Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
NTT DATA
RENOLIT ALKORPLAN
Catalan Water Partnership
ISMedioambiente
IRTA
AGENDA 21500
Fundación Biodiversidad
Hidroglobal
AMPHOS 21
Kamstrup
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Almar Water Solutions
Aganova
J. Huesa Water Technology
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Asociación de Ciencias Ambientales
Red Control
MonoM by Grupo Álava
SCRATS
Fundación CONAMA
Vector Energy
Confederación Hidrográfica del Segura
DATAKORUM
AGS Water Solutions
ADASA
TRANSWATER
AECID
Ingeteam
ACCIONA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
FENACORE
Xylem Water Solutions España
Schneider Electric
IAPsolutions
Sivortex Sistemes Integrals
Saint Gobain PAM
MOLEAER
s::can Iberia Sistemas de Medición
LACROIX
Lama Sistemas de Filtrado
ADECAGUA
TecnoConverting
Aqualia
Prefabricados Delta
Baseform
ESAMUR
Filtralite
Minsait
Global Omnium
ONGAWA
Barmatec
Hidroconta
KISTERS
Smagua
TEDAGUA
Likitech
CAF
Agencia Vasca del Agua
Amiblu
Molecor
Innovyze, an Autodesk company
HRS Heat Exchangers
EPG Salinas
ICEX España Exportación e Inversiones
GS Inima Environment
Consorcio de Aguas de Asturias
Idrica
Grupo Mejoras
LABFERRER
Cajamar Innova
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Hach
Fundación Botín
FLOVAC
Sacyr Agua
Rädlinger primus line GmbH

Se encuentra usted aquí

Un material muestra capacidad para degradar las moléculas de un antibiótico que contaminan el agua

  • material muestra capacidad degradar moléculas antibiótico que contaminan agua
    Pablo González-Cebrián/ Fotos iAgua.
  • Electrodos con películas de dióxido de iridio y óxido de niobio en un sustrato de titanio mostraron excelentes resultados en la remoción de levofloxacino, un fármaco al que se considera un contaminante emergente.

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.

El levofloxacino es un antibiótico que se emplea comúnmente en el tratamiento de la neumonía, la rinosinusitis bacteriana, la prostatitis bacteriana, la pielonefritis, la infección del tracto urinario y enfermedades infecciosas de la piel o de estructuras de la piel, entre otras condiciones patológicas.

Con todo, este fármaco es considerado un contaminante emergente en razón de su baja degradabilidad en las estaciones de tratamiento de aguas residuales, lo que lo vuelve altamente prevalente en el ambiente acuoso. El consumo generalizado de levofloxacino y su elevada toxicidad –incluido su posible efecto como desregulador endócrino– agravan los impactos de la sustancia en el medio ambiente.

Científicos de distintas universidades e institutos paulistas, en Brasil, se unieron con la intención de desarrollar métodos capaces de eliminar con eficiencia este compuesto de matrices acuosas o de convertirlo en subproductos biodegradables y de baja toxicidad.

En el marco de este estudio, financiado por la FAPESP (expedientes 14/50945-4 y 17/11986-5), se obtuvieron excelentes resultados en la degradación de este antibiótico en muestras de agua simuladas y reales con la ayuda de electrodos desarrollados partiendo de películas de dióxido de iridio y óxido de niobio en un sustrato de titanio. Los detalles al respecto aparecen descritos en un artículo publicado en el periódico científico Electrochimica Acta.

Las películas se obtuvieron mediante el método Pechini modificado, y los electrodos, tras su caracterización morfológica, estructural y electroquímica, se emplearon para la degradación del antibiótico mediante la aplicación de distintos procesos, incluidas la electrólisis y fotoelectrocatálisis.

El material mostró una excelente actividad fotoelectrocatalítica y una alta estabilidad, aparte de una gran superficie electroquímicamente activa. Los resultados se consideraron también excelentes, lo que apunta buenas perspectivas para el tratamiento y la remoción de los contaminantes orgánicos existentes en el agua.

Entre los autores del artículo se encuentra la coordinadora de investigación del Centro de Desarrollo de Materiales Funcionales (CDMF), Lucia Helena Mascaro, docente de la Universidad Federal de São Carlos (DQ-UFSCar) y también investigadora del Centro de Innovación en Nuevas Energías (CINE).

El CDMF es un Centro de Investigación, Innovación y Difusión (CEPID) de la FAPESP con sede en la UFSCar, y el CINE es un Centro de Investigaciones en Ingeniería (CPE) apoyado por la FAPESP y la compañía Shell.

La redacción recomienda