Aqualia
Connecting Waterpeople
Fundación Botín
DuPont Water Solutions
Saint Gobain PAM
Grundfos
Saleplas
ABB
Rädlinger primus line GmbH
Bentley Systems
Hach
VisualNAcert
CAF
Blue Gold
ADECAGUA
Innovyze, an Autodesk company
Cajamar Innova
biv Innova
Fundación Biodiversidad
AECID
TEDAGUA
Hidroconta
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Control Techniques
Grupo Mejoras
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
ICEX España Exportación e Inversiones
Prefabricados Delta
STF
CALAF GRUP
LACROIX
Insituform
Schneider Electric
BACCARA
ISMedioambiente
Confederación Hidrográfica del Segura
Agencia Vasca del Agua
FLOVAC
ITC Dosing Pumps
Consorcio de Aguas de Asturias
Redexia network
Barmatec
Sacyr Agua
Red Control
Filtralite
Terranova
Fundación CONAMA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Fundación We Are Water
EMALSA
Kurita - Fracta
Isle Utilities
Almar Water Solutions
Miya Water
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aigües Segarra Garrigues
Ulbios
EPG Salinas
Elmasa Tecnología del Agua
Idrica
Vector Motor Control
Smagua
AZUD
Lama Sistemas de Filtrado
DAM-Aguas
IIAMA
SCRATS
Catalan Water Partnership
Kamstrup
Molecor
Baseform
BELGICAST by TALIS
Aganova
Gestagua
NaanDanJain Ibérica
AGENDA 21500
IAPsolutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
HANNA instruments
ACCIONA
NOVAGRIC
Likitech
Elliot Cloud
J. Huesa Water Technology
TecnoConverting
Minsait
Asociación de Ciencias Ambientales
UNOPS
GS Inima Environment
Global Omnium
FENACORE
Xylem Water Solutions España
ESAMUR
Aqualia
Regaber
Ingeteam
Cibernos
UPM Water

“El retrete no es un ‘agujero mágico’ donde desprenderse de cualquier cosa que nos estorbe”

  • “ retrete no es ‘agujero mágico’ donde desprenderse cualquier cosa que nos estorbe”
    Retrete
  • El 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete, un sistema de saneamiento del que carecen 4.500 millones de personas
  • Según el experto de EOI Jaime La Iglesia Gandarillas, “la mayoría de los privilegiados que disponemos de este extraordinario avance material no lo usamos adecuadamente”

Sobre la Entidad

EOI
La Escuela de Organización Industrial (EOI) es la primera escuela de negocios fundada en España (1955). Por sus aulas han pasado más de 84.500 directivos y gestores empresariales especializados en sostenibilidad, liderazgo e internacionalización.
ABB

Aunque para la mayoría de nosotros es un objeto tan cotidiano que no le prestamos atención, un 60% de la población mundial −unos 4.500 millones de personas− no disponen de retretes en sus viviendas o tienen sistemas de saneamiento deficientes, según la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Precisamente para recordar su trascendencia, las Naciones Unidas instituyeron el Día Mundial del Retrete (Toilet Day), que se celebró el 19 de noviembre.

El hecho de que cerca de 900 millones de personas defequen al aire libre implica que esas heces no sean tratadas: en torno a 1.800 millones de habitantes del planeta beben agua no potable que podría estar contaminada por estas, siguiendo con datos de la OMS y UNICEF.

Sin embargo, este no es el único problema. “La mayoría de los privilegiados que disponemos de este extraordinario avance material no lo usamos adecuadamente”, subraya Jaime La Iglesia Gandarillas, profesor de los programas máster en Ingeniería y Gestión del Agua e Ingeniería y Gestión Medioambiental de EOI (Escuela de Organización Industrial).

“Las letrinas y/o retretes deben ser el lugar donde liberamos los compuestos que nuestro organismo ya no puede aprovechar. En ningún caso pueden concebirse como el agujero mágico donde desprenderse de cualquier cosa que nos estorbe”, subraya el profesor de EOI.

“Al tirar de la cadena, decimos adiós a nuestras colillas, compresas, preservativos, algodones, gasas, plásticos, palillos, hilo dental, pelos, las famosas toallitas “biodegradables”, aceites y un largo etcétera de productos. Todos ellos se esfuman como por arte de magia, hasta llegar a las depuradoras en el mejor de los casos, si antes no han provocado la obstrucción de la red de saneamiento o el atasco total de las fosas sépticas, inutilizándolas por completo”, explica Jaime La Iglesia. “Posiblemente al hacerlo pensamos que ello no perjudica a nadie, pero nada más alejado de la realidad, pues en lugar de constituir una solución, engendra un problema mucho mayor”, añade.

¿Qué hacer ante esta situación? “Impliquémonos educando e informando a todos cuantos nos rodean sobre su uso adecuado y promovamos una gestión adecuada del producto que se genera a posteriori”, exhorta este profesional de la gestión de aguas. “Si así lo hacemos, conseguiremos un mejor funcionamiento de las redes de saneamiento y de los sistemas de depuración que, a pesar de estar ocultos o poco visibles, no dejan de ser fundamentales para el medio ambiente; en definitiva, para nosotros mismos”, concluye.

Redacción iAgua

La redacción recomienda