Sin el ciclo natural del carbono, los efectos del calentamiento global serían mucho mayores

238
0
238

Un nuevo estudio de la Universidad de Bremen, basado en datos de satélites, indican que la vegetación de Europa extrae más carbono de la atmósfera de lo que se pensaba. Concretamente, los cálculos mostraron que la vegetación terrestre de Europa --entre el Océano Atlántico y los Montes Urales-- absorbe aproximadamente el doble de la cantidad de carbono por año, más que las estimaciones previas.

El dióxido de carbono atmosférico es el gas invernadero más importante hecho por el hombre responsable del calentamiento global. Las grandes áreas de vegetación, como los bosques, se consideran 'sumideros' porque ayudan en la eliminación de dióxido de carbono de la atmósfera. Sin el ciclo natural del carbono, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera sería mucho mayor y, en consecuencia, los efectos del calentamiento global sería mucho mayor.

Para determinar la cantidad de dióxido de carbono absorbido por la vegetación de Europa, los científicos generaron datos a través del proyecto GEI-CCI de la ESA sobre el Cambio Climático, el Instituto Nacional de Estudios Ambientales de Japón y el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

Cada conjunto de datos de satélite se ha generado utilizando un método diferente, asegurando que los resultados no dependen de un problema potencial de cálculo específico a un solo método. Todos los cálculos mostraron que la vegetación terrestre de Europa absorbe aproximadamente el doble de la cantidad de carbono por año, más que las estimaciones previas.

"Nuestra estimación está en el extremo superior de la escala de incertidumbre estimado por estudios anteriores, que no utilizó ninguna observación de dióxido de carbono por satélite", ha explicado el autor principal del trabajo, publicado en 'Atmospheric Chemistry and Physics', Maximiliano Reuter.

"El uso de los datos de satélite para esta aplicación es un reto, ya que incluso los pequeños errores de medición pueden dar lugar a errores significativos de la fuerza de la fuente de carbono inferida. Esto se debe a que la cantidad de dióxido de carbono en nuestra atmósfera ya es bastante alto, por lo que incluso una gran fuente o sumidero de dióxido de carbono sólo se traduce en una muy pequeña variación relativa de la cantidad de dióxido de carbono atmosférico que estamos midiendo", ha apuntado.

Por su parte, otro de los científicos, Frederic Chevallier, ha indicado que los diversos productos satelitales probados en este estudio "sugieren todos que se trata de un gran sumidero continental". "Sin embargo, las diferencias en los patrones de dióxido de carbono internos de Europa deben ser objeto de futuras investigaciones", ha destacado.

"Estamos de acuerdo en que todavía hay preguntas abiertas sobre los sumideros de carbono, en especial en el hemisferio norte, y que se tiene que realizar más investigación para comprender las diferencias encontradas, utilizando las mediciones de dióxido de carbono por satélite e 'in situ' y la información del inventario de biomasa", ha concluido.

Comentarios