Nelson Gomonda: “El acceso al agua potable y el saneamiento son los primeros pasos para salir de la pobreza”

0
472

Un contenido de:

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 2
472

Nelson Gomonda es el gestor del programa Pan-África de WaterAid y de Gerente de Promoción Regional para África Occidental. Coordina la prestación de servicios en los niveles sub-regionales y pan-africano de WaterAid. Se unió a WaterAid en 2007. Anteriormente, trabajó con organizaciones que asesoraban en políticas y programas de desarrollo, incluyendo la Delegación de la UE, DFID, el proyecto de Iniciativa Nacional para la Educación Cívica, la Estrategia de Reducción de la Pobreza en Malawi apoyada por el PNUD con el Ministerio de Planificación Económica y Desarrollo, GTZ/GIZ y ActionAid.

Pregunta - ¿Cómo comenzó a trabajar en el sector del agua?

Respuesta - Fue mientras coordinaba una evaluación de impacto de las políticas y programas de mitigación de la pobreza en Malawi en 1997. Me di cuenta de que el acceso al agua potable y el saneamiento son los primeros pasos para salir de la pobreza. No me uní a WaterAid hasta 2007, cuando buscaban un Asesor de Políticas y Apoyo Regional para el sur de África. Con mi experiencia en educación política e integración regional, encontré la oferta muy interesante. No perdí el tiempo, y cogí la oportunidad que iba a ayudarme a entender mejor la relación entre las cuestiones de agua, saneamiento e higiene con el desarrollo humano.

P. - ¿Cómo es la situación del sector de saneamiento en África? 

R. - 768 millones de personas no tienen acceso al agua potable en el mundo, y 2,5 millones no tienen acceso a letrinas adecuadas. Sólo el 63% de los habitantes del África subsahariana tiene acceso a agua potable, y el 70% no tiene acceso a servicios básicos de saneamiento. Cada día, 1.000 niños menores de 5 años en el África subsahariana mueren de diarrea causada por la falta de agua potable y saneamiento. Un informe de 2012 de la OMS hace una estimación conservadora de los costes de agua y saneamiento inadecuados en los países del África subsahariana: suponen el equivalente a 4,3% de su PIB cada año. Eso se traduce en más de 55.000 millones de dólares sólo en 2012, y casi 4.000 millones más de los compromisos de ayuda a África. Imagínese lo que podría hacerse para generar progreso abordando esto.

Cada día, 1.000 niños menores de 5 años en el África subsahariana mueren de diarrea causada por la falta de agua potable y saneamiento

Hemos avanzado. 300 millones de personas en el África subsahariana han accedido al agua potable desde 1990. Pero la falta de inversión y el rápido crecimiento de la población implican que hay ahora más personas sin acceso al agua potable que en 1990, pasando de 264 millones en 1990 a 327millones en 2011. El saneamiento se ha quedado atrás de forma más dramática. Hay 200 millones de personas más que carecen de saneamiento básico ahora que hace 20 años en el África subsahariana, porque la financiación de las mejoras no se ha mantenido paralela a las demandas de más personas y más urbanización. En esta situación, alcanzar el saneamiento que fijan los ODM puede tardar más de 150 años.

P. - ¿Qué papel juega WaterAid en la mejora de los servicios de agua potable y saneamiento en África?

R. - WaterAid trabaja con socios locales para proporcionar habilidades y apoyo a las comunidades para establecer proyectos de agua potable y saneamiento. Apoyamos a los grupos de la sociedad civil en sus presiones a los gobiernos y en la construcción de redes a través de coaliciones. También les apoyamos en la supervisión de las mejoras a través de la investigación, como nuestros informes 'off-track off-target’ y la app WashWatch. Proporcionar fuentes seguras de agua y saneamiento funciona más y mejor si se mantiene por la propia comunidad. Por ejemplo, el proyecto WASHTech trabaja en tecnologías baratas y eficaces en Burkina Faso, Ghana y Uganda, e incluye soluciones como bombas que pueden ser mantenidas por las propias comunidades.

WaterAid y sus socios también ejecutan programas de educación y llevan a cabo recaudación de fondos.

P. - ¿Cuáles son las metas de la organización? 

R. - El objetivo es simple: el agua potable y el saneamiento son derechos fundamentales, y todos deben tener acceso a ellos en 2030. El agua potable, la mejora de la higiene y el saneamiento apuntalan la salud, la educación y los medios de vida, y son el primer paso para superar la pobreza. 

