de este miércoles agua desalada procedente de Carboneras (Almería) a los once municipios de la provincia a los que se sirve actualmente un agua no apta para su consumo debido a los altos niveles de trihalometanos (THM) que contienen.

En rueda de prensa, Amat ha criticado la "alarma" que, a su juicio, ha generado la Junta de Andalucía, a través de la Delegación Territorial de Salud y Bienestar Social, al manifestar ante los ayuntamientos de Antas, Arboleas, Bédar, Carboneras, Cuevas del Almanzora, Garrucha, Huércal-Overa, Los Gallardos, Mojácar, Pulpí y Zurgena la aptitud del agua que servían a los ciudadanos, sentido en el que ha reprochado al delegado territorial Alfredo Valdivia el que no haya "buscado las formas" para "arreglar" el problema y "no alarmar".

Así, ha destacado la "rápida gestión" efectuada desde la institución provincial para dar a partir de este miércoles agua desalada a los pueblos afectados; un agua sobre la que no se ha precisado su coste aunque no repercutirá en el precio de los usuarios, según el presidente. "Así se hacen las cosas, con rapidez y eficacia y sin mirar para otro lado", ha manifestado Amat tras reprochar a la Junta los problemas que existen en la provincia con las infraestructuras hídricas y pedirle que "cumpla con sus obligaciones y responsabilidades".

Con esto, el gerente delegado de Galasa, Juan Ignacio Moya, ha explicado que el incremento de los niveles de THM hasta 115 microorganismos por litro se debe, por un lado, al incremento de las temperaturas; y por otro lado, al tratamiento que se aplica al agua embalsada en el pantano de Cuevas del Almanzora, que contiene un mayor aporte de THM que el agua procedente de los sistemas Tajo-Segura y Negratín. Las conducciones de este sistema fueron destruidas por las riadas de septiembre.

De esta manera, ha puntualizado que el agua embalsada tiene un mayor contenido de materia orgánica, según se ha detectado en los últimos meses. De hecho, ha puntualizado que fue la propia Galasa la que comunicó "hace mes y medio" a la Junta de Andalucía la detección del incremento de microorganismos, por lo que se le trasladó un plan de actuación para instalar una línea de tratamiento mediante una planta de dicloro.

"Nos habíamos anticipado en esa posibilidad", ha explicado Moya, quien ha asegurado que la salud de las personas que ha consumido este tipo de agua "no corre ningún peligro", si bien ha reconocido que no es apta para el consumo humano. "No hemos sometido a la población a ningún riesgo sanitario", ha remarcado antes de indicar que desde Galasa se iba a "suministra solo durante dos meses" este agua antes de solucionar el problema". "El riesgo es de un caso entre 100.000 para una persona que beba el agua durante 70 años", ha apostillado.

Así, ha puntualizado que la puesta en marcha de esta planta de dicloro se demorará "varias semanas" y costará entre 50.000 y 60.000 euros, si bien las labores ya se han iniciado. Preguntado sobre por qué no se decidió ofrecer agua desalada en el momento en el que se detectó el aumento de THM en el agua, los responsables de la empresa han precisado que en el temporal de septiembre de 2012 las conducciones de Acuamed "también fueron dañadas" y no ha sido "hasta hace unos días" cuando se han reparado y se han podido utilizar.

Desde la empresa pública han insistido en lo "sensible" que es este asunto a la hora de explicar por qué no ha sido hasta este martes cuando se ha publicado en su página web un aviso a los usuarios sobre la presencia elevada de THM; toda vez que han precisado que es la autoridad sanitaria la que debe decir si se puede beber o no. "No es una obligación nuestra poner --la nota-- ahí", han puntualizado.

"No vamos a jugar con la salud"

Por su parte, el vicepresidente de la Diputación Provincial de Almería, Javier Aureliano García (PP), ha manifestado que ni Galasa ni la Diputación "han ocultado nada" ya que, según ha narrado, fue la propia Galasa "la que comunicó a Salud la aparición de THM". "No vamos a jugar con la salud de ninguna persona", ha recalcado García, quien cree que la Junta ha dado una "alarma innecesaria" con la que el delegado territorial de Salud "ha querido hacer política".

En este sentido, el presidente de la institución supramunicipal ha insistido en la responsabilidad de la Junta andaluza en la atención de infraestructuras hídricas, con lo que ha reivindicado inversiones para la provincia a través del canon que se paga mediante la factura de agua. "¿Dónde lo gastan? ¿Por qué se lo llevan de Almería?", se ha cuestionado Amat.

Amat ha urgido al Gobierno autonómico a que "cumpla con sus responsabilidades" al tiempo que ha puesto de ejemplo la gestión de la Diputación, que según ha puntualizado, ha invertido desde el inicio del mandato más de diez millones de euros en alcantarillado y agua potable para los municipios mientras que el pueblo de Antas espera desde septiembre una depuradora para el tratamiento de sus aguas fecales.

Comentarios