"Las tecnologías disruptivas son claves para afrontar los retos de la gestión del agua en las ciudades"

778
0
  • Xavier Armengol
    Xavier Armengol

Un contenido de:

Sobre la Entidad

SUEZ Advanced Solutions Spain
SUEZ Advanced Solutions Spain ofrece soluciones integrales y sostenibles para la gestión del agua y la energía en clientes municipales, industriales y agrícolas, contribuyendo a la economía circular y reduciendo el impacto medioambiental.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 3

Xavier Armengol lidera el avance hacia las Smart Cities desde el área del ciclo urbano de Aqualogy. Un reto en el que son claves la experiencia, el conocimiento y la tecnología. 

Las compañías del sector son conscientes de la importancia de la aplicación de la filosofía ‘Smart City’ a la gestión de los recursos hídricos. De todas sus áreas de negocio, la correspondiente al ciclo integral del agua urbana es la que ha liderado estos procesos para poner el desarrollo tecnológico al servicio de los ciudadanos. Xavier Armengol, es responsable del ciclo urbano en una de las entidades líderes del sector, Aqualogy.

Pregunta - ¿Cuándo escuchó por primera vez el concepto Smart City?

Aqualogy tiene una visión holística de la gestión urbana del agua que permite a las ciudades avanzar hacia la Smart Water

Respuesta - Imagino que, como la mayoría, hace unos pocos años. Pero no fue un concepto que me llamase excesivamente la atención por novedoso. Seguramente, porque formo parte de un grupo empresarial que lleva años desarrollando e implantando Smart Systems avant la lettre. Por ejemplo, la gestión avanzada del drenaje urbano que ya implantábamos en los noventa o los sistemas telelectura, también de esa época, ya eran iniciativas Smart antes de que este concepto adquiriese la fuerza que tiene ahora.

P. - En materia de agua, ¿cuáles cree que son los principales retos que se les plantean a las ciudades en el futuro?

R. - A nivel global, el reto es conseguir un adecuado equilibrio del trinomio agua-energía-alimentación. Desafío nada menor en el actual contexto de presión derivado de un aumento de la demanda y de los efectos del cambio climático. Y, a nivel local, los retos dependerán de la disponibilidad de los recursos hídricos y de la actividad realizada en cada ciudad. Pero, en cualquier caso, los retos serán de naturaleza cuantitativa (suficiente agua), cualitativa (calidad adecuada), sostenible (reutilización al menor coste), económica (inversión y costes de explotación adecuados) y de resiliencia (capacidad de prevenir, aguantar, responder, recuperarse y aprender de las situaciones de crisis). Además, desde una perspectiva más amplia, las ciudades no son únicamente consumidoras directas de recursos hídricos, sino que se debe atender, asimismo, al volumen total de agua necesario para producir los bienes y servicios que la ciudad requiere, en otras palabras, la huella hídrica. Por tanto, el reto sostenible debe extenderse también a dicha huella.

P. - ¿Qué soluciones aporta Aqualogy a las Smart Cities y cuáles son sus proyectos bandera?

R. - Aqualogy aporta un discurso Smart que no se centra en las infraestructuras TIC, sino que pone el foco en la calidad de vida y la sostenibilidad ambiental, en el ciudadano, en definitiva. Las TIC, cada vez de costes más decrecientes, nos aportan grandes posibilidades de comunicación y participación activa, pero son el medio, no el fin. Aqualogy hereda de AGBAR su condición de actor urbano fundamental, que gestiona un elemento vital e irremlazable. Llevamos más de 140 años en ello y “sabemos de ciudad”, conocemos sus problemas y los retos que supone su gestión, como las empresas TIC conocen cómo manipular y transportar bits.

Así, Aqualogy, la marca global de soluciones integradas del agua para el desarrollo sostenible, responde a las demandas de los protagonistas en los diferentes sectores de actividad con una visión holística de la gestión urbana del agua que permite a las ciudades avanzar hacia la Smart Water. Desde la etapa de captación hasta la distribución, pasando por el almacenamiento, el transporte y la potabilización. Desde la recolección hasta la depuración. Asimismo, dispone de soluciones para la gestión de agua de riego y de los procesos específicos de los principales sectores industriales.

En ese sentido, Aqualogy desarrolla e implanta sistemas de gestión comercial basados en la telelectura, en sistemas de georeferenciación, en sistemas expertos de previsión y en un correcto conocimiento metrológico del parque de contadores. También dispone de tecnologías disruptivas para la gestión de redes de agua y de nuevas tecnologías para el tratamiento del agua y la optimización energética, y es pionera en sistemas avanzados de gestión de drenaje urbano.

