Connecting Waterpeople
Contenido premium

EMASESA consolida un modelo avanzado en la gestión de lodos con MITLOP

MITLOP, Modelo Integrado de Gestión de Lodos de Depuración y de Otros Residuos Orgánicos cuenta con programas de educación ambiental que propician actitudes, valores y habilidades para minimizar las consecuencias de los hábitos cotidianos en el medio ambiente

La empresa metropolitana de aguas de Sevilla, EMASESA, en su responsabilidad social y ambiental por contribuir al crecimiento sostenible, la utilización racional de los recursos y la economía circular, ha desarrollado e implantado un modelo integrador y avanzado en el sistema de tratamiento, higienización y gestión de lodos, combinando métodos alternativos que aceleran los procesos biológicos, aumentan su eficiencia al reducir el tiempo y el espacio necesario para llevarlos a cabo, garantizan la seguridad en el proceso y dan como resultado un producto susceptible de valorización agronómica.  

Esta innovadora apuesta de Modelo Integrado de Gestión de Lodos de Depuración y de Otros Residuos Orgánicos (MITLOP), además, permite la valorización de otros tipos de residuos orgánicos, también producidos en las ciudades, de tal modo que este nuevo modelo va a recibir, tratar y gestionar de Sevilla y su área metropolitana 80.000 toneladas/año de lodos procedentes de la depuración de las aguas residuales y 9.000 toneladas/año de la potabilización del agua, así como la biomasa vegetal proveniente de la poda de parques y jardines y otro tipo de residuos verdes que hagan la función de estructurantes, como los del olivar, la cascarilla de arroz, etc.

EMASESA ha desarrollado e implantado un modelo integrador y avanzado en el sistema de tratamiento, higienización y gestión de lodos

De este modo, EMASESA gracias a MITLOP, además de propiciar la Economía Circular a nivel nacional y la sostenibilidad de diversas actividades productoras de residuos, cumple y da respuesta a la reglamentación existente, eliminando o minimizando el posible impacto ambiental (olores, insectos, ruidos, etc.) que genera la manipulación de este tipo de residuos en el entorno.

El proyecto MITLOP que ha sido desarrollado a través del proceso de Compra Pública de Innovación (CPI), instrumento para generar demanda desde el sector público con objeto de buscar soluciones de innovación, presenta tres elementos innovadores que corresponden a una Unidad de Compostaje Avanzado, a una Plataforma Inteligente de Gestión Avanzada de la Calidad del Aire y Olores, ambas ubicadas en el Complejo Ambiental Copero y a una Planta de Hidrólisis Térmica, situada en la EDAR Ranilla.

Así, estas soluciones innovadoras han permitido convertir a las dos Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) Copero y Ranilla en espacios tecnológicos y ambientales, alineados con los objetivos marcados en el Plan Estratégico de Protección Medioambiental, Excelencia en el Tratamiento, Economía Circular y Sostenibilidad de EMASESA.

Con MITLOP, estas EDAR en lugar de ser consumidoras de energía (más de 40 % del Ciclo Integral del Agua) y generadoras de residuos (más del 80%) se convierten en instalaciones descontaminadoras y protectoras del medio ambiente que producen energía limpia (biogás) y son autosuficientes, contribuyendo a la transformación del modelo económico actual hacia un modelo circular y descarbonizado.

Unidad de Compostaje Avanzado del Complejo Ambiental El Copero

La Unidad de Compostaje Avanzado del Complejo Ambiental El Copero, uno de los elementos innovadores del proyecto, cuenta con un área de recepción y preparación donde se recepcionan los lodos deshidratados y son acondicionados y mezclados con el material estructurante; una área de fermentación, donde se realiza el “core” del proceso y una nave de maduración y almacenamiento, donde madura el compost

  • Tolva de Mezcla para fermentación
    Tolva de Mezcla para fermentación
  • Zona de preparación: adición de estructurante
    Zona de preparación: adición de estructurante

La fermentación se realiza bajo invernadero, en un espacio confinado de casi 10.000 m², y una altura máxima de 7.5 m con cubierta translúcida de policarbonato soportada en pilares de hormigón, en cuya base se han instalado sensores que permiten monitorizar el proceso y operar función de sus variables, optimizándolo y reduciendo las necesidades de tiempo y superficie, siendo la capacidad de la instalación es de 94/tn día de lodos (26% sequedad).

