El Gobierno andaluz y el Ayuntamiento de Sevilla analizan el impacto visual del proyecto de Altadis en el Guadalquivir

21
0
21

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, han celebrado este jueves una reunión en la que el primer edil hispalense le ha expuesto el proyecto para la futura fábrica de tabacos de Altadis, que incluiría un cambio de calificación en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para que estos suelos pasaran de ser industriales a uso terciario, algo que necesitaría la aprobación de la Administración andaluza. En este marco, se ha acordado el inicio de reuniones desde esta misma tarde por parte del concejal delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, y de la consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, María Jesús Serrano, para estudiar el posible impacto visual de la altura de los edificios que se prevén junto al río Guadalquivir.

En rueda de prensa, tanto Zoido como el portavoz del Gobierno andaluz, Miguel Ángel Vázquez, han destacado el buen tono de una reunión en la que se ha "primado el interés ciudadano por encima de intereses políticos" con el objetivo de crear empleo para lo que se trabajará "codo con codo" entre ambas administraciones para disipar las "dudas" que pueda haber sobre el proyecto y que ha planteado la Administración regional, aunque dejando claro que el proyecto "se puede reorientar".

Así, el alcalde hispalense ha dejado claro que Sevilla "se merece" un proyecto en el que se pretende "contar con todos" y se ha mostrado "satisfecho" con una reunión, a la que ha acudido "con respeto y lealtad institucional" y en la que se ha puesto de manifiesto por parte de ambas partes que "lo que de verdad importa es el beneficio de la ciudad por encima de los partidos". "Es un proyecto de ciudad en el que se mantuvo la firmeza desde el primer momento en que se quería un uso terciario y no residencial, para que la creación de empleo no quede sólo en la construcción", indica.

Zoido detalla que el convenio permite que el Ayuntamiento "no pague ni un euro ni compense con otras parcelas", pero que Altadis permanezca con 31.000 metros cuadrados y el Ayuntamiento disponga de 23.000 metros cuadrados, de los que 15.000 serían para equipamiento público, con una comisaría, usos culturales e instalaciones para mayores y una guardería. Además, se pretende la regeneración de la ribera del Guadalquivir y se prevé un aparcamiento de 500 plazas en la zona de la empresa que adquiera los terrenos de Altadis. "Supone una gran aportación para la ciudad y se hará desde la transparencia".

En este marco, ha explicado que Díaz le ha trasladado su "preocupación por el posible impacto de los edificios en la lámina de agua", ante lo que Zoido ha insistido en que ese impacto "será poco dado que los edificios que existen por detrás tienen mayor altura", pese a lo que ha mostrado su conformidad con que se analice pormenorizadamente en una reunión entre Vílchez y Serrano. En cuanto a la zona verde, ha insistido en que "no se pierde, sino que se traslada al interior", ya que habrá un "replanteo" y existirán "más zona verde que la actual", lamentando que desde el PSOE se haya apuntado la instalación en el actual espacio verde de bloques de unas siete plantas criticando "a un ayuntamiento que está poniendo más zonas verdes que nunca".

"Ahora es una zona abandonada y me preocupa que pase el tiempo y no se concrete, por lo que mi deseo es que se eliminen los muros y se abra la zona al río con un paseo fluvial. Todos son ventajas, sin inconvenientes, pero estoy dispuesto a trabajar con la Junta para aclarar cualquier extremo. Lo que es bueno para Sevilla, lo es también para el Ayuntamiento y la Junta", ha recalcado el alcalde, que ha esperado que Altadis "colabore" en todo el proceso, en el que se apunta como plazo para la modificación urbanística a unos cuatro meses que Zoido espera "reducir".

Junta pide elementos singulares más allá del comercio

Por su parte, Vázquez ha valorado un encuentro con el que asegura que se pretende "dar ejemplo a la ciudadanía de que es posible, útil y necesaria la colaboración entre administraciones", por lo que esta tarde se mantendrán los primeros contactos para "mejorar" el protocolo firmado. Ha detallado que se le ha trasladado a Zoido que existen "dudas" sobre elementos existentes en el convenio, aunque afirma que "se puede reorientar hacia la legalidad urbanística de Andalucía y ante la voluntad de acuerdo de ambas administraciones".

De este modo, detalla que la Junta ha apostado por que el proyecto no sea residencial, revierta en los sevillanos, "como aquellos que perdieron cuando se perdió la actividad industrial emblemática de muchos años en la ciudad", y donde se prime el empleo, mejore el acceso al río, dote a la ciudad de equipamientos y "se mejore el protocolo con elementos singulares más allá de los comerciales".

Así, incide en el "compromiso de trabajar conjuntamente, algo que se empieza sin perder ningún minuto", porque Sevilla "necesita revitalizar el tejido y que se genere dinamismo económico". "Ya hemos manifestado que el exceso de edificabilidad puede perjudicar o tener un impacto en la lámina del río, además se han de buscar fórmulas que vayan más allá en el ámbito del comercio y proteger zonas verdes, pero no queremos predisponer sino trabajar codo con codo con el Ayuntamiento para tener lo que se merece el ciudadano", concluye.

Vázquez ha indicado que durante la reunión no se han abordado otros asuntos urbanísticos, ya que asegura que el proyecto de Altadis "tiene enjundia e importancia vital para Sevilla". "Su importancia hace que nos pongamos manos a la obra desde esta tarde", sentencia.

Comentarios