El riesgo de eventos extremos de La Niña en el Pacífico podría duplicarse por el calentamiento global

163
0
  • Anomalías de la temperatura de la superficie del mar mostrando condiciones de La Niña (azul) en noviembre de 2007 (Wikipedia/CC).
    Anomalías de la temperatura de la superficie del mar mostrando condiciones de La Niña (azul) en noviembre de 2007 (Wikipedia/CC).
163

El riesgo de eventos extremos de La Niña en el Océano Pacífico podría duplicarse debido al calentamiento global, según demuestra una nueva investigación. Esta duplicación proyectada en la frecuencia de este fenómeno climático potencialmente devastador en todo el mundo podría conducir a un aumento de las sequías en el suroeste de Estados Unidos, inundaciones en las regiones del Pacífico occidental y huracanes en el Atlántico.

Por otra parte, con alrededor del 70 por ciento de estos episodios aumentados de La Niña que se calcula que seguirán inmediatamente después de un episodio extremo de El Niño, algunas partes del mundo podrían experimentar patrones climáticos que van desde extremos húmedos a secos.

Los autores de esta investigación, científicos de Australia, China, Estados Unidos, Francia y Perú y cuyos resultados se publican en la revista 'Nature Climate Change', emplearon la modelización del clima de última generación para determinar cómo el calentamiento global influirá en la frecuencia de los futuros episodios extremos de La Niña.

Los eventos de El Niño y La Niña son fases opuestas del fenómeno natural del clima El Niño/Oscilación del Sur (ENSO). Los eventos extremos de La Niña se producen cuando temperaturas frías de la superficie del mar en el Océano Pacífico central contrastan con el calentamiento de tierras del área del sudeste martítimo de Asia en el oeste y crean un fuerte gradiente de temperatura.

La nueva investigación sugiere que el aumento del calentamiento de la tierra, junto con un incrementeo en la frecuencia de eventos extremos de El Niño, significará que La Niña extrema podría ocurrir cada 13 años en lugar de los 23 años vistos previamente. "Nuestra investigación anterior mostró una duplicación de la frecuencia de eventos extremos de El Niño y este nuevo estudio muestra un destino similar para la fase fría del ciclo. Muestra una vez más cómo estamos empezando a entender las consecuencias del calentamiento global", explica uno de los autores, Mat Collins, de la Facultad de Ingeniería, Matemáticas y Ciencias Físicas de Exeter, en Reino Unido.

Por su parte, el director del trabajo, Wenju Cai, de la 'Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation' (CSIRO), añade: "Un aumento de la frecuencia de eventos extremos de La Niña, la mayoría de los cuales se producen en el año después de un episodio extremo de El Niño, significaría un aumento en los fenómenos meteorológicos devastadores con profundas consecuencias socioeconómicas".

Comentarios