¿Qué impactos tienen los desastres naturales en la salud?

177
0
  • ¿Qué impactos tienen desastres naturales salud?
    Tsunami en Tailandia, 1992
177

Seis nuevos trabajos de investigación que se hacen públicos oficialmente este martes en un evento de la Organización de Naciones Unidas (ONU) revelan el aumento del precio --en dinero y la salud-- de los fenómenos meteorológicos extremos en medio de la rápida urbanización y el valor correspondiente de la aplicación de la ciencia y la tecnología para reducir los riesgos.

Los documentos incluyen una advertencia sobre las grandes pérdidas de productividad debido al estrés por calor

Reunidos por el Instituto Internacional con sede en Malasia de la Universidad de las Naciones Unidas para la Salud Global (UNU-IIGH, por sus siglas en inglés), los documentos se publican en un número especial de la región de 'Asia Pacífic Journal of Public Health', y ayudan a informar a un foro especial sobre la promoción de la Ciencia y la Tecnología en la aplicación del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que se celebra este miércoles en Kuala Lumpur 19 de julio por UNU-IIGH y el Programa de Desarrollo de la ONU.

Los documentos incluyen una advertencia sobre las grandes pérdidas de productividad debido al estrés por calor, estimando que en el sudeste de Asia solamente "hasta entre un 15 y un 20% de horas anuales de trabajo ya pueden estar perdidos en los trabajos expuestos al calor", una cifra que puede duplicarse en 2030.

Según el autor Tord Kjellstrom, de 'Health and Environment International Trust', en Nueva Zelanda: "Las condiciones climáticas actuales en zonas tropicales y subtropicales del mundo son ya tan calientes durante las estaciones calurosas que se producen efectos en la salud ocupacional y la capacidad de trabajo resulta afectada".

El calor influye en el PIB

El trabajo de Kjellstrom estimó pérdidas del producto interior bruto (PIB) debido al estrés por calor en 43 países: Australia, Bangladesh, Camboya, China, Costa Rica, Dinamarca, República Democrática del Congo, Etiopía, Fiji, Francia, Alemania, Ghana, India, Indonesia, Japón, Laos, Malasia, Maldivas, México, Myanmar, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nigeria, Noruega, Pakistán, Filipinas, Papua Nueva Guinea, Qatar, Rusia, Santa Lucía, Samoa, Sudáfrica, Corea del Sur, España, Sri Lanka, Suecia, Tanzania , Tailandia, Tuvalu, Reino Unido, EE.UU, Vanuatu y Vietnam.

El costo económico global de reducción de la productividad puede ser más de dos billones de dólares americanos para el año 2030

La situación en Malasia es típica de los países del sudeste asiático: a medida que el trabajo se ralentiza o se detiene para evitar el estrés por peligroso calor, el Producto Interno Bruto del país se reduce en un estimado del 5,9 por ciento (valor de 95 millones de dólares americanos) para el año 2030, más del doble del 2,8 por ciento de perdida del PIB por culpa del estrés por calor en 2010.

Según las últimas estimaciones, el costo económico global de reducción de la productividad puede ser más de dos billones de dólares americanos para el año 2030. Los trabajos más susceptibles son los peor pagados: los trabajo pesado y de baja cualificación agrícola e industrial. Este problema ya está poniendo mayor presión sobre, por ejemplo, la infraestructura eléctrica, señala Kiellstrom.

"Es muy importante desarrollar y aplicar medidas de adaptación para proteger a las personas de los desastres del clima actual y que traerá el cambio climático", dice el doctor Kjellstrom. El estrés por calor es uno de los distintos impactos directos y crecientes en la salud humana debido al calentamiento del planeta, por lo que entender todo sobre ello "es fundamental en la planificación de los planes de mitigación y adaptación", dicen los autores.

