Aqualia
Connecting Waterpeople
Aganova
Fundación We Are Water
Isle Utilities
Global Omnium
Ingeteam
GS Inima Environment
UNOPS
Schneider Electric
Blue Gold
SCRATS
TEDAGUA
HANNA instruments
Idrica
AECID
CAF
Filtralite
J. Huesa Water Technology
Ulbios
DAM-Aguas
Hach
Redexia network
Cibernos
AZUD
Asociación de Ciencias Ambientales
TecnoConverting
EPG Salinas
VisualNAcert
Baseform
ISMedioambiente
Rädlinger primus line GmbH
ICEX España Exportación e Inversiones
ABB
Kamstrup
BACCARA
IAPsolutions
Likitech
Elliot Cloud
Fundación CONAMA
Hidroconta
STF
Sacyr Agua
Laboratorios Tecnológicos de Levante
EMALSA
ITC Dosing Pumps
UPM Water
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Insituform
Cajamar Innova
Saint Gobain PAM
Grupo Mejoras
s::can Iberia Sistemas de Medición
DuPont Water Solutions
Lama Sistemas de Filtrado
Aigües Segarra Garrigues
ACCIONA
Barmatec
Regaber
Agencia Vasca del Agua
Almar Water Solutions
BELGICAST by TALIS
ADECAGUA
Miya Water
LACROIX
Saleplas
Control Techniques
ESAMUR
Bentley Systems
Elmasa Tecnología del Agua
NOVAGRIC
biv Innova
NaanDanJain Ibérica
Aqualia
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Catalan Water Partnership
Consorcio de Aguas de Asturias
Xylem Water Solutions España
IIAMA
Gestagua
AGENDA 21500
FENACORE
Confederación Hidrográfica del Segura
Prefabricados Delta
Fundación Botín
Vector Motor Control
FLOVAC
Minsait
Fundación Biodiversidad
Red Control
Grundfos
Molecor

El riesgo de eventos extremos de La Niña en el Pacífico podría duplicarse por el calentamiento global

  • Anomalías de la temperatura de la superficie del mar mostrando condiciones de La Niña (azul) en noviembre de 2007 (Wikipedia/CC).
    Anomalías de la temperatura de la superficie del mar mostrando condiciones de La Niña (azul) en noviembre de 2007 (Wikipedia/CC).

El riesgo de eventos extremos de La Niña en el Océano Pacífico podría duplicarse debido al calentamiento global, según demuestra una nueva investigación. Esta duplicación proyectada en la frecuencia de este fenómeno climático potencialmente devastador en todo el mundo podría conducir a un aumento de las sequías en el suroeste de Estados Unidos, inundaciones en las regiones del Pacífico occidental y huracanes en el Atlántico.

Por otra parte, con alrededor del 70 por ciento de estos episodios aumentados de La Niña que se calcula que seguirán inmediatamente después de un episodio extremo de El Niño, algunas partes del mundo podrían experimentar patrones climáticos que van desde extremos húmedos a secos.

Los autores de esta investigación, científicos de Australia, China, Estados Unidos, Francia y Perú y cuyos resultados se publican en la revista 'Nature Climate Change', emplearon la modelización del clima de última generación para determinar cómo el calentamiento global influirá en la frecuencia de los futuros episodios extremos de La Niña.

Publicidad

Los eventos de El Niño y La Niña son fases opuestas del fenómeno natural del clima El Niño/Oscilación del Sur (ENSO). Los eventos extremos de La Niña se producen cuando temperaturas frías de la superficie del mar en el Océano Pacífico central contrastan con el calentamiento de tierras del área del sudeste martítimo de Asia en el oeste y crean un fuerte gradiente de temperatura.

La nueva investigación sugiere que el aumento del calentamiento de la tierra, junto con un incrementeo en la frecuencia de eventos extremos de El Niño, significará que La Niña extrema podría ocurrir cada 13 años en lugar de los 23 años vistos previamente. "Nuestra investigación anterior mostró una duplicación de la frecuencia de eventos extremos de El Niño y este nuevo estudio muestra un destino similar para la fase fría del ciclo. Muestra una vez más cómo estamos empezando a entender las consecuencias del calentamiento global", explica uno de los autores, Mat Collins, de la Facultad de Ingeniería, Matemáticas y Ciencias Físicas de Exeter, en Reino Unido.

Por su parte, el director del trabajo, Wenju Cai, de la 'Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation' (CSIRO), añade: "Un aumento de la frecuencia de eventos extremos de La Niña, la mayoría de los cuales se producen en el año después de un episodio extremo de El Niño, significaría un aumento en los fenómenos meteorológicos devastadores con profundas consecuencias socioeconómicas".

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda