Aqualia
Connecting Waterpeople
Blue Gold
Grupo Mejoras
Miya Water
LACROIX
ICEX España Exportación e Inversiones
ITC Dosing Pumps
IAPsolutions
ESAMUR
Elliot Cloud
Control Techniques
NaanDanJain Ibérica
VisualNAcert
TecnoConverting
GS Inima Environment
Bentley Systems
DuPont Water Solutions
J. Huesa Water Technology
Asociación de Ciencias Ambientales
Fundación Biodiversidad
Baseform
Schneider Electric
Global Omnium
Isle Utilities
Insituform
EMALSA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Hach
ABB
FENACORE
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Prefabricados Delta
TEDAGUA
Hidroconta
NOVAGRIC
Kamstrup
EPG Salinas
ADECAGUA
UNOPS
Fundación CONAMA
Sacyr Agua
ACCIONA
Molecor
ISMedioambiente
Fundación Botín
Rädlinger primus line GmbH
BELGICAST by TALIS
Almar Water Solutions
Confederación Hidrográfica del Segura
Aqualia
SCRATS
Elmasa Tecnología del Agua
HANNA instruments
Cibernos
CAF
Idrica
DAM-Aguas
AECID
Agencia Vasca del Agua
UPM Water
Red Control
Likitech
Xylem Water Solutions España
Barmatec
Fundación We Are Water
Minsait
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Saleplas
Vector Motor Control
Catalan Water Partnership
STF
Consorcio de Aguas de Asturias
BACCARA
AGENDA 21500
Regaber
biv Innova
FLOVAC
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Grundfos
Filtralite
Ingeteam
Aigües Segarra Garrigues
AZUD
Ulbios
Gestagua
Saint Gobain PAM
IIAMA
Cajamar Innova
Aganova
Redexia network
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Lama Sistemas de Filtrado

Marine Cloud Brightening: Fabricar nubes más brillantes podría mitigar el cambio climático

  • Nube (Wikipedia/CC).
    Nube (Wikipedia/CC).

Científicos de la Universidad de Manchester han identificado la forma más eficiente de producir nubes más reflexivas al sol, en un intento por combatir el cambio climático.

Marine Cloud Brightening es un método de geoingeniería reversible propuesto para mitigar el aumento de las temperaturas globales. Se basa en impulsar una fina niebla de partículas de sal en la alta atmósfera para aumentar el albedo de las nubes - la cantidad de luz solar que reflejan hacia el espacio. Esto consigue reducir las temperaturas en la superficie, ya que menos luz solar llega a la Tierra.

La técnica se basa en la pulverización de un chorro fino de agua que se rompe en pequeñas gotas en el cielo

Las nubes se forman cuando las gotas de agua se reúnen en polvo u otras partículas en el aire. El aumento de la cantidad de partículas de sal en la atmósfera permite que se formen más de estas gotitas de agua, por lo que las nubes se hacen más densas y por lo tanto más reflectantes.

Un nuevo trabajo, publicado en la revista Philosophical Transactions de la Royal Society A, ha considerado cuatro maneras diferentes de conseguir partículas en el cielo, para comparar su eficacia. Los investigadores encontraron que una técnica llamada 'Rayleigh Jet' demostró ser la mejor.

Chorros lanzados desde buques

Nombrada por Lord Rayleigh, que proporcionó la teoría, la técnica se basa en la pulverización de un chorro fino de agua que se rompe en pequeñas gotas en el cielo. Las gotas de líquido se evaporan rápidamente, dejando tras de sí sólo las partículas de sal.

Publicidad

Estas partículas, dicen los autores del estudio, podrían ser generadas por buques especialmente construidos que podrían viajar por los océanos del mundo pulverizando partículas de sal en el aire para que se mantengan durante varios días hasta que regresen a la Tierra en forma de lluvia.

Estudios previos han optimizado el tamaño de las partículas de sal necesarias para producir el mejor aumento de reflectancia de la nube, pero no han tenido en cuenta la cantidad de energía que la técnica podría necesitar y cuánto costaría su operación. Este nuevo estudio, realizado por equipos de las universidades de Manchester, Washington y Edimburgo, abordó esta cuestión.

Los investigadores probaron cada técnica y comprobaron que había un aumento en la reflexión de un 5%, una cifra que podría combatir los efectos previstos de los niveles de aumento de dióxido de carbono en el resto de este siglo. Entonces, observaron la cantidad de energía que consumirían en cada caso.

Los científicos dicen que el método de chorro de Rayleigh podría producir el efecto deseado con 30 megavatios de energía, casi la misma energía que producen dos grandes buques.

Paul Connolly, de la Escuela de la Tierra, la Atmósfera y Ciencias Ambientales de la Universidad de Manchester, dijo: "Puede ser muy intensiva en producir energía para propulsar agua en la alta atmósfera, y la energía requerida nunca había sido realmente probada. Optimiza los tamaños de las partículas de sal para producir el cambio necesario en la reflectancia en la nube con un menor costo de energía.

"No estoy recomendando que utilizamos cualquiera de estas técnicas ahora, pero es importante saber la mejor manera de utilizarlas en caso de ser necesario. Si no se hace ningún progreso para reducir los niveles de CO2, las técnicas de geoingeniería podrían llegar a ser necesarias para aumentar aumentos peligrosos de la temperatura global", dice.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda