Ferrovial finaliza la auditoría de cuentas en Transfield y decicirá sobre la oferta de compra antes de febrero

34
0
34

Ferrovial ha concluido la 'due diligence' (auditoría de cuentas) que ha realizado sobre la compañía australiana Transfield, sobre la que ha presentado una oferta de compra no vinculante, según informaron a Europa Press en fuentes del sector.

El grupo que preside Rafael del Pino espera decidir antes del próximo mes de febrero sobre si finalmente mantiene la oferta de compra planteada a esta empresa, la mejora o la retira.

Tras concluir la 'due diligence' de la constructora australiana, Ferrovial está realizando un análisis interno de los datos recabados sobre la firma. En este proceso, el grupo no descarta abrir negociaciones con los directivos de Transfield, según detallaron dichas fuentes.

La compañía española de construcción, servicios y concesiones planteó el pasado mes de octubre una oferta no vinculante por el 100% de la firma de construcción y servicios australiana.

La oferta se propuso a 1,95 dólares australianos (1,28 euros) por acción, lo que eleva la operación a un importe total de unos 1.000 millones de dólares australianos (unos 660 millones de euros), un precio que Ferrovial considera que arroja "sustancial prima".

Ferrovial enmarca esta propuesta de compra en su interés por extender su actividad en Australia, un mercado estratégico para el grupo en la política de crecimiento y refuerzo de la internacionalización que actualmente desarrolla.

De su lado, Transfield acordó a principios del pasado mes de noviembre permitir a la compañía realizar una 'due diligence' limitada, al tiempo que solicitó a Ferrovial elevar el precio de la oferta al considerar que el oferta no reconoce el valor de la empresa y su trayectoria.

Transfield Services es un grupo que, con una plantilla de 19.000 trabajadores, presta servicio de construcción y mantenimiento para distintos sectores (transportes, energía, agua defensa e inmobiliario, entre otros) en diez países, fundamentalmente en Asia y Norteamérica, en los que suma una cartera de unos 200 clientes.

En su ejercicio fiscal de 2014, cerrado el pasado mes de junio, la compañía registró un beneficio neto de 74,6 millones de dólares australianos (unos 49,3 millones de euros), tras contabilizar ingresos por 3.748 millones de dólares (unos 2.477 millones de euros). La firma soporta una deuda neta de unos 534 millones de dólares (unos 365 millones de euros).

Comentarios