Mientras no haya agua líquida, no habrá vida en otros planetas

97
0
  • Mientras no haya agua líquida, no habrá vida otros planetas
97

Atmósferas que se mantienen demasiado calientes pueden estar arruinando la posibilidad de que muchos planetas potencialmente habitables contengan realmente vida.

En la búsqueda de planetas que podrían albergar vida, los científicos buscan planetas en las zonas habitables alrededor de sus estrellas: a la distancia correcta de la estrella para permitir que exista agua en estado líquido. Tradicionalmente, esta búsqueda se ha centrado en la búsqueda de planetas que orbitan alrededor de estrellas como nuestro Sol, de una manera similar a la Tierra.

Una distancia correcta desde el planeta a la estrella, permitiría la existencia de agua en estado líquido

Sin embargo, una reciente investigación se ha centrado en pequeños planetas que orbitan muy cerca de estrellas conocidas como enanas M, o enanas rojas, mucho más pequeñas y menos brillantes que el Sol. Las enanas M representan alrededor del 75 por ciento de todas las estrellas de nuestra galaxia, y los recientes descubrimientos han determinado que muchos de ellos albergan planetas, disparando el número de planetas potencialmente habitables a miles de millones.

Este mes, los telescopios cazadores de planetas TRAPPIST y Kepler han anunciado el descubrimiento de múltiples planetas parecidos a la Tierra que orbitan alrededor de estrellas del tamaño de las enanas M, algunos dentro de las zonas habitables.

Una nueva investigación del Imperial College de Londres y el Instituto de Estudios Avanzados en Princeton, publicado en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society, ha revelado que a pesar de que orbitan estrellas más pequeñas y menos brillantes, muchos de estos planetas aún puede ser demasiado caliente para ser habitables.

Los científicos sugieren que algunos de los planetas podrían ser habitables, pero sólo aquellos con una masa menor que la Tierra, similar a Venus o Marte.

Solo los planetas con una masa menor que la Tierra podrían ser habitables, cuyas atmósferas no serían tan gruesas y el efecto invernadero no haría que la superficie fuese demasiado caliente para el agua líquida

James Owen, autor principal del estudio e investigador de Princeton, dijo: "Se suponía anteriormente que los planetas con masas similares a la Tierra tendrían vida simplemente porque estaban en la zona habitable. Sin embargo, si tenemos en cuenta cómo evolucionan los planetas a lo largo de millones de años, esta hipótesis resulta no ser verdad".

Anteriormente era conocido que muchos de estos planetas nacen con gruesas atmósferas de hidrógeno y helio, que constituyen aproximadamente el uno por ciento de la masa planetaria total. En comparación, la atmósfera de la Tierra constituye sólo una millonésima parte de su masa. El efecto invernadero de una atmósfera tan gruesa haría que la superficie fuese demasiado caliente para el agua líquida, haciendo los planetas inhabitables inicialmente.

Sin embargo, se cree que con el tiempo la fuerte radiación ultravioleta y de rayos de la estrella enana M evaporaría la mayor parte de esta atmósfera, por lo que los planetas serían potencialmente habitables durante un tiempo.

El nuevo análisis revela que este no es el caso. En su lugar, las simulaciones de ordenador detalladas muestran que el hidrógeno y helio en gruesas capas no pueden escapar de la gravedad de los planetas que son similares o mayores en masa que la Tierra, lo que significa que muchos de ellos tienden a retener sus atmósferas asfixiantes.

No todo está perdido y se confía en los planetas más pequeños. Subhanjoy Mohanty, del Imperial College de Londres, dijo: "Hay indicios de que los descubrimientos de exoplanetas relativamente insignificantes pueden ser incluso más comunes alrededor de enanas rojas que los de masas similares o más grandes de la Tierra, y puede haber una bonanza de planetas potencialmente habitables girando alrededor de estrellas de esta clase".

Comentarios