Entrevista a Marina Arnaldos: "No tengo claro que haga falta salir de España para que se reconozca el talento"

691
1

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.
  • Marina Arnaldos.

Marina Arnaldos Orts estudió Ingeniería Industrial en la Universidad Politécnica de Valencia y realizó un Máster en Ingeniería del Medio Ambiente en el Illinois Institute of Technology (Chicago, USA). En esta misma institución completó sus estudios de doctorado, donde investigó nuevos procesos para la disminución del consumo energético en el tratamiento de aguas residuales. La investigación presentada en su tesis doctoral ha sido premiada recientemente por la American Academy of Environmental Engineers and Scientists (AAEES).

Actualmente desarrolla su actividad profesional como ingeniero de investigación en el Departamento de I+D+i de la empresa española Acciona Agua. Su labor en dicho departamento se centra en la optimización y desarrollo de procesos para el tratamiento de aguas residuales.

El trabajo trata de determinar si podemos realizar los mismos procesos que normalmente se llevan a cabo en una EDAR a muy bajos niveles de oxígeno

Pregunta - Nos gustaría conocer, en primer lugar, cómo llegaste al sector del agua, y qué te llevó a especializarte en el ámbito del tratamiento de aguas residuales.

Respuesta - Mi primer contacto con el sector del agua fue a través de una asignatura troncal que cursé en la Universidad Politécnica de Valencia, como parte del plan académico del programa de Ingeniería Industrial Superior. Pero, realmente, mi interés por el tratamiento de aguas no se desarrolló al completo hasta cursar un Máster en Ingeniería Medioambiental en el Illinois Institute of Technology (Chicago, E.E.U.U.), gracias a una beca ofrecida de manera conjunta por dicha institución y por la Universidad Politécnica de Valencia. Allí fue donde me puse en contacto con un grupo de investigación de procesos y tecnologías para tratamiento de aguas. Durante el año que estuve llevando a cabo la tesis de Máster en dicho grupo, el sector del agua y la actividad desarrollada por el mismo captó crecientemente mi interés. El resultado de esa afinidad fue que decidí continuar especializándome en el ámbito del tratamiento de aguas en la misma institución y en el mismo grupo de investigación, realizando un doctorado sobre tratamientos biológicos a bajos niveles de oxígeno. Desde ese mismo grupo y paralelamente a mi doctorado, durante esos años llevé a cabo otros proyectos de investigación en materia de tratamiento de aguas.

P. - ¿En qué consiste la investigación por la que te han otorgado el Premio de Honor de la AAEES? ¿Cuál era tu punto de partida? ¿Y el objetivo? 

R. - La investigación que ha recibido el Premio de Honor de la AAEES es la realizada en mi tesis doctoral. Esta investigación aborda el desarrollo de un nuevo proceso de tratamiento biológico de aguas residuales. Específicamente, el trabajo trata de determinar si podemos realizar los mismos procesos que normalmente se llevan a cabo en una planta de depuración de aguas residuales (eliminación materia orgánica y de nutrientes) a muy bajos niveles de oxígeno. En términos antropológicos, la solución ha sido seleccionar bacterias ‘sherpa’ que pueden vivir con muy poca concentración de aire, igual que los habitantes de ciertos poblados en las alturas del Himalaya donde las concentraciones de oxígeno en el aire son bajas. Esto es muy interesante desde el punto de vista de la optimización energética y de costes de operación de los procesos biológicos de depuración, en los que la energía para aireación supone entre un 45 y un 75 % del consumo energético total. Por tanto, el punto de partida de la investigación fueron los procesos biológicos convencionales de eliminación de nutrientes y materia orgánica, y el objetivo final era la consecución de un proceso que pudiera alcanzar los mismos resultados que los procesos convencionales, pero a menores niveles de oxígeno y, por tanto, a un coste operacional significativamente menor.

P. - ¿Qué sensaciones te provocó recibir este premio?

Constituye un gran estímulo, después de estos años de trabajo y sacrificio, el reconocimiento por parte de una institución científica de tanto prestigio como la AAEES

R. - Mi primera sentimiento al recibir el premio fue de sorpresa y, seguidamente, me invadió una intensa satisfacción. Aunque, en mi opinión, lo principal sea que uno esté personalmente satisfecho de haber hecho un buen trabajo y de saber que el esfuerzo invertido haya resultado en algo de interés y de buena calidad, el que además exista visibilidad en lo que haces es algo que produce mucha satisfacción también. Por eso, constituye un gran estímulo, después de estos años de trabajo y sacrificio, el reconocimiento por parte de una institución científica de tanto prestigio como la AAEES.

