Miguel López Estebaranz: “España es el segundo país europeo en patentes tecnológicas relacionadas con el agua”

582
0
582

Miguel López Estabaranz, Director de AFRE, estuvo presente la pasada semana en el primer Foro Hispano-Israelí sobre Tecnología del Agua, donde iAgua le entrevistó con motivo del papel que la asociación tuvo en el evento, además de otros temas.

Pregunta.- ¿Qué objetivos esperáis de este tipo de foros?

Respuesta.- Vivimos en una economía global. Las empresas, hoy más que nunca, tienen actividad en los cinco continentes. Un factor de competitividad muy importante es la innovación tecnológica, y países fuertes tecnológicamente en materia de agua como son España e Israel han de cooperar juntos.

Lo que pretendíamos con este encuentro empresarial, el primero que hacemos entre compañías israelitas y españolas, es estrechar lazos de cooperación entre empresas muy especializadas, muy innovadoras y de perfil variado: constructoras, operadoras, fabricantes, ingenierías, empresas de consultoría… que fortalezcan esos lazos comerciales, de ocupación en innovación tecnológica, y promover la competitividad en un entorno cada vez más global y más diverso culturalmente.

P.- ¿Qué pueden aportar las empresas españolas en tecnología del agua a Israel?

R.- España tiene un expertise muy grande en diversas materias. Somos el segundo país europeo en patentes tecnológicas relacionadas con el agua, por encima de Israel. Israel es un gran especialista en temas de riegos, como también en temas de desalación y tratamientos de agua a nivel tecnológico.

Un factor de competitividad muy importante es la innovación tecnológica, y países fuertes tecnológicamente en materia de agua como son España e Israel han de cooperar juntos.

España, además, tiene conocimiento en gestión, integración de diferentes soluciones tecnológicas, construcción de plantes de tratamiento y desalación, grandes regadíos, formas integradas de gestión de los recursos hídricos y comunidades de regantes.

Ambos países comparten el uso eficiente del agua como una de sus grandes directrices, y por ese motivo, deberíamos entendernos muy bien.

P.- En contraposición, ¿qué espera España de las empresas israelíes?

R.- Estamos hablando de empresas que tienen muchas cosas en común, porque los dos países donde nacen tienen una semejanza fundamental: la escasez de los recursos hídricos. En Israel, esa escasez es extrema. Es de los pocos países que importa recursos hídricos del exterior, y han sido pioneros en algunas materias, como por ejemplo el caso del riego por goteo.

Por tanto, yo no haría distinción entre empresas israelitas y españolas. Hay empresas interesadas en buscar su complemento perfecto, y lo pueden encontrar en España, en Israel o en otro país.

En este foro se han juntado en torno a cuarenta empresas tecnológicamente innovadoras y de perfil muy variado: constructoras, operadoras de abastecimiento y saneamiento, de tratamiento de aguas, de riegos, de producto, que fabrican tecnologías de telecontrol, tecnologías de tuberías, bombas, filtración, sistemas de tratamiento... Creo que esto supone una gran oportunidad de hacer un matching “a la carta”.

P.- ¿Qué función tiene la AFRE en este tipo de encuentros bilaterales?

R.- En casos como este, las asociaciones jugamos un papel catalizador. Hemos promovido, junto con el Parque Científico y la Embajada de Israel, esta actividad. De hecho, no es la primera que hacemos entre países tecnológicamente avanzados en materia de agua. Lo que hacemos es favorecer ese “matching” que comentaba anteriormente, ese “networking”, que muchas veces culmina en una alianza comercial para un determinado mercado en un intercambio de productos en el catálogo de cada empresa, o puede terminar incluso en la cooperación para una nueva innovación tecnológica.

P.- Hablando de sinergias entre países, ¿cuáles son los siguientes pasos en líneas de trabajo similares?

R.- Bueno, como decía, hay muchas. La próxima va a ser Chile: un encuentro de empresas españolas y chilenas, probablemente a finales del mes de junio o a principios del mes de julio.

En el mundo ahora mismo estamos en una economía global, llena de oportunidades: en un mercado inmerso en una enorme crisis. Y no hay que olvidar que ha habido una baja del mercado nacional: estamos hablando hasta un 60%.

P.- ¿Qué hay de esa bajada en el mercado de la tecnología del agua en concreto?

R.- De inversión en el sector del agua en general podríamos hablar de cifras más específicas, pero sin embargo, tiene oportunidades en países que están teniendo en los últimos años un crecimiento sostenido muy importante. Ahí están los países iberoamericanos, barriendo para casa.

Chile sin duda es uno de los países que ha mantenido un mejor crecimiento, y ahora mismo ya se puede hablar de un país consolidado y desarrollado que está apostando por un sector agrícola como uno de sus motores económicos, muy centrado también en la exportación de productos de calidad. Tiene otros muchos sectores: el turístico o el minero, que tienen necesidades muy concretas en relación con el agua y hay que darle solución.

Quizás, en esos casos, la cooperación se dará desde un socio tradicional tecnológico, y en gestión fuerte del agua a un país que necesita para sus desarrollos y sus demandas empresas con ese expertise.
 

Comentarios