Las olas impulsadas por las tormentas moderadas erosionan los humedales costeros

12
0
  • olas impulsadas tormentas moderadas erosionan humedales costeros
12

Las marismas están en retirada en muchos lugares del mundo, incrementando las profundas preocupaciones sobre el daño a la fauna a la que nutren los pantanos y la pérdida de su capacidad para proteger contra las violentas tormentas.

La erosión de estos humedales costeros es principalmente causada por las olas impulsadas por las tormentas moderadas en lugar de grandes eventos ocasionales como los huracanes, según han detectado investigadores de la Universidad de Boston (UB), en Estados Unidos, y el Servicio Geológico de estadounidense (USGS, por sus siglas en inglés).

"Las olas son muy poderosas porque atacan al pantano en su parte más débil", dice Nicoletta Leonardi, del Departamento de la Tierra y el Medio Ambiente de la Universidad de Boston y autora principal del artículo sobre esta investigación que se publica en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'. "En general, cuanto más expuesto a la sal de las olas está un pantano, más rápido se erosiona".

Las marismas se están perdiendo por las olas, los cambios en el uso del suelo, los niveles del mar más altos, la pérdida de sedimentos de presas aguas arriba y otros factores

Al analizar ocho lugares con humedales en Australia, Italia y Estados Unidos, los científicos encontraron "que el comportamiento de las marismas es muy predecible", explica Leonardi, con una relación constante entre la energía de las olas y la velocidad de erosión de la marisma. De hecho, el trabajo muestra que los huracanes y otras tormentas violentas contribuyen menos del 1 por ciento al deterioro de los humedales costeros, dice Sergio Fagherazzi, profesor asociado de la Tierra y el Medio Ambiente en la UB y coautor del artículo.

A lo largo de la costa de Nueva Inglaterra, por ejemplo, las moderadas tormentas del noreste que pueden golpear la zona cada pocos meses remueven mucho más los pantanos que los huracanes que pueden barrerlos un par de veces cada década. "Las marismas sobreviven durante miles de años, lo que significa que saben cómo hacer frente a las oleadas de huracanes", señala.

En una gran tormenta, "playas o dunas en una playa simplemente se colapsan todas a la vez -añade Fagherazzi-. Las marismas no lo hacen, lo cual es una gran ventaja para la mitigación de riesgos y protección de la costa". "Mientras que los huracanes son eventos catastróficos, los humedales no responden de manera catastrófica", agrega Neil Kamal Ganju, coautor y oceanógrafo de investigación de USGS en Woods Hole, Massachusetts.

Además de la poca frecuencia de los huracanes, este poco impacto puede deberse a que un huracán eleva tanto el nivel del agua sobre un pantano que las olas tienen relativamente poco efecto, plante este experto. Mejorar los conocimientos sobre la erosión de los humedales aporta una nueva e importante herramienta para los responsables de la gestión y restauración de los humedales. "Si se toma la geografía de una marisma y el estuario alrededor de ella y si se entiende el clima viento y el clima de las olas, a partir de datos históricos, ahora se puede predecir la erosión del pantano", afirma Ganju.

A nivel mundial, las marismas se están perdiendo por las olas, los cambios en el uso del suelo, los niveles del mar más altos, la pérdida de sedimentos de presas aguas arriba y otros factores, lo que pone en riesgo "una gran cantidad de servicios de los ecosistemas que hay que preservar", enfatiza Leonardi. Muchas iniciativas de todo el mundo ahora tratan de proteger y reconstruir las marismas porque la evidencia también sugiere que, al menos en algunos ambientes costeros, las marismas pueden adaptarse a la subida del nivel del mar.

Comentarios