P. - ¿Cuáles han sido los mayores retos a los que te has enfrentado en este proyecto? ¿Y los logros de los que te sientas más orgullosa?

R. - Los mayores retos a los que me he enfrentado son aquellos a los que se ha de enfrentar un investigador antes o después. El desarrollo de un nuevo ámbito de conocimiento tiene el riesgo de que muchas veces se ignora si todo funcionará como se ha predicho; en muchas ocasiones hay que abandonar determinados caminos y hacer cambios de estrategia más o menos repentinos. Hay momentos muy frustrantes durante el desarrollo de un trabajo de investigación que hay que saber encajar para seguir adelante con tu objetivo. Además, el hecho de tener que operar y monitorizar constantemente la actividad de unos reactores biológicos significó que, durante un par de años, no pude abandonar el laboratorio apenas, trabajé sin descanso alguno y, por supuesto, no pude volver a España a ver a familiares y amigos.

El logro del que me siento más orgullosa es el de, precisamente, haber podido encajar los retos que se me iban presentando a lo largo de la investigación, y seguir adelante. El proceso me ha hecho una persona más fuerte y más flexible a todos los niveles, tanto profesional como personalmente. Creo que esto es algo con lo que otros investigadores −no importa de qué campo− pueden sentirse identificados. Hace falta mucha paciencia y mucho tesón para seguir adelante en algunos momentos, pero si lo consigues, es algo que te hace crecer como ser humano. Es un gran orgullo personal el ver que has conseguido vencer las dificultades y que has terminado un proceso siendo alguien más completo que la persona que eras cuando empezaste.

P. - ¿Crees que los profesionales tienen que salir fuera de España para que se reconozca su talento, como te ha pasado a ti?

El desarrollo de un nuevo ámbito de conocimiento tiene el riesgo de que muchas veces se ignora si todo funcionará como se ha predicho

R. - Sinceramente, no tengo claro que haga falta salir de España para que se reconozca el talento, sobre todo en el mundo global en el que vivimos, donde la información sobre las cosas que grupos profesionales de otros países hacen está a disposición de mucha gente.

Lo que sí creo es que el salir fuera es una experiencia muy positiva, tanto para las personas que trabajamos en el sector del agua, como para cualquier otro tipo de profesional. Es una experiencia que te abre mucho la mente y que te hace mirar la vida y las cosas que haces desde un prisma y una perspectiva diferente. Salir de tu país significa salir de tu “zona de confort” en muchos aspectos, y eso significa desarrollar tu capacidad de adaptación a nuevas ideas y nuevas formas de hacer las cosas. Yo creo que esto ayuda a convertirnos en mejores profesionales y, quizás, ayuda también a desarrollar la excelencia personal. En este sentido, creo que es un proceso que conduce a promover el talento del que uno dispone; hay ciertas habilidades que probablemente yo no hubiera tenido la capacidad de desplegar o de desempeñar si no hubiera sido porque tuve la necesidad en un momento determinado de adaptarme a una serie de circunstancias y situaciones. Esto no significa que haya que salir de España para desarrollar el talento, simplemente que, en ciertos casos, puede ayudar en el proceso de evolución personal y profesional.

P. - ¿Cómo valoras la experiencia de trabajar en E.E. U.U.? ¿Cuáles son en tu opinión las principales diferencias (o similitudes) en materia hídrica entre este país y España?

R. - Como comentaba antes, creo que salir fuera en general es algo que enriquece mucho a varios niveles. Ésta, desde luego, ha sido mi experiencia tras trabajar durante unos años en E.E.U.U. A pesar del esfuerzo y de que no siempre fue fácil, no me arrepiento en absoluto de la experiencia; la valoro como algo absolutamente positivo.

