Aguas de Valencia prevé comprar la participación de CaixaBank en la firma

180
0
180

El presidente de Aguas de Valencia (AVSA), Eugenio Calabuig, prevé poder comprar en enero a CaixaBank la participación que ostentaba Banco de Valencia en Agval --entidad que posee el 60,2 por ciento de AVSA--, con lo que se haría con el cien por cien de la sociedad, y "luego, la idea es dar entrada a empresarios y gente valenciana".

La empresa de la familia Calabuig Fucsa posee un 50,01 por ciento de Agval y el 49,99 restante ha pasado a manos de CaixaBank por la adquisición de Banco de Valencia. En abril, la nacionalizada comunicó a la Comisión Nacional de Competencia que dejaba desierta su representación en el consejo de AVSA a raíz de la fusión con CaixaBank, cuyo grupo participa en su competidora Aguas de Barcelona.

Esos tres puestos han sido ocupados este martes por "empresarios valencianos, solventes, que pueden aportar a la sociedad y con buena relación" con el resto, en concreto por Rodolfo Beltrán Martinavarro, Álvaro Gómez-Trénor y Sebastián Carpi, como independientes, según ha señalado Calabuig en un encuentro informativo celebrado tras la Junta General de Accionistas en la que se ha aprobado su nombramiento.

Calabuig ha explicado que recurrió al arbitraje de la Cámara de Comercio, según prevén los estatutos de Agval, para ejercitar su derecho de tanteo sobre esas acciones y espera que "funcione". Por el momento, ha presentado su propuesta de árbitro y está a la espera de que CaixaBank lo acepte o plantee otro, en cuyo caso ambos deberían intentar alcanzar un acuerdo o recurrir a un tercero como mediador.

"Volver a los orígenes de Agval"

El empresario castellonense mantiene que su intención es "volver a los orígenes de Agval, se llame Agval o como se llame, pero con una estructura similar" a la mercantil que constituyeron ocho accionistas valencianos liderados por Banco de Valencia como "mecanismo de defensa" para evitar la entrada de socios hostiles, ya que les otorga un derecho de tanteo en caso de venta de acciones o de que el control de éstas cambie de manos, como ha sucedido con Banco de Valencia.

Una vez adquirida la participación de CaixaBank, cuyo valor podría oscilar "entre 45 y 60" millones de euros, a su juicio "cambia todo el panorama" accionarial y podría dar entrada en la sociedad a "gente valenciana que ha mostrado ya su interés por entrar en Agval", entre los que podrían estar los tres nuevos consejeros de AVSA. Recalca, no obstante, que esa segunda fase todavía "no está muy avanzada".

De la entidad catalana, destaca que "tiene muy buenos modos" y que sus relaciones son "buenas, mejores que con el FROB", que "paralizó" la oferta que presentó Calabuig para adquirir las acciones de Banco de Valencia y con quien admite que las juntas eran "complicadas".

"Ha sido un año terrible"

"Ha sido un año terrible", ha asegurado Calabuig, quien insiste en que su vocación es quedarse en la compañía y "gestionarla para que sea cada vez un poco mejor", a poder ser "con gente valenciana y con el apoyo de la sociedad valenciana".

De acuerdo con los resultados presentados en la Junta, en la que estaban presentes seis accionistas y 26 representados, Aguas de Valencia cerró 2012 con un beneficio neto de 21,2 millones de euros, un 15,4 por ciento más que el año anterior, y una cifra de negocio de 231,1 millones de euros, fundamentalmente por los contratos de saneamiento y depuración logrados en Andalucía y La Rioja.

En 2013, Calabuig prevé aumentar el beneficio "entre un 8 y un 9 por ciento", después de haber cerrado mayo con un ligero incremento de la cifra de negocio respecto al ejercicio anterior, en el que se contuvo el crecimiento en venta de agua --actividad que representa el 58,5 por ciento del negocio de la compañía--. De cara al futuro, se centrarán en las diez autonomías en las que trabajan y en "consolidar la empresa", antes de lanzarse al "tema internacional, muy goloso pero complicado", más allá de sus incursiones en África y Colombia.

Vocación de permanencia y colaboración de Suez

Según explica, el representante del grupo francés Suez ha expresado su "vocación de permanencia" y de "colaborar, ayudar y aportar mucho" a la empresa, al tiempo que ha planteado si repartirán más dividendo del 40 por ciento habitual dada la "mucha" liquidez que posee AVSA, que está "muy poco endeudada en relación con el sector".

Calabuig ha descartado esa posibilidad por la decisión adoptada hace año y medio de "hacer acopio de liquidez para poder invertir" pese a las dificultades de acceso al crédito, al tiempo que ha recordado el pronunciamiento de Competencia acerca de que Suez "no puede estar en la gestión". Al respecto, ha precisado que "nunca ha pedido estar en el consejo de administración porque sabe que no puede", aunque mantiene su "objetivo" de "hacerse con la empresa".

Este miércoles será el turno de la Junta de Accionistas de Agval en la que, según ha avanzado, se propondrá no repartir beneficios.

Comentarios