La CE ayudará con 34 millones a frenar la crisis humanitaria en el Sahel, agravada por la sequía

17
0
17

La Comisión Europea ha anunciado una ayuda alimentaria de emergencia de 34 millones de euros para asistir a las poblaciones más vulnerables en Mauritania, Senegal, Cambia, Malí, Níger y Chad a la luz del agravamiento de la crisis humanitaria, a la que ha contribuido la sequía registrada en la segunda mitad del año pasado.

"Millones de personas en el Sahel están expuestos al riesgo de hambruna y es crucial que sigamos ayudando a cubrir sus necesidades inmediatas", ha justificado el comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, que también ha destacado la ayuda paralela de la UE para mejorar la capacidad de resistencia ante "futuras crisis".

Una de cada siete personas en el Sahel no tiene suficientes alimentos para garantizar una vida saludable

Su homólogo de Desarrollo, Neven Mimica, ha incidido en la prioridad de reforzar la resistencia de terceros de la ayuda al desarrollo de la UE. "Estamos con nuestros socios del Sahel para mejorar la seguridad alimentaria y nutritiva y reforzar su resistencia a través de nuestro apoyo a la agricultura, la salud, para agua y educación", ha agregado.

La Comisión Europea ha promovido la creación de la Alianza Global para reforzar la resistencia del África occidental (AGIR) con el objetivo de poner fin al hambre en la región a altura de 2032.

Los nuevos fondos, que salen de la reserva del Fondo Europeo al Desarrollo y elevan a un total de 185 millones de euros la ayuda humanitaria comunitaria para el Sahel en 2015,  se distribuirá a través de ayuda en metálicos y bonos de alimentos, en función de la situación del mercado local en cada zona.

Una de cada siete personas en el Sahel, es decir  más de 20 millones de personas en total, no tiene suficientes alimentos para garantizar una vida saludable y unos 5,8 millones de menores sufren de desnutrición aguda, mientras que 4,3 millones de personas necesitan ayuda alimentaria de emergencia.

Los conflictos en el norte de Nigeria y Malí han agravado todavía más la situación y ha provocado la huida de cientos de miles de refugiados a Mauritania, Níger, Burkina Faso, Chad y Camerún y suponen un desafío para las comunidades de acogida.

Comentarios