Expansión de insectos y contaminación del agua por lluvias

Según los documentos, desastrosamente fuertes lluvias pueden expandir los criaderos de insectos, llevar a los roedores conducir a sus madrigueras y contaminar recursos de agua dulce, lo que generaría la propagación de enfermedades y poner en peligro el suministro de agua potable. Las temperaturas más cálidas a menudo promueven la propagación de enfermedades parasitarias y virales transmitidas por mosquitos, desplazando áreas de distribución geográfica de los vectores y reduciendo el periodo de incubación de patógenos.

2,1 millones de personas en todo el mundo murieron como resultado directo de cerca de 21.000 catástrofes naturales

El cambio climático puede empeorar la calidad del aire mediante la activación de los incendios y las tormentas de polvo y promover ciertas reacciones químicas que causan enfermedades respiratorias y otros problemas de salud En desastres extremos, los daños a menudo se amplifican por la destrucción de las instalaciones médicas y la interrupción de los servicios de salud.

El sur y el centro de China pueden sufrir por anticipado el mayor número de bajas y altas pérdidas económicas debidas a fenómenos meteorológicos extremos en la región de Asia y el Pacífico --la zona más propensa a los desastres del mundo-- y se necesita un enfoque más integrado y multidisciplinario para mejorar la respuesta del sistema de emergencia de la nación para desastres naturales.

De 1980 a 2012, aproximadamente 2,1 millones de personas en todo el mundo murieron como resultado directo de cerca de 21.000 catástrofes naturales como inundaciones, deslizamientos de tierra, calor extremo, sequía, fuertes vientos o incendios. El costo de esos desastres superó los 4 billones de dólares americanos, una pérdida comparable al PIB anual actual de Alemania.

En Asia y el Pacífico 1,2 millones de personas se han visto afectadas por 1.215 desastres desde el fin de siglo. Alrededor del 92 por ciento de la exposición humana a las inundaciones se produce en Asia Pacífico, junto con el 91 por ciento de la exposición a los ciclones y las dos terceras partes de toda la exposición a deslizamientos de tierra. Entre 1970 y 2011, dos millones de personas en la región --75 por ciento del total mundial-- murieron por desastres.

En tan sólo 40 años, de 1970 a 2010, la población de la región expuesta al riesgo de inundación se más que duplicó, pasando de alrededor de 30 millones a 64 millones, mientras que la de las zonas propensas a los ciclones aumentó de 121 a es 72 millones.

Los autores subrayan el crecimiento del gran número de personas expuestas a los impactos del cambio climático

En aumento las personas expuestas al cambio climático

Ciudades que cubren el 2% de la tierra mundo generan entre el 60 y el 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero y la mitad de todos los residuos, y se están expandiendo a un ritmo de un millón de personas por semana. En una sola generación --2000-2030--, se espera que hayan triplicado las extensiones de tierras urbanas.

Los autores subrayan el crecimiento del gran número de personas expuestas a los impactos del cambio climático, con gran parte del incremento que tuvo lugar en las ciudades en las zonas costeras propensas a inundaciones o en colinas susceptibles a deslizamientos de tierra o derrumbes. Especialmente vulnerables son quienes viven en la pobreza, incluyendo alrededor de mil millones en los barrios pobres.

Las ciudades --fuentes concentradas de consumo de energía, calor y contaminación, cubiertas de superficies que absorben el calor-- crean islas de calor local y ponen en peligro la calidad del aire, amenazando la salud. Y el aumento de la demanda de refrigeración contribuye al calentamiento del mundo.

Por otra parte, una mejor planificación urbana presenta "gran oportunidad" para mitigar los impactos sobre la salud de los fenómenos meteorológicos más extremos. Entre las propuestas para paliar este problema apunta al diseño de ciudades "de forma que mejoren la salud, la sostenibilidad y la capacidad de recuperación de una vez", con un mejor diseño de los edificios, facilitando un cambio hacia las energías renovables, y fomentar la protección y expansión de la cobertura arbórea, los humedales y otros sumideros de carbono, por ejemplo.

A su juicio, más allá de mejores sistemas de preparación y de alerta para mejorar la respuesta a los desastres, es preferible dar pasos como drenajes para reducir los riesgos de inundación y el fortalecimiento de la atención de salud, especialmente en las zonas pobres.

Comentarios