De Groenlandia para el mundo: Los cambios climáticos bruscos siguen un patrón de extensión persistente

160
0
  • Iceberg en Groenlandia (Wikipedia/CC)
    Iceberg en Groenlandia (Wikipedia/CC)
160

Un nuevo núcleo de hielo muy detallado de la Antártida Occidental ha revelado un patrón persistente de los cambios climáticos que se iniciaron en el Ártico y se extendieron por todo el mundo hasta llegar, 200 años después, a la Antártida durante el último periodo glacial del planeta Tierra. Muestra un enlace entre los cambios bruscos de temperatura en Groenlandia y la Antártida durante la última edad de hielo, dando una imagen más clara de la relación entre el clima entre los hemisferios norte y sur.

En representación de más de 68.000 años de historia del clima, los datos extraídos de esta extraordinaria muestra de hielo están ayudando a los científicos a entender el pasado, las rápidas fluctuaciones climáticas entre periodos cálidos y fríos que son conocidas como eventos Dansgaard-Oeschger.

Publicados este miércoles en la revista 'Nature', estos nuevos hallazgos ilustran cómo los cambios climáticos bruscos que se iniciaron en el Atlántico norte alrededor de Groenlandia circularon hacia el sur, apareciendo en la Antártida unos 200 años más tarde. Además, los resultados muestran cómo las corrientes oceánicas eran en gran parte responsables de la redistribución del calor entre los hemisferios norte y sur en un proceso llamado el balancín bipolar.

Obtenido de la capa de hielo de la Antártida Occidental (WAIS, por sus siglas en inglés), el hielo que contiene los datos se conoce como el núcleo de hielo 'WAIS Divide'. Los cilindros de hielo que conforman este núcleo contienen información exclusiva detallada sobre las condiciones ambientales del pasado, como la concentración atmosférica de gases de efecto invernadero, la temperatura del aire en la superficie, los patrones de viento y la temperatura media del océano.

"Nuestros hallazgos muestran cómo las corrientes oceánicas pueden transmitir los cambios climáticos que se inician en el Ártico a todo el mundo de camino a la Antártida", señala el profesor Kendrick Taylor, hidrólogo del Instituto de Investigación del Desierto (DRI) y director científico para el proyecto 'WAIS Divide'.

"Saber cómo los climas del pasado influyeron en las corrientes oceánicas nos ayudará a predecir cómo las variaciones en el clima provocadas por el ser humano actual podrían propagarse a través de nuestro planeta", añade este experto, quien además de dirigir el proyecto pasó cinco temporadas en la Antártida recogiendo el núcleo y ayudó a determinar la edad del hielo.

El desarrollo del estudio

Un equipo de hidrogeólogos basados en el DRI y dirigidos por Joe McConnell, usó su sistema analítico único para medir impurezas asociadas con sales marinas y polvo del desierto en más de dos kilómetros (2,57 kilómetros) del núcleo de hielo 'WAIS Divide' en apoyo de esta investigación.

Muchas de las mediciones de metano utilizadas en este estudio se tomaron por los investigadores de la Universidad Estatal de Oregón, en Estados Unidos, que también trabajan en el laboratorio de DRI en Reno, Nevada, Estados Unidos. Las temperaturas del pasado se determinaron mediante la medición de los isótopos del hielo derretido en la Universidad estadounidense de Washington.

Los eventos Dansgaard-Oeschger son el nombre dado a los periodos cálidos en Groenlandia que duraron unos pocos miles de años. La transición dentro y fuera de estos periodos cálidos se produjo en menos de 20 años, mucho más rápido que cualquier cosa experimentada en los últimos 10.000 años. Los cambios de temperatura en la Antártida siguieron un patrón opuesto, con la Antártida enfriándose cuando Groenlandia era cálida y viceversa.

"Estos cambios climáticos del pasado son diferentes de lo que está sucediendo hoy en día", señala el autor principal del estudio Christo Buizert, investigador postdoctoral en la Universidad Estatal de Oregón. "Los cambios climáticos abruptos durante la edad de hielo eran de alcance regional y causados a gran escala en la circulación oceánica. Los cambios en la temperatura y las precipitaciones que se están produciendo ahora son globales y provocados principalmente por el aumento de los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera de la Tierra", explica.

Sin embargo, según Buizert, estas nuevas observaciones se pueden utilizar para probar y mejorar los modelos climáticos globales que se emplean para predecir el calentamiento futuro. El equipo de investigación, formado por 28 científicos y equipos de ingeniería de todo Estados Unidos, consideraron los sitios en toda la Antártida antes de seleccionar 'WAIS Divide' por su combinación de hielo grueso (3.405 m), flujo de hielo simple y cantidad óptima de nevadas anuales (* 40 cm).

Registros de núcleos de hielo previamente perforados en Groenlandia habían proporcionado la historia detallada de los cambios de temperatura del Ártico, pero los nuevos datos del núcleo 'WAIS Divide' proporciona el registro de la Antártida que se requiere para hacer una comparación detallada. Los cilindros de 12,2 centímetros de diámetro de hielo que conforman 3.405 metros de largo núcleo de hielo fueron recuperados en un campamento en el centro de la Antártida Occidental, a 1.040 kilometros desde el Polo Sur geográfico.

Comentarios