"Con la regulación vigente, los organismos de cuenca ya podrían autofinanciarse"

377
0
  • Miguel Antolín presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo (Fotografía: González Cebrián)
    Miguel Antolín presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo (Fotografía: González Cebrián)

Sobre la Entidad

Águeda García de Durango
Responsable de Contenidos y Comunidad en iAgua.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 3

Personalidades

Miguel Antolín llegó a la presidencia de la Confederación Hidrográfica del Tajo con el objetivo de desbloquar el proceso de Planificación Hidrológica. En esta entrevista nos desvela las claves para lograrlo.

“Los organismos de cuenca mantienen el patrimonio hidráulico español a un coste ridículo"

Pregunta.- ¿Cómo llegó al mundo del agua?

Resupuesta.- Cuando me presenté a las oposiciones del cuerpo de Caminos en el año 90, mi primer destino fue esta casa. Llevo en el mundo del agua 25 años ininterrumpidamente.

He estado en la Dirección General durante todo este tiempo, y supongo que estarían buscando un perfil profesional que conociese bien la materia y el sector.

P.- ¿Cuáles destacaría como los mayores logros de su gestión en la Confederación?

R.- El logro más importante es el Plan Hidrológico de cuenca, especialmente dificultoso por haberse tenido que adaptar a los requisitos de la Directiva Marco. Ha sido muy difícil hacer compatibles las necesidades de cantidad y calidad de agua para los distintos usuarios, dado que eran muchas veces contrapuestas. Basta decir que en el proceso de elaboración hemos recibido más de 12.000 alegaciones. Es el que más alegaciones ha recibido. A esto hay que añadir el Trasvase Tajo-Segura, regulado por unas normas muy particulares.

P.- ¿Son esos los mayores problemas a la hora de elaborar el Plan?

R.- Sin duda ha sido lo más complicado. Prácticamente el 20% de la población urbana de España está en esta cuenca. Esto hace que las necesidades de cumplimiento sean más elevadas, y el hecho de tener que elaborar un Plan que contenga los requisitos de la Directiva Marco ha sido muy complejo.

P.- Comentaba que este Plan es uno de los que más alegaciones ha tenido. ¿Qué porcentaje de ellas se han incluido en el documento definitivo?

R.- El espíritu de gran parte de ellas ha sido considerado. El problema es que muchas veces los intereses son contrapuestos. Hemos hecho un ejercicio de “cuadratura del círculo”, en el sentido de poner de acuerdo las exigencias de los usuarios de la cuenca, pero cumplir al 100% es materialmente imposible.

“El nuevo ciclo de planificación tiene que converger aún más con la Directiva Marco”

P.- ¿Qué inversiones hay previstas en este periodo de planificación y en qué ámbitos?

R.- El Programa de Medidas cifra las inversiones en más de 8.200 millones de euros hasta 2027. En ellas se computan las de la Administración General del Estado y las de las Comunidades Autónomas, Administraciones locales… Ya se han realizado del orden de 3.000 millones.

P.- ¿Cómo se coordina la planificación hidrológica española con la portuguesa?

R.- La coordinación con Portugal se establece a través del Convenio de Albufeira, modélico en Europa por ir más allá de unos requisitos de transferencia de volúmenes. Además, tiene rango de Tratado internacional, es decir, prevalece sobre el ordenamiento interno. El nuevo Plan debería articularse en torno al propio Convenio, puesto que es el Tratado base de referencia entre los dos países.

P.- ¿Hay alguna actuación que destacaría en la cooperación hispano-lusa?

R.- En relación con Portugal, hemos sufrido episodios de lluvias intensas que han producido avenidas importantes. La más significativa fue de unos 7.000 metros cúbicos por segundo, que conseguimos laminar hasta unos 4.000 y que mereció el reconocimiento público por parte de Gobierno portugués. Gracias a la gestión de avenidas que se hace en España, Lisboa no se inunda.

P.- ¿Con qué Comunidad Autónoma ha sido más difícil ponerse de acuerdo?

R.- Cada región tiene sus peculiaridades, y todas ellas han tenido un grado de participación importante. Destacaría la colaboración de todas ellas para la consecución del objetivo final.

P.- En cuanto a los organismos que han participado en la elaboración del plan, ¿qué dificultades se han encontrado a la hora de coordinarse con, por ejemplo, organizaciones ecologistas?

Las organizaciones ecologistas cumplen un papel fundamental: defender su punto de vista, como otro tipo de usuarios, en relación con la utilización del recurso. En general, la relación ha sido buena. Otra cosa es que se pueda autoimponer en el propio Plan un nivel de exigencia mayor en determinados aspectos. Hemos procurado atender a todos los usuarios: nuestro deber es procurar atender a todos en la medida en que se pueda, y buscar equilibrios que permitan satisfacer sus exigencias.

P.- ¿Y cree que lo han llegado a cumplir?