En cuanto a la diferencia en materia hídrica en E.E.U.U. y España, hay que tener en cuenta que Estados Unidos es prácticamente un continente en el que hay zonas muy diferentes en cuanto a la disponibilidad de fuentes de agua; por tanto las prácticas de utilización, tratamiento e incluso reutilización del agua son también muy distintas. Hay zonas que, en su gestión del agua, se asemejan a España, como pueden ser las zonas áridas de California, Arizona, Tejas, etc. En estas zonas la preocupación es el ahorro de agua, la reutilización y la buena gestión de los escasos recursos hídricos. En otras zonas como Massachusetts, Nueva York, y el propio Illinois hay más preocupación por la contaminación de cuerpos de agua superficiales, debido al arrastre de contaminantes por las fuertes lluvias. En el caso de Illinois, por ejemplo, en el que existen amplias zonas dedicadas al cultivo del maíz, el arrastre de fertilizantes y herbicidas con las lluvias es un tema crítico que causa mucha preocupación en el sector del agua local. Por tanto, la problemática del agua en E.E.U.U. es diversa en función de la localización; como digo, en algunas zonas se asemeja a la de España, y por tanto también se asemejan las decisiones de gestión hídrica, mientras que en otras zonas las cuestiones que más apremian son fundamentalmente diferentes a las que nos ocupan en nuestro país.

P. - Háblanos de tu trayectoria en ACCIONA Agua: cómo llegaste a trabajar en la compañía, cuáles son tus funciones…

Mi labor en Acciona Agua se ha centrado, principalmente, en el desarrollo y optimización de nuevos procesos para tratamiento de aguas residuales

R. - Cuando terminé el programa de doctorado, solicité un puesto de ingeniero de investigación en el Departamento de I+D+i de Acciona Agua para llevar a cabo un proyecto de investigación de tratamiento de aguas residuales orientado a la optimización energética, financiado por los fondos europeos Marie Curie. El proyecto me pareció de gran interés, además de que versaba precisamente sobre temas de mi especialidad en optimización energética de tratamientos biológicos para aguas residuales. Una vez contratada por Acciona Agua, mi labor se ha centrado, principalmente, en el desarrollo y optimización de nuevos procesos para tratamiento de aguas residuales. El objetivo es poder ofrecer procesos competitivos que reduzcan significativamente el consumo energético y que permitan alcanzar mayores niveles de reducción de contaminantes en comparación a los ya existentes en el mercado. Asimismo, parte de mi labor tiene que ver con el soporte de tipo técnico a otras partes del negocio; en este sentido, el Departamento de I+D+i de Acciona Agua se convierte en un punto de apoyo fundamental para el resto de departamentos cuando surge una necesidad o problemática más allá de las comúnmente encontradas en el diseño y operación de plantas de tratamiento de aguas. 

P. - ¿Cómo ves tu futuro en el sector? ¿Qué otros proyectos tienes contemplado desarrollar en materia de tratamiento de aguas?

R. - Definitivamente, mi objetivo es seguir desarrollando mi actividad profesional en el sector del agua a corto, medio y largo plazo. Creo que es un sector fascinante, con muchas posibilidades y con mucho trabajo por hacer. Tengo bastantes ideas sobre posibles proyectos a desarrollar dentro del campo del tratamiento de aguas. Los proyectos que más me interesan se suelen centrar en la parte biológica en los procesos de tratamiento; para poder optimizar los procesos es importante conocer hasta qué punto podemos manipular la biología de los mismos y cómo podemos controlarla para que haga exactamente lo que nosotros necesitamos. En este sentido, tengo la suerte de contar con la plataforma del Departamento de I+D+i de Acciona Agua, que tiene una cartera muy amplia de proyectos sobre tecnologías de muy diversos tipos. Asimismo, este departamento favorece la aparición de nuevas ideas entre los miembros del equipo, dentro de unas ciertas líneas de trabajo que se establecen como prioritarias. Esto me está permitiendo participar, desarrollar y proponer proyectos de tratamiento biológico, tanto de la línea de aguas como de la línea de fangos. Otros proyectos que también me gustaría desarrollar son aquellos relacionados con la gestión integral e inteligente del ciclo del agua. Este tipo de proyectos reúne temas que me suscitan gran interés, como son el modelado matemático y el control de procesos, así como el desarrollo de sistemas de soporte a la decisión.

En el Departamento de I+D+i de Acciona Agua también se están desarrollando proyectos de este tipo, lo que constituye una buena oportunidad para mi desarrollo como profesional del sector del agua. 

Comentarios