Entrevista a Juan Costa: "España está considerada por muchas multinacionales como zona de estrés hídrico"

416
0
  • Juan Costa durante la entrevista con David Escobar (Fotografía: Guadalupe de la Vallina)
    Juan Costa durante la entrevista con David Escobar (Fotografía: Guadalupe de la Vallina)

Un contenido de:

Sobre la Entidad

EY
EY
EY es una firma mundial especializada en servicios profesionales de auditoría, de asesoramiento fiscal y legal, transacciones y consultoría.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 1
416

Juan Costa, socio Responsable Global del Área de Sostenibilidad de EY, destaca la importancia de la gestión del riesgo en las empresas y, más en concreto, de los relacionados con el agua. Nos recibe en su despacho para hablar de ello.

Pregunta.- Señor Costa ¿cuál ha sido su relación profesional con el medio ambiente en general y el agua en particular?

Respuesta.- La sostenibilidad forma parte de la economía y así lo he podido comprobar a través de los diferentes cargos que he ido ocupando a lo largo de mi carrera profesional. Lo que está claro es que no es sostenible una economía en conflicto permanente con el medio ambiente y será, precisamente la economía sostenible, la que transforme el mercado y la política económica mundial. En EY queremos ayudar a las empresas a afrontar lo que en nuestra opinión será el mayor desafío de la próxima década.

Para muchos sectores el agua es un elemento clave de su negocio y tiene asociados riesgos

P.- En su opinión ¿cuáles son los riesgos en la gestión del agua para las grandes corporaciones?

R.- Para muchos sectores, el agua es un elemento clave de su negocio y tiene asociados riesgos financieros, operativos, regulatorios y de reputación corporativa. Cuando parte del proceso productivo depende de la disponibilidad de un recurso escaso, condiciona tanto la capacidad de operación como el propio coste de producción. El agua puede, además, ser un condicionante de las operaciones, aunque no se use propiamente en el proceso. Si se altera la calidad o se condiciona el uso por parte de la comunidad (contaminación en el primer caso, disminución de la disponibilidad de agua en el segundo) puede tener riesgos legales importantes y con un fuerte impacto en la reputación corporativa. Además, estos dos factores están relacionados: a menor disponibilidad más condicionada está la calidad del agua. De hecho, la escasez y la interrupción del suministro es el riesgo más alto.

En cualquier caso, las empresas líderes están transformando su gestión del agua desde una estrategia basada en los riesgos a otra más activa, menos reactiva, para provocar cambios en la situación global, no solo en la de la propia empresa. 

P.- ¿Son conscientes las empresas de cómo afecta a su negocio?

En muchos foros internacionales se señala el agua como el próximo desafío tanto a nivel social como empresarial

R.- Desde luego que son conscientes y cada vez más. En muchos foros internacionales se señala el agua como el próximo desafío tanto a nivel social como empresarial. Las proyecciones acerca de la diferencia entre disponibilidad de agua y las necesidades de consumo son preocupantes a nivel global. Adicionalmente, el agua no está disponible de la misma forma en todas las zonas. España está considerada por muchas multinacionales en sectores como el de alimentación o bebidas como "zona de estrés hídrico". Eso las exige estar más atentas, medir con precisión su situación en la gestión del agua, incluir este aspecto en su mapa de riesgos y contar con planes de mitigación de los mismos. Incluso cuando la compañía esté implantada en una zona de "no-estrés" puede verse afectada si sus proveedores lo están. Los flujos del comercio son hoy más complejos y, de alguna manera, se han "virtualizado". Las herramientas de evaluación de riesgo hídrico son cada vez más sofisticadas y están cada vez más integradas en la estrategia global de la compañía.

P.- ¿Qué herramientas/líneas de trabajo ofrece EY para una correcta gestión del riesgo?

