FCC incrementa la facturación en la rama de agua en un 3,6% hasta los 444,1 millones respecto al primer semestre de 2012

199
0

Sobre la Entidad

Aqualia
Aqualia es la empresa de gestión del agua del FCC Servicios Ciudadanos. Es la primera de su sector en España, la tercera empresa privada de Europa y la sexta en el mundo. Trabaja para 23,5 millones de usuarios en 1.110 municipios de 22 países.
199

Temas

  • El impacto de la liquidación de Alpine y la depreciación de los activos del área de Energía provocan un resultado negativo de 607 millones de euros.
  • De los 361 millones de euros invertidos por la compañía, 213 millones se han destinado a los negocios de Medioambiente y Agua
  • La rama de servicios medioambientales se erigió como primera por facturación, con 1.399,7 millones mientras que la rama de agua es la única que creció, un 3,6%, hasta 444,1 millones
  • El endeudamiento financiero se reduce un 6,1% y la cartera de contratos crece un 6,6%

FCC cerró el primer semestre del año con un resultado negativo de 607 millones de euros, cifra que recoge básicamente los saneamientos realizados en las filiales Alpine y FCC Energía. Con estos ajustes el Grupo de Servicios Ciudadanos concluye prácticamente el saneamiento de activos iniciado con los resultados del pasado ejercicio y se concentra en la ejecución anticipada del plan estratégico.

La cuenta de resultados del primer semestre de 2013 registra dos circunstancias excepcionales: la insolvencia y posterior proceso de liquidación de Alpine, filial de FCC Construcción para Europa central y del Este, y el ajuste de valor realizado en FCC Energía como consecuencia de los cambios regulatorios efectuados por el Gobierno de España. Estos ajustes arrojan un saldo negativo total de 570 millones de euros, de los que 372 corresponden a Alpine y 147,9 a Energía.

Las pérdidas registradas en la cuenta de resultados del primer semestre de 2013 no alteran las previsiones contempladas en el presupuesto ni en el plan estratégico, cuyos ejes básicos son la reducción del endeudamiento, una generación de caja recurrente de 800 millones de euros y un Ebitda de 1.200 millones en un horizonte de dos años.

El Grupo registró en la primera mitad del año unos ingresos de 3.133 millones de euros, un 13,7% menos que el mismo período del año anterior. En la cifra de negocio se aprecia el efecto de las desinversiones realizadas en el período, entre ellas la actividad de handling. Por áreas geográficas se constata la contracción del mercado en España y el crecimiento de Centroamérica, Estados Unidos y Oriente Medio y norte de África. Para que la comparación sea homogénea se ha eliminado la aportación de Alpine en el primer semestre de 2012, cuyos activos y pasivos han sido dados de baja tras la declaración de insolvencia y el inicio del proceso de liquidación de la constructora y del holding por parte del administrador judicial en el pasado mes de junio.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se cifró en 293 millones de euros, un 34,7% menos. Esta cifra se sitúa ligeramente por encima de la planificación interna, que contempla un menor beneficio en la primera parte del año como consecuencia del impacto de la estacionalidad en algunas actividades, como la construcción y el cemento. Servicios Medioambientales y Agua aportaron más del 90% del beneficio bruto en la primera mitad del año.

En el primer semestre se dotaron 210 millones para la amortización del inmovilizado, un 6,3% menos que en el mismo período de 2012. La partida de 46 millones de otros resultados de explotación proviene del área de Cemento y recoge las plusvalías de 104 millones generadas por la operación de intercambio de activos con CRH y la venta de una terminal portuaria en el Reino Unido, por un lado, y la provisión de 60,8 millones para saneamientos y gastos de reestructuración de la plantilla, por otro. En consecuencia, el resultado neto de explotación (Ebit) alcanzó los 129,3 millones de euros.

El resultado antes de impuestos de las actividades continuadas refleja un saldo negativo de 92 millones tras la aplicación de unos gastos financieros netos de 210 millones, cuyo crecimiento se debe en su práctica totalidad a la refinanciación integral realizada por Cementos Portland Valderrivas, y otros resultados financieros por importe de -9,2 millones, debidos a la variación del valor razonable de instrumentos financieros.

Tras incorporar al beneficio antes de impuestos las partidas del impuesto de sociedades, positiva en 50,6 millones por crédito fiscal, las pérdidas netas de FCC Energía de 147,9 millones provocadas por los sucesivos cambios regulatorios introducidos por el Gobierno español, los resultados negativos en 50,1 millones de otros activos reclasificados como actividades interrumpidas, y los 372 correspondientes al deterioro hasta valor cero de la participacion en Alpine, el resultado neto atribuible a la sociedad dominante arroja un saldo negativo de 607 millones de euros.

El grupo invirtió 361 millones de euros, de los que 148 correspondieron a las aportaciones realizadas a Alpine antes de su declaración de insolvencia. El resto de las inversiones son de mantenimiento de los negocios de Medioambiente y Agua.

En línea con el objetivo de desapalancamiento recogido en el plan estratégico, la deuda financiera neta se redujo en 433 millones de euros, un 6,1% respecto al cierre de 2012. Los 6.654 millones de euros de deuda no recogen aún el efecto de las principales desinversiones realizadas durante el semestre (el 50% de Proactiva, por importe de 150 millones, y el 49% del negocio de agua en la República Checa, por 97 millones). Estas dos operaciones, unidas a la enajenación de activos inmobiliarios de FCC Construcción y la reducción de la deuda vinculada a la salida de Alpine, elevan las desinversiones a casi 1.000 millones de euros.

En esta fecha todos los procesos de desinversión están en marcha, con el objetivo de que el programa culmine a final de año o, como muy tarde, en el primer semestre del próximo ejercicio. Las desinversiones y la generación de caja situarán la deuda por debajo de 5.000 millones de euros.

Al positivo comportamiento del endeudamiento se une el crecimiento de la cartera, que al cierre del semestre sumaba contratos por importe de 32.935 millones de euros, un 6,6% más en el primer semestre de 2012. La cartera creció en las tres áreas de negocio, especialmente en Servicios Medioambientales y equivale ya a más de 3,5 años de actividad.

Según informa Europa Press, la rama de servicios medioambientales se erigió como primera por facturación, con 1.399,7 millones, pese a que descendió un 4,8%, mientras que la rama de agua es la única que creció, un 3,6%, hasta 444,1 millones. La de cemento redujo un 20,1% sus ingresos, hasta aportar 270,2 millones.

Comentarios