¿Podría solo la regulación del fósforo reducir la proliferación de algas en aguas dulces?

226
0
  • ¿Podría solo regulación fósforo reducir proliferación algas aguas dulces?
226

Un equipo formado por científicos canadienses y estadounidenses están instando a los gobiernos de todo el mundo a centrarse en el control de fósforo en las aguas dulces, un hecho que, a su juicio, disminuiría la frecuencia e intensidad de las floraciones de algas en este tipo de superficies.

Su recomendación ha sido publicada en 'Ciencia y Tecnología del Medio Ambiente' y en su artículo se revisan los resultados de estudios realizados en lagos de todo el mundo, en los que se ha realizado un control de fósforo, nitrógeno o de ambos elementos.

"Los estudios realizados en nueve países de Europa y América mostraron que el control de un solo elemento, el fósforo, reducía la proliferación de algas en lagos. Por su parte, el control de nitrógeno, bien solo o con fósforo, no mostró ningún efecto discernible", ha apuntado uno de los autores, David Schindler.

Los estudios realizados en nueve países de Europa y América mostraron que el control de un solo elemento, el fósforo, reducía la proliferación de algas en lagos

Así, ha relatado que en los lagos donde se llevaron a cabo con éxito reducciones de fósforo, la proliferación de algas varió en cifras de pequeños estanques para un lago superior, en una amplia gama de configuraciones climáticas y geológicas. "En la década de 1970, los ingresos de fósforo en los lagos estaban regulados, tanto en Europa como en Norteamérica con el fin de detener o revertir la presencia de algas", ha apuntado el experto.

Esta situación, conocida como eutrofización es, según los científicos, una de las principales causas de contaminación del agua dulce. Este problema de proliferación cuesta unos 2.200 millones de dólares al año sólo en Estados Unidos y, según apuntan los autores, es la principal causa de problemas de agua potable en la mayoría de los países en desarrollo.

Sin embargo, en los últimos 10 años, algunos científicos han argumentado que controlar el fósforo por sí solo no es suficiente, y que los aportes de nitrógeno también debe reducirse. En respuesta, la Unión Europea ha requerido la eliminación de ambos elementos de las aguas residuales y, en 2011, Estados Unidos siguió este camino. Por su parte, en Nueva Zelanda, se ha separado el nitrógeno a través de un embalse en su lago más grande, el Taupo, aunque sin ningún límite de carga de fósforo definido.

De acuerdo con este nuevo estudio, la reducción de nitrógeno como parte de estos esfuerzos de control realmente no ayudarán al problema de la eutrofización. "Las recomendaciones de algunos científicos para el control de nitrógeno se basan en correlaciones, o en los resultados de ensayos a corto plazo, donde se añaden nutrientes a los pequeños recipientes de algas", ha explicado Schindler. A su juicio, estos datos "no ofrecen respuestas a largo plazo de lagos enteros, especialmente cuando se eliminan los nutrientes, en lugar de añadirse".

Comentarios