La sostenibilidad forma ya parte de las decisiones estratégicas de las empresas y también es un negocio prioritario para EY

R.- Cuando hablamos de agua, y en general, de recursos naturales, desde EY creemos que la aproximación no debe limitarse al concepto de riesgo. Es necesario plantearse cuestiones que puedan crear valor desde una visión estratégica en el ámbito de la gestión de recursos; y no podemos olvidar que, entre estos, el agua, su planificación, gestión y consumo, van a tener un papel preponderante en la agenda corporativa y social de los próximos años.

En este marco, asesoramos a las empresas a entender y evaluar las implicaciones derivadas de la gestión del agua, ya sea en su papel como gestoras o bien como consumidoras, así como a medir el impacto económico interno de las mismas. En este sentido, analizamos posibles amenazas y oportunidades derivadas de una adecuada gestión estratégica de todo lo relativo al agua. Junto a esta visión, colaboramos con empresas y organismos en el desarrollo de procesos y mejoras en lo relacionado con la gestión de recursos del ciclo del agua. Todo ello teniendo en cuenta la evolución de las políticas públicas, dado el evidente impacto que la regulación tiene en su estrategia y operaciones.

Contamos, además, con dos iniciativas sectoriales que buscan integrar los proyectos de sostenibilidad en la estrategia de la compañía: PUMMA, que es el acrónimo de Power & Utilities Maturity Model and Architecture, donde plasmamos nuestra visión del negocio a lo largo de la cadena de valor, los modelos de madurez, los modelos de riesgos y control más adecuados, y los indicadores y sistemas de información más habituales en las compañías del sector. Asimismo, el Global Water Intelligence (GWI) agrupa información clave y estratégica de alta calidad con noticias, opiniones, análisis y seguimiento de proyectos del sector.

En los últimos años, hemos asesorado a empresas y gobiernos en aspectos de negocio, de inversión, regulatorios o tecnológicos, prestando servicios tanto de consultoría como de verificación de la información no financiera que reportan a los distintos stakeholders. Asimismo, publicamos documentos de referencia tanto de forma sectorial como por geografías, lo que nos aporta una visión global que intentamos convertir en un activo al servicio de las organizaciones con las que trabajamos.

P.- Centrémonos en la actividad de EY en España. Acaba de presentar el nuevo equipo, ¿cuáles son los objetivos que se marca?

R.- La sostenibilidad forma ya parte de las decisiones estratégicas de las empresas y también es un negocio prioritario para EY. A nivel internacional, nuestra Firma es la marca más reconocida en servicios de asesoría en sostenibilidad, según Verdantix, una de las principales firmas de análisis en materia de sostenibilidad, energía y medioambiente del mundo. Contamos a nivel mundial con alrededor de 700 profesionales entre auditores, consultores, fiscalistas y expertos en transacciones. En España, la incorporación de un grupo de profesionales de reconocido prestigio, junto con el equipo interno de EY que hemos venido construyendo a lo largo de los dos últimos años, nos sitúa en la mejor posición para convertirnos en líderes en este sector en nuestro país. Ese es el objetivo y estoy seguro de que estamos cerca porque hemos ampliado nuestra capacidad de servicio excepcional al cliente y estamos desarrollando las competencias necesarias para los desafíos que presentan las tendencias de futuro.

P.- En el sector empresarial español del agua pasa por un momento difícil en nuestro país, pero ocupa una posición privilegiada a nivel mundial ¿qué estrategia empresarial cree que debería aplicarse para consolidar esta posición?

R.- Hay mucho por hacer. Reestructurar mecanismos de financiación, incluidas políticas de precios; reforzar el ecosistema de la innovación, donde se potencian y alcanzan madurez las nuevas tecnologías; e incorporar la tendencia creciente de una mayor transparencia tanto a nivel de la administración como de la propia empresa adoptando, entre otros, criterios de reporting internacional. Estoy convencido que son los pasos que se están dando en muchos casos, pero no de forma global en nuestro país y es el camino a seguir para atraer el liderazgo mundial a nuestro territorio. Además, de continuar, claro está, con los procesos de internacionalización.
 

Comentarios