Nave de fermentación

Toda la unidad de compostaje está confinada y cuenta con un potente sistema de desodorización mediante biofiltro avanzado que permite que el impacto por olor del proceso sea nulo. El aire cargado de gases y sustancias volátiles generadas durante el proceso es movilizado y colectado a través de conducciones hasta un biofiltro donde este aire es tratado por efecto de los microrganismos, consiguiendo la eliminación de estas sustancias.

El aire es extraído mediante ventiladores centrífugos con una tasa de renovación determinada en función de la carga odorífera (muy superior en el caso del invernadero donde se realiza la fermentación) y colectado a través de una red de casi 2.000 m de tuberías de polipropileno, que convergen en un plenum donde el aire es humectado con agua regenerada para ingresar en el biofiltro.

Sistema de desodorización (plenum).

Este sistema facilita el control de todas las variables para su monitorización y explotación que se gestiona desde Plataforma Inteligente de Gestión Avanzada de la Calidad del Aire y Olores, posibilitando la extracción y desodorización del aire para garantizar un impacto ambiental por olor nulo.

Plataforma Inteligente de Gestión Avanzada de la Calidad del Aire y Olores

La Plataforma Inteligente de Gestión Avanzada de la Calidad del Aire y Olores, otro de los elementos innovadores de MITLOP, permite la monitorización de la calidad del aire ya mencionada y la detección de episodios de olor, nutriéndose de la información de una amplia red de sensores con la que cuenta el proceso.

Dispositivo de monitorización para controlar la contaminación ambiental

Este elemento innovador se configura con objeto de ampliar el conocimiento sobre la contaminación ambiental por olores generada por las instalaciones de tratamiento de lodos y mejorar la toma de decisiones que permitan reducir y corregir el impacto generado, a partir de una mejor planificación de operaciones de mantenimiento y rutina. Así, esta plataforma incluye redes de monitorización de calidad del aire y emisiones de las fuentes, integradas con modelos numéricos de predicción de la dispersión y análisis de retro trayectorias que permiten determinar el impacto generado y la potencial procedencia de las concentraciones de olor. Este sistema predictivo de alerta temprana para el control de las emisiones odoríferas, que desarrolla modelos predictivos, gracias a la instalación de sensores específicos, tanto en emisión como inmisión, tiene como principal objeto convertirse en un centro de apoyo a la decisión y de control y comunicación de calidad del aire en el entorno, garantizando la toma de decisiones de la explotación diaria de la instalación y facilitar la detección de las situaciones no ordinarias y contingentes.

Experimentación agrícola y de nuevas tecnologías

Por otra parte, el Complejo Ambiental El Copero también alberga un espacio de experimentación de nuevas tecnologías: centro de investigación para estudios, con un alto carácter innovador, demostrativo y de aplicación directa en materia de agua y economía circular.

Además, cuenta con un área de experimentaciones agrícolas desde la que se puedan obtener conclusiones y recomendaciones sobre el uso del compost de lodos en la agricultura. Este centro también está destinado a acoger a estudiantes para la realización de trabajos de fin de grado, máster o tesis doctorales.

Y acoge un centro de interpretación con objeto de promover programas de concienciación ambiental.

Programas de Educación Ambiental

Así, en relación a la importancia de dar a conocer las acciones que minimicen los impactos ambientales, MITLOP ha incorporado el diseño y realización de unos programas y actividades de educación y comunicación ambiental dirigidos a la ciudadanía con objeto de dar visibilidad a los avances en la gestión de los residuos y el valor ambiental que supondrá este proyecto en el área metropolitana de Sevilla.

