Aqualia
Connecting Waterpeople
Idrica
Blue Gold
EMALSA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Molecor
Saint Gobain PAM
GS Inima Environment
Ulbios
ESAMUR
Redexia network
Almar Water Solutions
HANNA instruments
Filtralite
Likitech
Gestagua
Asociación de Ciencias Ambientales
Confederación Hidrográfica del Segura
Innovyze, an Autodesk company
NaanDanJain Ibérica
Elmasa Tecnología del Agua
LACROIX
VisualNAcert
EPG Salinas
Sacyr Agua
s::can Iberia Sistemas de Medición
TecnoConverting
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Fundación CONAMA
NOVAGRIC
AZUD
IAPsolutions
Xylem Water Solutions España
Barmatec
Fundación Botín
Elliot Cloud
Control Techniques
Grupo Mejoras
Fundación We Are Water
ICEX España Exportación e Inversiones
Agencia Vasca del Agua
ACCIONA
DuPont Water Solutions
ISMedioambiente
BELGICAST by TALIS
Hach
AECID
Ingeteam
Red Control
Smagua
Baseform
Fundación Biodiversidad
ABB
ADECAGUA
Bentley Systems
Rädlinger primus line GmbH
Consorcio de Aguas de Asturias
Isle Utilities
FLOVAC
AGENDA 21500
Aganova
Hidroconta
IIAMA
CAF
ITC Dosing Pumps
SCRATS
STF
Prefabricados Delta
Schneider Electric
Grundfos
Terranova
Catalan Water Partnership
Saleplas
FENACORE
biv Innova
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Insituform
UNOPS
Regaber
Vector Motor Control
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aqualia
TEDAGUA
Global Omnium
Lama Sistemas de Filtrado
Minsait
J. Huesa Water Technology
Cajamar Innova
Miya Water
Aigües Segarra Garrigues
DAM-Aguas
BACCARA
Cibernos
Kamstrup
UPM Water

El hielo de la Antártida se redujo en el Pleistoceno por temperaturas similares a las actuales

  • hielo Antártida se redujo Pleistoceno temperaturas similares actuales
  • Los investigadores aseguran que un calentamiento moderado durante miles de años puede provocar una pérdida de los hielos de la Antártida Oriental.

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.
Molecor

La masa de hielo de la capa de la Antártida Oriental (EAIS, por sus siglas en inglés), la más grande del planeta con una superficie de unas 21 veces España, tuvo un retroceso durante periodos cálidos continuados en el Pleistoceno tardío, con temperaturas similares a las predichas para este siglo. Esa es la principal conclusión a la que ha llegado un equipo internacional de investigadores con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El trabajo se publica en la revista Nature.

El hielo polar es un componente importante del sistema climático que afecta, entre otros, al nivel global del mar y a la circulación y el transporte de calor de los océanos. Tradicionalmente, la comunidad científica había centrado su atención en la capa de hielo de la Antártida Occidental, ya que es la que está sufriendo un mayor deshielo en la actualidad. Por su parte, se consideraba que la región oriental, que contiene cerca de la mitad del agua dulce de la Tierra, era menos sensible al calentamiento global. Sin embargo, los últimos datos obtenidos sugieren que un calentamiento de 2 °C en la zona, si se mantiene durante un par de milenios, llevaría a que se derrita un área importante de la Antártida Oriental, con las importantes implicaciones que tendría para el nivel global del mar.

“Estudiar el comportamiento de la capa de hielo en el pasado geológico nos permite informar sobre cambios futuros. Al formarnos la imagen de cómo ha crecido y decrecido la capa de hielo en pasados escenarios podemos entender mejor la respuesta que tendrá la masa de hielo de la capa de la Antártida Oriental al calentamiento global”, explica la investigadora del CSIC Carlota Escutia, que trabaja en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (centro mixto del CSIC y la Universidad de Granada).

Hemos detectado que los cambios más extremos se dieron durante dos periodos entre glaciaciones, hace 125.000 y 400.000 años

Para entender el impacto que ha tenido en el pasado el calentamiento en la capa de hielo, los científicos han reunido muestras de sedimentos del fondo oceánico procedentes de la cuenca del Subglacial de Wilkes. Estas muestras de sedimentos se tomaron en las profundidades del océano Austral durante la expedición Integrated Ocean Drilling Programme 318, que se llevó a cabo en 2010 y que dirigió la investigadora del CSIC.

Las huellas químicas en los sedimentos permitieron revelar los patrones de la erosión continental a medida que la capa de hielo avanzaba y retrocedía. “Hemos detectado que los cambios más extremos se dieron durante dos periodos entre glaciaciones, hace 125.000 y 400.000 años, cuando el nivel global del mar se encontraba entre 6 y 13 metros por encima del nivel actual”, señala Francisco Jiménez, también investigador del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra.

“Lo que hemos aprendido es que un modesto calentamiento de solo dos grados, si se mantiene durante miles de años, puede ser suficiente para hacer que la masa de hielo de la capa de la Antártida Oriental retroceda en sus áreas bajas”, concluye la investigadora del CSIC.

Redacción iAgua

La redacción recomienda