El fitoplacton envió parte del vertido en el Golfo de México al fondo del mar

62
0
  • fitoplacton envió parte vertido Golfo México al fondo mar
62

Científicos que trabajan en el Golfo de México han encontrado que los contaminantes del enorme derrame de petróleo de 'Deepwater Horizon' en 2010 se quedaron en el agua subterránea durante meses después de que el petróleo se eliminó o se dispersó. En un nuevo estudio, también detallan cómo los restos del petróleo, el carbono negro de la quema de manchas de petróleo y la combinación de contaminantes de lodos de perforación con algas microscópicas y otros desechos marinos descendieron en una 'nieve marina sucia' al fondo del mar.

El trabajo, publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', confirma que los contaminantes que se encuentran en la columna de agua y en el fondo marino eran, de hecho, del derrame de 'Deepwater Horizon', y no procedía del petróleo que se filtra naturalmente en el Golfo. La dispersión inicial de los materiales en el agua dificultó la detección de los contaminantes, pero la eventual acumulación de 'nieve marina' concentró las toxinas en el fondo del mar, donde pueden entrar en la cadena alimenticia, afectando posiblemente a los peces y corales en aguas profundas.

El estudio confirma que los contaminantes que se encuentran en la columna de agua y en el fondo marino eran del derrame de 'Deepwater Horizon'

Los resultados sugieren que los efectos ecológicos de los derrames de petróleo podrían durar más de lo que se pensaba anteriormente. "Sabíamos que los contaminantes del petróleo pueden descender por la nieve marina, pero no esperábamos que los contaminantes permanecieran en el agua durante mucho tiempo", señala el líder del estudio, Yan Beizhan, del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty, en Estados Unidos.

Algunos investigadores han afirmado que los contaminantes encontrados en el lecho marino podrían ser procedentes de filtraciones naturales de petróleo. Pero Yan y sus colegas emplearon diversas técnicas de 'huellas dactilares' para demostrar que los hidrocarburos en el agua procedían del crudo vertido desde el sitio de 'Deepwater Horizon'. La presencia de bario y la distribución de los compuestos de olefina, dos componentes clave en el lodo de perforación, confirmaron que los contaminantes estaban asociados con el derrame.

"Es algo así como una prueba irrefutable de la fuente de los contaminantes", afirma Yan. El estudio también arroja luz sobre por qué estos contaminantes pueden permanecer tanto tiempo --cinco meses-- en la columna de agua. "La deposición de hidrocarburos estuvo controlada en gran medida por fuentes de partículas, que están disponibles de forma esporádica", expllica Yan.

Una floración de fitoplacton tuvo un papel estelar

"Los hidrocarburos, especialmente los de alto peso molecular, son adsorbidos fuertemente hacia las partículas finas. Estas partículas finas pueden permanecer en la columna de agua durante semanas", detalla. Pero una floración de diatomeas, plantas marinas microscópicas, actuó como una "bola de polvo" acumulando partículas y llevándoselas después de que las diatomeas murieran.

"Normalmente, no pensamos en el hundimiento del petróleo", reconoce la coautora Uta Passow, oceanógrafa biológica en el Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de California en Santa Bárbara, Estados Unidos. "La gente en el pasado no ha considerado realmente el crudo procedente de los fondos marinos, sobre todo muy, muy profundo. Ahora sabemos cómo el petróleo se deposita allí en grandes cantidades y afecta a las comunidades que viven en ellas", agrega.

 Una floración de diatomeas actuó como una "bola de polvo" acumulando partículas y llevándoselas después de que las diatomeas murieran

Aunque es difícil de medir exactamente la cantidad de petróleo derramado que termina en el fondo marino, Passow dijo que podría ser sustancial. "Yo diría que es probablemente más del 10 por ciento, probablemente incluso más del 15 por ciento", afirma, apuntado que eso podría sumar millones de galones.

Yan y sus colegas utilizaron trampas de sedimentos para recoger las diatomeas y otros materiales que se hunden lentamente a través del agua y los contaminantes y encontraron contaminantes aferrados a las diminutas partículas, incluyendo el carbono negro sobrante de la quema de las manchas de petróleo, y bario y olefina, que se utilizan en el lodo de perforación.

Los investigadores encontraron que el movimiento de los contaminantes de la columna de agua en el fondo marino se intensificó durante agosto y septiembre de 2010 por un excepcionalmente gran florecimiento de diatomeas. Este fitoplancton produce una mucosa, en particular al morir, que actúa como un pegamento para otras partículas en el agua. A medida que esta "nieve marina" se hundió, se llevó los contaminantes del derrame de petróleo al fondo marino.

No está claro si el crudo en sí jugó un papel en el desencadenamiento de la floración de la diatomea. Un estudio realizado a principios de este año por otro investigador de Lamont, Ajit Subramaniam, reveló que el fitoplancton prospera por encima del aceite natural que se filtra en el Golfo. Mientras que el petróleo en sí no parece ayudar al fitoplancton, la turbulencia de las filtraciones aporta nutrientes de las profundidades que sí lo favorecen.

Comentarios