Estos programas educativos contribuyen a permitir que la ciudadanía mantenga una relación positiva con el medio que les rodea y están especialmente encaminados igualmente a la enseñanza reglada, en sus diferentes niveles, como a la no reglada, con el objetivo de llegar al mayor número de población.

En este sentido, el programa denominado El círculo mágico del agua, destinado a los alumnos de 5º y 6º de Educación Primaria tiene como finalidad dar a conocer la gestión del Ciclo Integral Urbano del Agua, y la gestión sostenible de los residuos que genera la ciudad de Sevilla. Se imparte en el propio centro escolar, ampliando la docencia reglada en conocimiento del medio con charlas, talleres y actividades específicas.

Y con el programa EMASESA sostenible que contempla la visita a la propia EDAR Copero, el alumnado puede descubrir in situ la contribución que MITLOP realiza a la mejora del medio ambiente, con la puesta en valor de la economía circular. Este tipo de actividades, que ponen en contacto al aula directamente con el medio, constituyen un tipo de herramienta didáctica de alta utilidad, al complementar los temas tratados a través de un contacto directo con el entorno y logrando que la transmisión de los contenidos sea más significativa, tanto por la motivación que despierta, como por la especial relevancia que supone este tipo de experiencia en el ámbito del conocimiento.

Estos programas de educación ambiental, inspirados en la búsqueda de soluciones a los problemas ambientales, combinan la teoría con la práctica, propiciando la adquisición de actitudes, valores y habilidades que permitan a la población, además de reconocer la importancia del consumo responsable del agua para la vida, identificar las consecuencias de los hábitos cotidianos en el medio ambiente y las relaciones del cambio climático con el agua y la sostenibilidad.

Planta de Hidrólisis Térmica

Y otro elemento innovador de MITLOP es la Planta de Hidrólisis Térmica. Los procesos de HT se basan en un mecanismo térmico: elevan el fango hasta una elevada temperatura (140-180 °C) y mantiene la presión a unos 5-10 bares durante un tiempo entre 15 y 60 minutos (etapa de cocción). En estas condiciones se produce la rotura de la estructura física del lodo, siendo el tratamiento más eficaz para la lisis celular, que tiene como consecuencia que los lodos son higienizados, y solubilización de la materia orgánica que incrementa la eficiencia de la digestión anaerobia posterior aumentando la producción de gas de digestión y la producción de energía eléctrica.

  • Planta de Hidrólisis Térmica
    Planta de Hidrólisis Térmica

La hidrólisis térmica se conjuga con la codigestión en la que el aporte y valoración de sustratos externos (residuos orgánicos no peligrosos de alta carga) en la digestión anaerobia de los lodos de las depuradoras incrementa la obtención de energía limpia para las instalaciones de depuración en general y de la propia hidrólisis térmica en particular.

Así, ambas técnicas permiten la valorización energética de los lodos, posibilitando la autosuficiencia energética de estas instalaciones con la consecuente reducción de la huella de carbono.

MITLOP impulsa la innovación en la prestación de los servicios públicos a nivel de administración local, creando un referente a nivel nacional y sirviendo de modelo a otras administraciones, y es una oportunidad de mitigar el cambio climático en el transcurso del proceso de depuración, favoreciendo la reutilización del agua resultante, generando energía limpia y ahorros energéticos, absorbiendo cosustratos de diferente procedencia y convirtiendo el residuo final en producto con un alto valor agronómico.

El proyecto MITLOP (CPI-2019-34-1-MIT-04), con un presupuesto inicial de 18.000.000 euros, está cofinanciado con un 64% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través de una ayuda concedida por el Ministerio de Ciencia e Innovación de 11.520.000 euros, en el marco del Programa Operativo Plurirregional de España (POPE) 2014-2020 al amparo de la Línea de Fomento de la Innovación desde la Demanda (Línea FID) del Ministerio de Ciencia e Innovación.