Connecting Waterpeople

El cambio climático aumenta el flujo de metano en las aguas subterráneas de los lagos del Ártico

130
0
(0)
130

El calentamiento global puede aumentar el flujo de metano de las aguas subterráneas en los lagos del Ártico, lo que provoca que más cantidad de este potente gas de efecto invernadero salga a la atmósfera, según alerta un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de California en Santa Cruz, Estados Unidos.

Los científicos han sabido durante mucho tiempo que los lagos del Ártico emiten metano, que proviene principalmente de la acción de los microbios en los sedimentos de las aguas y el lago. Aunque numerosos trabajos han analizado y documentado estas emisiones, pocos han examinado los efectos de las aguas subterráneas descongeladas estacionalmente, que también contienen metano y desembocan en los lagos.

Adina Paytan, científico investigador en la Universidad de California Santa Cruz, dirigió un equipo de investigadores para estudiar las concentraciones de metano en Toolik Lake, Alaska. Sus hallazgos, que se publican en este lunes en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', muestran que el agua subterránea del deshielo estacional de la "capa activa" del suelo por encima del permafrost eleva significativamente la concentración global de metano en el lago y, por lo tanto, influye en la emisión de este gas de efecto invernadero a la atmósfera.

"El transporte de metano de la capa activa al lago Toolik puede dar cuenta de una gran parte de las emisiones de metano de este lago -apunta Paytan-. Esto es importante porque el calentamiento en el Ártico puede ampliar la capa activa y elevar la descarga, provocando un incremento de las emisiones de los lagos del Ártico y un calentamiento global adicional".

Las emisiones de metano son un factor importante que impulsa el cambio climático. El metano no dura tanto tiempo en la atmósfera como el dióxido de carbono provocado por la actividad humana, pero es mucho más eficiente en atrapar el calor. Así, poco a poco, el efecto del metano en el cambio climático es más de 20 veces mayor que el del dióxido de carbono durante un periodo de cien años, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

En el lago Toolik, Paytan y sus colegas rastrearon las concentraciones de metano simultáneamente con dos elementos naturales (radón y radio) que sirven como marcadores para las aguas subterráneas. Sobre la base de sus mediciones, concluyeron que el agua subterránea rica en metano puede ser un importante y actualmente no reconocido contribuyente a las emisiones de metano de los lagos del Ártico. El estudio sugiere que el calentamiento futuro en el Ártico podría ampliar la capa activa y elevar el transporte de metano a los lagos y de los lagos en la atmósfera, agravando el calentamiento global.

La redacción recomienda