R.- En gran medida sí. Esto no es una foto fija, es un proceso en evolución. Es decir, esto no quiere decir que en el proceso siguiente de revisión del Plan no podamos seguir mejorando. No pretendemos ser perfectos, sí ir caminando hacia la perfección.

P.- ¿Por qué cree que a un sector de la población le ‘disgusta’ el Trasvase Tajo-Segura?

R.- Porque no es fácil de entender. Hace falta un gran esfuerzo de didáctica y de racionalidad, y evitar llevar este tipo de planteamientos a un escenario más visceral y menos riguroso. En ese sentido, el Gobierno ha hecho un gran esfuerzo por encauzar la situación, y se ha mejorado sensiblemente la situación.

P.- ¿Se toman medidas de concienciación para que sea más positiva la imagen del Trasvase?

“En el proceso de elaboración del Plan hemos recibido más de 12.000 alegaciones”

R.- Queda mucho por hacer. Este tipo de cuestiones son muy fáciles de llevar a un plano visceral, abandonando un plano racional, y lo que hay que hacer es plantear el asunto en un plano de rigor y de raciocinio.

P.- ¿Por qué se ha decidido aumentar de 240 a 400 hectómetros cúbicos el volumen de cabecera? ¿Por qué genera tanta polémica?

R.- Es un problema de entender el concepto. No es fácil explicar en pocas palabras las consecuencias de esta decisión. En cuanto al por qué, es para asegurar una reserva estratégica en materia de abastecimiento para Madrid y Toledo durante 2 años, dado que sufrimos episodios de sequías con cierta frecuencia.

  

P.- ¿Se prevé construcción de alguna infraestructura tipo alguna presa más?

R.- No. En materia de infraestructura, las prioridades se centran en mantener el patrimonio existente, las zonas regables y asegurar el estado de las presas. Ahora es difícil acometer grandes infraestructuras. A pesar de ello, en el Plan si se reconoce la necesidad de incrementar las regulaciones de determinados sistemas que actualmente se encuentran al límite.

Respecto a la calidad del agua, el objetivo es que en 2027 el 92% de las masas de agua de la cuenca alcancen el buen estado ecológico. ¿Qué medidas se prevén para ello?

El hecho de tener en la cuenca más del 20% de la población urbana de toda España condiciona que el Programa de Medidas tenga una especial dedicación a esa materia: se le está dando una importancia notable.

Por otra parte, éste es un documento de acuerdo, donde se puede ser más o menos exigente en función de las posibilidades de cada Administración y del nivel de exigencia que nos queramos autoimponer. No obstante, sí se han establecido, en puntos donde existen masas de agua más afectadas, tratamientos más avanzados. Está muy enfocado hacia la mejora del estado de las masas de agua tal cual marca la Directiva. En siguientes procesos de revisión del Plan se podrá establecer unos requisitos más exigentes en cuanto a objetivos medioambientales.

“No pretendemos ser perfectos, sí ir caminando hacia la perfección”

P.- Precisamente, hablando de la revisión del Plan, ¿qué cambios se prevé introducir?

R.- Es difícil aventurar las modificaciones que se van a implantar. El 1 de julio termina el proceso de información pública del Esquema Provisional de Temas Importantes. Posteriormente, le seguirá el Esquema de Temas Importantes propiamente dicho, y finalmente, el proceso de elaboración del Plan. Sí es seguro que el Programa de Medidas habrá de revisarse en base a tres líneas: realismo, concreción y compromisos que cada Administración asuma.

P.- ¿Cuáles diría que son los retos de la Confederación en estos momentos?

R.- A nivel externo, debería reconocerse la utilidad de los organismos de Cuenca. Son la “joya de la corona” de la Administración española: son prácticamente el único Organismo que con una buena gestión es capaz de autofinanciar tanto sus actuaciones como sus propias plantillas. Los Organismos de Cuenca mantienen el patrimonio hidráulico español a un coste ridículo, sin gravitar ni un solo céntimo sobre el Presupuesto General del Estado. A nivel externo, el reto es el nuevo ciclo de planificación, que tiene que converger aún más con la Directiva Marco. Y seguir trabajando en el proceso de recuperación de costes.

Por último, es fundamental simplificar los procedimientos administrativos para mejorar la agilidad en la respuesta, con una mejor coordinación entre Administraciones, y eliminando trámites superfluos. En este sentido, hemos emprendido una labor de simplificación.

P.- Habla de la autofinanciación, ¿cree que sería posible?

R.- Con la regulación vigente, los Organismos de cuenca ya podrían autofinanciarse. Otra cosa es que por vicios heredados de legislaturas anteriores, algunos están en una situación comprometida.

P.- Y respecto a la recuperación de costes, ¿qué medidas se prevén para lograrla?

R.- Es una línea de trabajo en la que trabaja la Dirección General del Agua. Además, es un requisito de la Comisión Europea: los costes por la disponibilidad del agua deben repercutirse en su debida forma.

P.- ¿Cómo ve usted su futuro profesional?

R.- Es difícil de saber. No depende de mí.

Comentarios