Las inundaciones de los Balcanes de 2014, vinculadas a interferencias de corrientes de aire

42
0
  • inundaciones Balcanes 2014, vinculadas interferencias corrientes aire
    Imagen: PIK.
42

Las desastrosas inundaciones que vivieron los Balcanes hace dos años están probablemente relacionadas con la desaceleración temporal de corrientes de aire gigantes, según han descubierto científicos. Estos patrones de viento, que recorren el mundo en forma de enormes olas entre el Ecuador y el Polo Norte, normalmente se mueven hacia el este, pero en la práctica se detuvieron durante varios días y luego, al mismo tiempo, un sistema meteorológico se atascó sobre Bosnia y Herzegovina, Serbia y Croacia, derramando cantidades récord de lluvia.

El estudio añade evidencia de que la llamada resonancia de ondas planetarias es un mecanismo clave para fomentar los fenómenos meteorológicos extremos en verano. Además, los científicos demostraron que los eventos extremos de precipitación están fuertemente aumentandos en los Balcanes, incluso más que el incremento observado en todo el mundo.

"Nos sorprendimos al ver cuánto tiempo permaneció el sistema climático que llevó a la inundación sobre la región; es como si el ciclón 'Yvette' estuviera atrapado allí", dice Lisa Stadtherr, del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK), directora del estudio que se publica en 'Science Advances'. "Día tras día la lluvia empapaba el suelo hasta que se saturó, llevando a la inundación, que causó varias decenas de muertes y 3.500 millones de euros de daños y perjuicios", añade.

Las desastrosas inundaciones que vivieron los Balcanes hace dos años están probablemente relacionadas con la desaceleración temporal de corrientes de aire gigantes

Mientras que la precipitación media diaria en los Balcanes ha aumentado sólo un poco desde 1950, la intensidad de los eventos de lluvias fuertes se incrementó en un tercio, según los científicos. En mayo de 2014, las cantidades diarias de lluvia local eran más grandes que nunca antes en el periodo observado. La frecuencia de ese tipo de extremos potencialmente devastadores en los Balcanes, aunque todavía son poco frecuentes, se duplicó en los últimos 60 años.

"Esto es preocupante, sobre todo porque estamos viendo el aumento de las precipitaciones extremas en muchas partes del mundo -dice el co-autor y director del proyecto de PIK, Dim Coumou-. Los cambios a lo largo de los Balcanes son sustancialmente mayores que los esperados del simple calentamiento del aire". Las temperaturas regionales aumentaron en un grado desde mediados del siglo pasado y el incremento de la capacidad de retención de agua del aire más caliente intensifica las lluvias torrenciales en alrededor del 7 por ciento por cada grado de calentamiento.

"Sin embargo, los cambios en las precipitaciones observadas en los Balcanes son aproximadamente cinco veces más que eso, por lo tanto, debe haber otros factores los que entran en juego", añade. Los científicos detectaron que la ubicación inusual del sistema climático sobre los Balcanes ocurrió al mismo tiempo en que las denominadas ondas planetarias de la circulación de la corriente en chorro también quedaron atrapadas.

"Esto no prueba la causalidad, pero la co-ocurrencia es al menos sospechosa, especialmente porque tuvimos una situación similar, por ejemplo, en 1997 en Alemania con el ciclón 'Zoe', dando como resultado la devastadora inundación del Elba -dice Coumou-. Ofrecemos pruebas de que la estacionariedad cerca de las olas estaba vinculada a un fenómeno sutil que llamamos resonancia".

Este primer mecanismo fue inicialmente propuesto por el científico de PIK Vladimir Petoukhov hace sólo unos pocos años, abriendo una nueva rama de investigación; y ahora co-autor del presente estudio. "Nuestros resultados proporcionan más evidencia de que las ondas planetarias causan los fenómenos meteorológicos extremos", dice el co-autor Stefan Rahmstorf, presidente del Departamento de Investigación de PIK sobre Análisis del Sistema de la Tierra.

"Cuando estas ondas comienzan a resonar, esto puede tener consecuencias graves para las personas sobre en la tierra. Me preocupa que el cambio climático en curso pueda ser la creación de condiciones más favorables para este tipo de resonancia", concluye.

Comentarios