El MARM amplia las medidas para prevenir la propagación en España del caracol manzana

8
0
8

El Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino ha publicado hoy en el BOE una Orden por la que se prohíbe la circulación, comercio, cría y tenencia del caracol manzana, una plaga que ocasiona graves daños en el cultivo del arroz en crecimiento y ocasiona graves pérdidas económicas en la producción de este cereal.

La orden publicada hoy es una ampliación de la norma publicada por el MARM el pasado 22 de julio, por la que se establecieron medidas urgentes de protección frente al caracol manzana “Pomacea insularum” y “Pomacea canaliculata”, con el objetivo de evitar la introducción y dispersión en el territorio nacional de esta plaga, en tanto la Comisión Europea adopta medidas de aplicación a todo el ámbito de la Unión Europea.

Estas medidas consistieron en la prohibición de introducir en España el caracol manzana procedente de países terceros, y en la exigencia de que las plantas de acuario procedentes de dichos países estén libres de formas vivas de la plaga.

Además, se adoptaron medidas para prevenir su dispersión desde la zona en erradicación del Delta del Ebro, a través de la maquinaria empleada en el cultivo del arroz. En concreto, las cosechadoras que se trasladen desde las zonas con presencia del caracol manzana a otras zonas libres de esta plaga, deberán ir acompañadas de un certificado en el que se especifique que se ha efectuado la limpieza en dicha maquinaria.

El caracol manzana es una plaga del arroz que ha sido introducida, normalmente de manera accidental, en diferentes países del mundo, a través de su comercio como especie de acuario. Considerada por la FAO como una de las plagas más importantes del arroz en el mundo, ocasiona graves daños en el cultivo en crecimiento y elevadas pérdidas económicas en la producción de este cereal.

En España, el caracol manzana ha aparecido en el Delta del Ebro, donde ha mostrado una elevada capacidad de dispersión y ha comenzado a provocar daños en las parcelas de arroz.

Esta es la primera detección de este molusco en España y supone una grave amenaza para las áreas de cultivo de arroz del continente y un impacto potencial a la biodiversidad de los humedales naturales por el consumo voraz de un gran número de especies de plantas acuáticas autóctonas.

Actualmente, la Generalitat de Cataluña está desarrollando un programa de erradicación y control de esta plaga, que ha contado desde el principio con la colaboración financiera del MARM.

Comentarios