P. - ¿Cuáles son los principales logros de la organización?

R. - El ODM establecido en 2000 de reducir a la mitad el número de personas sin acceso al agua potable se alcanzó en 2010, y estamos orgullosos de que nuestros proyectos hayan contribuido a ello. WaterAid ha llevado agua potable a 19,2 millones de personas, y saneamiento a 15,1 millones desde su fundación en 1981. Hay proyectos individuales de los que estamos muy orgullosos. El pasado 7 de enero abrimos los grifos en el proyecto Big Pipe para proporcionar agua limpia y segura a la comunidad etíope de Abi Sidhat. También hemos contribuido a las campañas en torno al Día Mundial del Agua en marzo y el Día Mundial del Inodoro en noviembre, en la que personas de todo el mundo participaron en actividades de reconocimiento de la importancia del agua potable y el saneamiento. Trabajamos duro para convencer a los gobiernos de que el agua, el saneamiento y la higiene son prioridades crecientes. Ayudó que el saneamiento se añadiera como ODM en el 2000, y ahora trabajamos para lograr nuevos objetivos que seguro que se añaden a los ODM cuando se reelaboren tras su expiración en 2015.

P. - ¿Cuáles son los problemas y las ventajas de trabajar con los gobiernos de África?

WaterAid ha llevado agua potable a 19,2 millones de personas, y saneamiento a 15,1 millones desde su fundación en 1981

R. - Trabajamos con una amplia variedad de socios en nuestros programas, incluidos los gobiernos, grupos comunitarios y ONG. Con ellos, nos aseguramos la financiación, proporcionamos la ayuda y la investigación y aplicamos soluciones técnicas. Al asociarnos con los gobiernos y las agencias locales, somos capaces de aprovechar la experiencia local y encontrar soluciones que se adapten a las necesidades con más exactitud. Sin embargo, a veces luchamos para convencer a los gobiernos de que cumplan sus promesas de aumentar el gasto en agua y saneamiento. Necesitamos financiación: el apoyo a los programas y el mantenimiento de los mismos deben introducirse en las prioridades. También trabajamos para mejorar la habilidad de los gobiernos de mantener nuestros proyectos y programas. Es igual de importante comenzar y asegurar que continúan durante uno, dos o cinco años. Los gobiernos y donantes deben identificarlo como prioridad. La crisis de agua y saneamiento mata a 1.000 niños africanos cada día, y los gobiernos corren el riesgo de incurrir en una brecha de credibilidad si no la abordan.

P. - Háblame de otros socios con los que trabaja la organización.

R. - Tenemos unos 400 socios locales. Entre ellos hay universidades, el departamento del gobierno del Reino Unido para el Desarrollo Internacional, los fondos de CORDIS de la UE, Australia Aid, USAID y los ministerios de varios países. WaterAid UK también se beneficia del apoyo de la industria del agua de Reino Unido y otros socios corporativos. En África, trabajamos con los organismos intergubernamentales, incluyendo el Consejo de Ministros Africanos sobre el Agua (el órgano de asesoramiento técnico de la Unión Africana); el Parlamento Panafricano, que también es un órgano de la Unión Africana; comunidades económicas regionales como la Comunidad de Desarrollo del Sur de África, etc. Además, trabajamos con asociaciones como la Asociación Africana del Agua, que une empresas de agua a cargo de la prestación de servicios en diferentes niveles. Trabajamos además en colaboración con el Gobierno de Liberia, cuya presidenta, Ellen Johnson Sirleaf, es la Embajadora de Buena Voluntad para el Agua y el Saneamiento en África.

P. - ¿Cuáles son los proyectos futuros de WaterAid?

R. - Trabajamos en 27 países en cientos de proyectos de agua potable y saneamiento. Nuestro proyecto Big Pipe, que ha recaudado más de 1 millón de libras, sigue llevando agua limpia y segura a 130.000 personas en las comunidades de difícil alcance en Etiopía. También presionamos activamente a los líderes de África para hacer del agua y el saneamiento una prioridad, al tiempo que la ONU busca acordar un marco de desarrollo de sustitución de los ODM, que han de ejecutarse en 2015. Finalmente, trabajamos en la integración de la población juvenil, estimada en torno al 60% de la población de África, en el sector de agua y saneamiento, como una forma de que puedan mejorar sus medios de vida y generar ingresos mediante su participación.

Esta entrevista forma parte del Nº 2 de iAgua Magazine.

Comentarios