España dispone de brillantes ejemplos de entornos urbanos con soluciones dirigidas a mejorar la gestión eficiente del agua

Estos ejemplos y, en general, todas las soluciones que componen la cartera de Aqualogy, son de eficacia demostrada y están en funcionamiento en múltiples municipios de todo el mundo. Representan la culminación de muchos años de esfuerzo en I+D, un aspecto básico de nuestro ADN.

No puedo dejar de mencionar un proyecto bandera si hablamos de Smart City. El hecho de situar al ciudadano en el centro de la ideación de la Smart City nos exige mirar más allá de la gestión del agua y, además de desarrollar, como hacemos, tecnología específica, necesitamos incorporar otras visiones. Y eso estamos haciendo, colaborando en esquemas de innovación abierta con emprendedores de campos muy diversos a través de un programa de inversiones en start-ups tecnológicas que hemos denominado Vento, del inglés “venture opportunities”, en el que, junto con el CDTI, tenemos un objetivo de inversión de 26 millones de euros en los próximos 5 años.

P. - ¿Cuál es el grado de implantación de las Smart Cities en relación con la gestión del agua en España?

R. - España dispone de brillantes ejemplos de entornos urbanos con soluciones dirigidas a mejorar la gestión eficiente del agua. Estas, sin embargo, no garantizan por sí solas un suministro de calidad y un uso racional de acuerdo con las necesidades reales, sino que para ello es clave que se añadan gestores competentes con conocimientos para aplicar en cada caso la más adecuada.

Estamos hablando de inteligencia, y esta no se mide por el número de sensores implantados o por la potencia de los chips involucrados, aunque muchas veces se intente reducir a ello el concepto Smart. El concepto Smart City en relación con la gestión del agua es un sistema complejo donde intervienen diferentes agentes, entre los cuales son clave las administraciones públicas, los gestores de aguas y los ciudadanos. El regulador debe exigir una gestión inteligente y orientada a la calidad, la sostenibilidad y la eficiencia, y ello debería incentivarse con una rentabilidad tanto mayor cuanto mayor sea la satisfacción experimentada por el ciudadano. Los gestores deben aplicar de forma eficiente la experiencia, el conocimiento y la tecnología. Y los ciudadanos, por su parte, pueden acceder de forma fácil e inmediata a la información sobre sus consumos y tarifas, lo que puede desencadenar un cambio en sus hábitos

P. - ¿Apoyan las administraciones públicas españolas la investigación e implantación de estas iniciativas? ¿Y las europeas?

R. - Hay ganas de hacer cosas, movilizar voluntades y caminar en esa senda, aunque no siempre se disponga de los medios económicos que permiten acometer grandes proyectos. Ello supone que pr liferen pequeñas iniciativas en términos de proyectos piloto que pueden inocular, ojalá, el germen de grandes iniciativas cuando las condiciones económicas lo permitan.

En ese sentido, cabe destacar los múltiples clústeres y asociaciones cuyo interés es impulsar la eficiencia y sostenibilidad en la gestión y el uso del agua en entornos urbanos. Seguramente en estos momentos no podemos recoger, por falta de medios, todos los frutos que se derivarían de su actividad, pero seguro que más adelante nos beneficiaremos del importante trabajo que están realizando.

Las soluciones de Aqualogy están implantadas en múltiples municipios de todo el mundo

A nivel europeo sí encontramos más iniciativas suficientemente dotadas económicamente. Sin embargo, en su gran mayoría no están relacionadas con el agua, sino principalmente con la energía.

P. - ¿Qué ciudad destacaría como ejemplo de Smart City?

R. - Tokio, Nueva York y Londres, por ejemplo, aparecen en todos los rankings y son claros ejemplos. Pero como decía antes, muchas veces barajamos un concepto Smart diluido en la “tecnología por la tecnología” y, muy a menudo, proyectos de corto recorrido suelen tener mayor efecto mediático que aquellos que persiguen verdaderas transformaciones de fondo.

Rankings aparte, en España, en gran medida debido al estrés hídrico que sufrimos, tenemos buenos ejemplos de cómo aprovechar y gestionar eficientemente los recursos hídricos. Por poner una ciudad que conozco bien, Barcelona destaca tanto por estar trabajando en la creación de un ecosistema y un mercado en torno a las soluciones Smart, como por ser pionera en la gestión avanzada de los recursos hídricos. Y, en ese sentido, Aguas de Barcelona es bien conocida por su experiencia y conocimiento, así como por la tecnología que ha desarrollado e implantado con éxito.

Comentarios