Aqualia
Connecting Waterpeople
Barmatec
Schneider Electric
Elmasa Tecnología del Agua
Baseform
Prefabricados Delta
ITC Dosing Pumps
EPG Salinas
DATAKORUM
STF
TEDAGUA
Filtralite
FENACORE
Gestagua
CAF
ESAMUR
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Redexia network
Ingeteam
Red Control
Insituform
Vector Motor Control
Cibernos
ABB
Sacyr Agua
CALAF GRUP
Regaber
ACCIONA
Consorcio de Aguas de Asturias
EMALSA
VisualNAcert
Bentley Systems
Minsait
Kamstrup
Asociación de Ciencias Ambientales
Ulbios
BELGICAST by TALIS
NOVAGRIC
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Hidroconta
IIAMA
Grupo Mejoras
ISMedioambiente
UNOPS
NTT DATA
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Terranova
Rädlinger primus line GmbH
Danfoss
Elliot Cloud
Aigües Segarra Garrigues
Saleplas
Idrica
TFS Grupo Amper
TecnoConverting
Fundación We Are Water
Confederación Hidrográfica del Segura
Isle Utilities
Almar Water Solutions
HANNA instruments
AGENDA 21500
ONGAWA
Smagua
Xylem Water Solutions España
AECID
Fundación Biodiversidad
ICEX España Exportación e Inversiones
Catalan Water Partnership
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
Blue Gold
biv Innova
AZUD
BACCARA
LACROIX
SCRATS
Cajamar Innova
IAPsolutions
FLOVAC
AMPHOS 21
Aqualia
Likitech
GS Inima Environment
Global Omnium
DAM-Aguas
Aganova
UPM Water
Hach
Fundación Botín
ADECAGUA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Innovyze, an Autodesk company
Lama Sistemas de Filtrado
J. Huesa Water Technology
Kurita - Fracta
Molecor
Fundación CONAMA
Control Techniques

Encuentran vida microbiana en el interior de acuíferos marinos

C-DEBI

Científicos han encontrado vida microbiana en el interior de acuíferos que afloran en el fondo marino. Concretamente, en la placa de Juan de Fuca, a 350 kilómetros de la costa oeste de EEUU.

Puede que no haya lugar más difícil para descubrir fauna exótica que un acuífero submarino que rezuma a través de grietas y fisuras en rocas porosas a cientos de metros bajo la superficie. Presiones que trituran y el riesgo de contaminación de muestras limita los esfuerzos para documentar la distribución de la vida en lo que queda de un entorno en gran parte inexplorado.

Gracias a un dispositivo que crea un sello en los agujeros perforados en el fondo del océano - como un corcho en una botella -, un equipo de investigadores de la Universidad del Sur de California y la Universidad de Hawai pudo descubrir vida en este ambiente inaaccesible.

Alberto Robador, autor principal de un estudio publicado en Frontiers in Microbiology, dijo que es un microorganismo que único, "que prospera en un lugar aparentemente inhóspito para la vida."

Obtienen energía de un sulfato compuesto de azufre y oxígeno para la descomposición de material biológico que se hunde hasta el fondo del mar, y a continuación, desemboca en el acuífero submarino a través de una variedad de fuerzas químicas y físicas.

El estudio permitió el uso de instrumentos de muestreo y mangueras por pozos perforados 150 a 350 metros en la corteza oceánica y sin riesgo de contaminación.

(Infografía de la Universidad del Sur de California).

Agua del acuífero se bombeó a través de las mangueras en bolsas de muestra de 50 litros hechas de vinilo con fluoruro con costuras herméticas termoselladas. Las bolsas fueron transportadas a la superficie por control remoto y se analizaron bordo de un buque de investigación.

Este microbio exótico es una de las formas de vida microscópicas innumerables que han establecido nichos ecológicos en los acuíferos submarinos, el sistema acuífero más grande en la Tierra.

Vida fuera de la tierra

No sólo puede proporcionar nuevos conocimientos sobre el ciclo natural del carbono en el medio ambiente, sino que también puede sugerir qué tipo de vida hay que buscar en otros lugares de nuestro sistema solar y formas de tomar muestras.

"Este es sin duda un descubrimiento", dijo Jan Amend, profesor de geoquímica microbiana en la USC, informa Los Angeles Times. "Se trata de signos de vida nunca antes detectados, ya sea en la Tierra, Marte, en la luna de Júpiter cubierta de hielo Europa, o en otro lugar."

La investigación fue financiada por la Fundación Nacional de la Ciencia y el Instituto de Astrobiología de la NASA.

Redacción iAgua

La redacción recomienda