Aqualia
Connecting Waterpeople
ESAMUR
Consorcio de Aguas de Asturias
J. Huesa Water Technology
Baseform
Prefabricados Delta
Cajamar Innova
Miya Water
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Blue Gold
ICEX España Exportación e Inversiones
AGENDA 21500
Red Control
Control Techniques
Terranova
Agencia Vasca del Agua
TEDAGUA
UNOPS
EMALSA
UPM Water
s::can Iberia Sistemas de Medición
LACROIX
Global Omnium
Innovyze, an Autodesk company
ACCIONA
Hidroconta
Cibernos
Fundación CONAMA
Sacyr Agua
ISMedioambiente
Redexia network
IIAMA
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
HANNA instruments
AECID
STF
Schneider Electric
AZUD
CAF
Regaber
VisualNAcert
Isle Utilities
Minsait
Asociación de Ciencias Ambientales
Aigües Segarra Garrigues
Elliot Cloud
Filtralite
Barmatec
ADECAGUA
Catalan Water Partnership
Smagua
Ulbios
IAPsolutions
NOVAGRIC
Rädlinger primus line GmbH
Idrica
Almar Water Solutions
BACCARA
Aganova
FLOVAC
Lama Sistemas de Filtrado
TecnoConverting
ABB
Grundfos
Saint Gobain PAM
Fundación Botín
Elmasa Tecnología del Agua
Kamstrup
Xylem Water Solutions España
Molecor
Gestagua
GS Inima Environment
Aqualia
Fundación We Are Water
Vector Motor Control
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Biodiversidad
NaanDanJain Ibérica
Grupo Mejoras
SCRATS
BELGICAST by TALIS
FENACORE
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
DuPont Water Solutions
Likitech
Bentley Systems
Hach
Saleplas
biv Innova
Insituform
Ingeteam
DAM-Aguas
EPG Salinas
ITC Dosing Pumps

Residuos orgánicos y lodos facilitan la restauración de suelos degradados por la minería

  • Residuos orgánicos y lodos facilitan restauración suelos degradados minería
    Restauración de Canteras/EEZA-CSIC.
  • Durante el estudio del CSIC se utilizaron dos tipos de enmiendas orgánicas de los suelos degradados: lodos procedentes de la Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas y compost de residuos sólidos urbanos

Sobre la Entidad

DiCYT
Agencia de Noticias para la divulgación de la Ciencia y Tecnología del Instituto ECYT de la Universidad de Salamanca.
ABB

Un equipo de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA), centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en Almería, ha comprobado a través de un estudio de campo de varios años en una cantera de roca calcárea, que los suelos degradados por la actividad minera pueden mejorar la infiltración y reducir su erosión hídrica con la aplicación de enmiendas conformadas por residuos orgánicos provenientes de la actividad humana. El trabajo se ha publicado recientemente en el último número de la revista Land Degradation and Development.

El proyecto de investigación experimental, liderado por el investigador de la EEZA, Albert Solé Benet, se inició en el año 2008. Se basó en una restauración experimental en las canteras de roca calcárea de la fábrica de cemento de Gádor, en Almería. Esta zona se sitúa en el límite climático entre el árido y el semiárido. Como técnicas de restauración se emplearon dos tipos de enmiendas orgánicas; por una parte, los lodos procedentes de la Estación Depuradora de Aguas Residuales Urbanas; y por otra parte, un compost procedente de la fracción orgánica de residuos sólidos urbanos. También se aplicaron dos tipos de acolchados o capas superficiales protectoras: grava y astillado forestal.

En el estudio se ha analizado la porosidad 2D con técnicas micromorfométricas y se han utilizado simuladores de lluvia, diseñados para sustituir la lluvia natural y determinar una serie de parámetros hidrológicos esenciales como la infiltración, la escorrentía y la erosión. Explica Lourdes Luna Ramos, investigadora de la EEZA y autora del artículo, que “en Almería, en donde la lluvia ocurre con muy poca frecuencia y a veces de manera torrencial, un simulador de lluvia es muy útil. Nos permite controlar tanto la cantidad como la intensidad de la lluvia y conocer qué relación tiene con los parámetros mencionados de infiltración y erosión, entre otros”.

En cuanto al uso de los lodos de depuradora y el compost, el estudio concluye que las enmiendas orgánicas mejoran la infiltración y reducen la erosión hídrica. “La utilización de técnicas de bajo coste como los residuos orgánicos procedentes de la actividad humana, contribuyen de manera directa a disminuir la presión ambiental procedente de la actividad antrópica”, señala Luna Ramos.

Las diferentes combinaciones de enmiendas orgánicas y acolchados generaron sistemas de poros diferentes que tuvieron respuestas hidrológicas diversas. Tradicionalmente se ha creído que los acolchados ayudan a conservar la humedad del suelo en zonas áridas con fuerte déficit hídrico; sin embargo, este estudio ha demostrado que la grava y el astillado forestal que se han utilizado como acolchados, no favorecieron la conservación de agua en el suelo.

Redacción iAgua

La redacción recomienda