IFEMA
Connecting Waterpeople

La desertificación mundial, alarmante para 2070

0
99
  • desertificación mundial, alarmante 2070
    (Foto: Universidad Nacional Autónoma de México/UNAM)
  • Las zonas áridas ocupan 41 por ciento de los continentes y albergan al 34,7 por ciento de la población mundial, expuso Felipe García Oliva, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad.

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.
Bentley Systems
· 99
0

Las superficies áridas ocupan el 41 por ciento de los continentes y albergan al 34,7 por ciento de la población mundial. Según proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el problema avanzará a zonas húmedas y se intensificará en las semiáridas. “El escenario para el 2070 es alarmante”.

México tiene un problema serio de desertificación en regiones con amplios episodios de sequía; para poder enfrentarlo es necesario tomar acciones simultáneas a escalas local y global, alertó Felipe García Oliva, del Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) de la UNAM, con sede en Morelia.

Durante una conferencia magistral sobre el tema, ofrecida en el marco de la Semana de Diplomacia Climática de la Unión Europea (UE) en México 2018, el universitario comentó que la desertificación se debe entender a escala global, asociada al cambio climático y a variaciones en precipitación y temperatura; y a escala local, contemplando problemáticas nacionales y de productores regionales.

Problema global y local

La ONU define a este proceso como la degradación de la tierra en las zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, causada fundamentalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas. Es consecuencia de la vulnerabilidad de los ecosistemas de zonas secas, de la sobreexplotación y uso inadecuado de la tierra.

Las superficies áridas ocupan el 41 por ciento de los continentes y albergan al 34,7 por ciento de la población mundial

Estas interacciones impactan en diversos procesos de degradación: compactación y erosión de suelos, incendios, salinización, reducción de la fertilidad natural, reducción de la biodiversidad e invasión de especies vegetales, entre otros”.

En el auditorio del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA), García Oliva advirtió que el cambio climático es un hecho, y lo más alarmante es que las emisiones y las temperaturas están arriba de los escenarios más negativos que se hicieron hace varios años. “Le vamos ganando al pesimismo”.

A partir de la intensa actividad industrial en el planeta, y con la emisión de dióxido de carbono y metano, se reduce más la atmósfera. En este problema la biodiversidad juega un papel importante, porque la atmósfera actual es consecuencia de organismos vivos que tienen genes funcionales, aquellos que producen algo que origina transformaciones de las moléculas orgánicas o inorgánicas. “Al perder especies que quizá no soporten las condiciones de salinización, perdemos genes funcionales”.

El experto consideró que se deben hacer acuerdos a escala local y global para reducir este efecto del cambio climático.

Más interacción UNAM-Unión Europea

William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, señaló que la agenda de la reunión UE-México es relevante, con asuntos como la desertificación, la escasez de agua y el cambio climático, que constituye el problema más apremiante del siglo XXI.

En su oportunidad, Klaus Rudischhauser, embajador de la UE en México, comentó que la Semana Climática se celebra en más de 100 países para concientizar sobre estos temas.

Hemos demostrado que se puede tener crecimiento económico y reducción de emisiones. Nuestras economías en la UE han crecido 53 por ciento entre 1990 y 2006, mientras que nuestras emisiones se han reducido 23 por ciento. El reto es disminuir las emisiones en por lo menos 40 por ciento para 2030”, concluyó.

La redacción recomienda