Aqualia
Connecting Waterpeople
TEDAGUA
Asociación de Ciencias Ambientales
SCRATS
Regaber
Cibernos
Gestagua
Catalan Water Partnership
Fundación CONAMA
ABB
IIAMA
ITC Dosing Pumps
LACROIX
Aqualia
biv Innova
EPG Salinas
Insituform
Grupo Mejoras
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Prefabricados Delta
Almar Water Solutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
Ulbios
DuPont Water Solutions
ICEX España Exportación e Inversiones
Global Omnium
NOVAGRIC
Barmatec
NaanDanJain Ibérica
ISMedioambiente
FENACORE
Cajamar Innova
UNOPS
BACCARA
Innovyze, an Autodesk company
Sacyr Agua
Molecor
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Saleplas
Schneider Electric
Idrica
Rädlinger primus line GmbH
Miya Water
Kamstrup
DAM-Aguas
Elmasa Tecnología del Agua
AECID
Likitech
ADECAGUA
ACCIONA
Minsait
Fundación We Are Water
Isle Utilities
J. Huesa Water Technology
GS Inima Environment
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Filtralite
Ingeteam
BELGICAST by TALIS
Baseform
Hidroconta
Saint Gobain PAM
IAPsolutions
VisualNAcert
STF
TecnoConverting
Grundfos
Hach
FLOVAC
AGENDA 21500
Elliot Cloud
Xylem Water Solutions España
HANNA instruments
Consorcio de Aguas de Asturias
Control Techniques
AZUD
Red Control
ESAMUR
Blue Gold
Confederación Hidrográfica del Segura
Agencia Vasca del Agua
Bentley Systems
Fundación Biodiversidad
Redexia network
Aganova
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Botín
CAF
UPM Water
Vector Motor Control
Aigües Segarra Garrigues
EMALSA
Isle Utilities Webinar Series - 7 de julio:

Las hormigas tropicales podrían extinguirse por culpa del cambio climático

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.
Molecor
  • La temperatura máxima más alta tolerada por cualquiera de 88 especies de hormigas muestreadas fue de 56 grados.

La próxima vez que esté caminando por un bosque tropical y se sienta tentado a quejarse del calor, piense en las hormigas. Como son tan pequeñas, se sobrecalientan fácilmente en superficies expuestas al sol, desde el suelo hasta el dosel. El bosque que las hormigas experimentan puede ser de 10 a 15 grados centígrados más caliente que la temperatura ambiente, lo que las pone en riesgo de desfallecer por un golpe de calor.

Un reciente estudio realizado por un grupo de científicos trabajando en el Smithsonian en la Isla Barro Colorado en Panamá exploró las temperaturas extremas toleradas de 88 especies de hormigas. En promedio, las hormigas que viven en el dosel perdieron el control motor una vez que la temperatura alcanzó los 50 grados. Las hormigas que viven en el suelo del bosque piso desfallecieron, en promedio, a los 46 grados.

Como son tan pequeñas, se sobrecalientan fácilmente en superficies expuestas al sol

El estudio, publicado en Global Change Biology, se ocupa de las hipótesis de adaptación térmica, que “predice la aclimatación limitada de las máxima térmica en un mundo cuyo calentamiento va en aumento, con las especies tropicales con mayor riesgo de extirpación”, escribieron los autores, dirigidos por Michael Kaspari de la Universidad de Oklahoma. Las hormigas que viven en el dosel ya están regularmente expuestas a un calor potencialmente paralizante. Todas menos tres especies en el estudio se enfrentaron al límite de las temperaturas que toleran en condiciones naturales. Descubrieron que pocas hormigas que viven en el suelo son expuestas frecuentamente a temperaturas más altas de lo que pueden tolerar.

Publicidad

Para establecer el límite inferior de tolerancia térmica de las hormigas, los investigadores pusieron las hormigas en placas de Petri rodeadas de paquetes de gel Cryopak. Algunas hormigas toleraron temperaturas tan bajas como 4 C. La temperatura maxima tolerado fue de 56 grados.

“En la biología del cambio global la forma de medir la temperatura importa. Las temperaturas de las estaciones meteorológicas pueden aproximar la experiencia térmica de un tapir, pero no de las hormigas (y otras cosas pequeñas) que se mueven bajo la luz solar”, comentó Kaspari.

Se espera que las temperaturas medias de Panamá aumenten entre 2 y 5 grados centígrados para el año 2080, pero los autores no esperan que solamente la temperatura del aire sea lo que presione a las hormigas. Menos cobertura de nubes, una posible consecuencia de tormentas más intensas y menos frecuentes, podría aumentar la exposición al sol, lo que puede ser el mayor riesgo de las hormigas por el cambio global. La mortalidad de árboles debido a la sequía también podría aumentar la cantidad de suelo de los bosques expuestos a la luz solar directa.

“El futuro de la biodiversidad tropical en un mundo cuyo calentamiento va en aumento se reduce a esto: ¿son las especies tropicales y sus interrelaciones inusualmente frágiles?” pregunta Kaspari. “O es el trópico, como el motor de la biodiversidad de la tierra inusualmente robusto?”

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda